Cirugía de lipedema en muslos: antes y después

Esta cirugía de lipedema en muslos ha sido la última de todas. La tercera y también la mejor y la peor a la ver a nivel postoperatorio. Ahora os explico porqué os digo esto.

Recordaros que antes de este artículo, he ido explicando mi experiencia en otros.

Cirugía de lipedema en muslos

La técnica WAL es la que realiza el Dr. Burgos de la Obra de Medplast para esta intervención. Es muy importante distinguir entre el procedimiento de estética, la liposucción convencional, y este tipo de liposucción WAL, específico para lipedema. Al emplear agua pulverizada, la eliminación de los adipocitos afectados de lipedema es mucho más suave. Además, se preserva el sistema linfático, evitando las peligrosas. complicaciones derivadas de la liposucción convencional.

La cirugía de lipedema en muslos puede realizarse en una intervención o en más. Eso dependerá de los factores ya comentados en otros artículos: peso, altura, distribución de la grasa o estado de la paciente. Cuando se trata de una sola operación, va de rodilla a cadera, incluyendo glúteos. En dos operaciones, lo más habitual es que se hagan muslos anteriores por una parte y posteriores y glúteos por otra.

Cirugía de lipedema en muslos Comparativa

El antes y el después con las mismas medias (aunque con una talla menos, ahora gasto la M) ayuda a entender el gran cambio que han experimentado mis piernas.

La ventaja de la segunda operación de piernas es que la operativa de como va a ser todo ya la sabes, porque es la misma. Además, las medias de tejido plano ya llevan tiempo contigo. Es posible que no haya hecho falta adquirir otro par, como ha sido mi caso, o que sí. En todo caso, es una ventaja llevar las medias de compresión durante tanto tiempo para que el tejido adiposo esté más blando y la extracción sea mejor.

Mi experiencia en el postoperatorio

Al venir de dos operaciones muy cercanas en el tiempo, a pesar de esperar 8 semanas desde la segunda (pantorrillas) hizo que estuviese aún acabando de recuperar. Entre otras cosas, porque tenía el hierro bastante bajo. Por supuesto, siempre dentro del límite aceptable para poder realizar la operación.

Por lo tanto, debemos tener en cuenta que a más operaciones seguidas llevemos, más cansadas estaremos. Estar acompañada de alguien que pueda con mi peso, en el caso de que necesitar ayuda, fue básico los primeros días.

Ha sido en la operación en la que más grasa me han extraído: casi 8 litros. Eso implica que a nivel vascular lo pasé peor. Por ejemplo, me mareaba al incorporarme, me costaba mucho levantarme o permanecer de pie y andar me costó mucho. Por todo esto, esta vez el ingreso no fue de una noche, sino de dos. También me tuve que quedar dos días más en Madrid, ya que la recuperación fue más lenta. Lo cierto es que me era imposible, ingresando el sábado para la operación, volver el martes a Barcelona tal y como hice en las anteriores.

Sobre el dolor, esta ha sido sin ninguna duda la intervención en la que menos dolor he tenido. De hecho, ha sido fantástico porque realmente he podido descansar. Casi no he tenido pinchazos, tampoco picores o ardor como en la primera de brazos.

Cirugia de lipedema primera comparativa

La recuperación fue buena y mi piel ha ido mejorando con el paso de los días. Lo hematomas se fueron bastante rápido pero las marchas y las marcas de los puntos aún están. También es cierto que me ha quedado piel colgando. Ha pasado muy poco tiempo aún, y el Dr Burgos ya me ha indicado que queda mucho tiempo de mejora.  Así que en unos meses tendréis otro post para ver como ha acabado esta historia.

Las medias de tejido plano

Una vez más, las medias de tejido plano son muy importantes. Sin ellas, no sé que hubiera hecho las primeras semanas. Es cierto que esta vez ha sido más difícil el momento de ponerlas y que me he llegado a marear algunas veces por el cambio de presión. Pero el bienestar de llevarlas es muy notable.

Si hay que volver a encargar unas nuevas después de que baje la inflación y el edema es algo que hay que ir comentando con el cirujano. Este tema es muy diferente en cada paciente y no podemos extrapolar las experiencias de otras. Es mejor contar con que vamos a tener que realizar el cambio por unas nuevas.

La buena noticia para mi es que esta vez no me ha causado ninguna erosión, aunque la que tenía en la pierna derecha ha tardado mucho en curar. Simplemente, siguiendo las directrices del Dr Burgos de la Obra, he usado los apósitos correspondientes.

Drenajes linfáticos: imprescindibles

Si las medias de tejido plano son absolutamente imprescindibles en la cirugía de lipedema en muslos, los drenajes linfáticos son básicos. Hay que tenerlos en cuenta con antelación y buscar a especialistas en postoperatorios de lipedema o, al menos, de liposucción convecional.

Los drenajes linfáticos manuales no han de doler, así que, si te duele, házselo saber al fisioterapetura. Si lo considera “normal”, busca a otro.

Como en las anteriores cirugías de lipedema, es importante que la primera sesión se de a las 40 horas y que la primera semana se hagan unas 2-3 sesiones. El número total de sesiones dependen de la evolución y nos orientará tanto el cirujano como el especialista que nos trate. Es habitual que se hagan un mínimo de 9. Las dos primeras sesiones esta vez fueron en el Instituto Fisiomédico de Curro Millán, en Madrid, donde realizan método Godoy. Gracias a su trabajo pude volver en tren a Barcelona sin muchos problemas.

En esta imagen podéis ver que, a pesar de haber hecho ya parte de la sesión de fisioterapia, la inflamación y el edema son muy evidentes.

Estas primeras sesiones deberemos tener en cuenta la necesidad de que alguien nos acompañe. Nos podemos marear al quitarnos o volvernos a poner las medias. Si hacemos una sesión de 4 horas, igual necesitamos que nos acerquen algo de comer o que nos acompañen al baño. Tener cubiertas estas necesidad nos ayudará a tener mejor experiencia.