Ensalada de patata y brócoli: receta de verano

Ensalada de patata y brócoli

La ensalada de patata y brócoli es mi respuesta veraniega al plato de patata y brócoli cocidos que nunca pude comerme de pequeña. Pocas cosas están más malas, bajo mi punto de vista, que el brócoli cocido. Ese pobre brócoli blando, amarillento y sin casi nutrientes, que han pasado a mejor vida por culpa de tanto calor.

La patata y el brócoli al vapor son dos básicos de la cocina de previsión, eso que llamamos ahora batch cooking. El día de la compra perdemos algo más de tiempo y hacemos unas patatas y un par de brócolis al vapor. Lo podemos hacer con una vaporera para olla o con una vaporera de microondas, según nos convenga. En el micro, las patatas se suelen hacer en 10 minutos y el brócoli entre 3 y 5. El brócoli al vapor ha de estar al dente.

Os recomiendo NO cortar ni pelar la patata, solo lavarla bien. Al contrario, el brócoli mejor cortado en arbolitos, bien limpio también.

Una vez atemperados, colocamos todo en tápers y dejamos enfríar. Puedes aprovechar también para hacer patatas gajo de verano.

Todo listo para una fresquita y rápida ensalada de patata y brócoli.

Receta de ensalada de patata y brócoli

Ingredientes

  • 1 patata mediana al vapor
  • 1/2 brócoli pequeño al vapor
  • 1 tomate
  • Cebolla encurtida
  • 1 cucharada de aceite de oliva virgen
  • 1 cucharadita rasa de ajo en polvo
  • 1/2 cucharadita rasa de pimienta
  • 1 cucharada de semillas de cáñamo peladas.
  • Sal

Indicaciones

  1. Si no tienes la patata y el brócoli al vapor, te toca hacerlos ahora. Mejor por separados. La patata tarda tres veces más.
  2. Lava bien el tomate y córtado a dados.
  3. Pela la patata al vapor, hecha con la piel, y córtala también a dados.
  4. Escurrimos bien la cebolla encurtida que vamos a utilizar. Guardamos una do dos cucharadas del líquido para aliñar.
  5. En un bol, colocamos el brócoli, la patata y el tomate y mezclamos. Es posible que el tomate suelte mucho líquido: escurrimos con cuidado.
  6. Ahora añadimos el aceite, el ajo el polvo, la pimienta molida, la sal y el líquidos avinagrado de las cebollas. Removemos y probamos.
  7. Corregimos de sal y añadimos la cucharada de semillas de cáñamo y otras semillas que nos gusten.
ensalada de patata y brócoli con cebolla encurtida

Tabulé de quinoa: ensalada fresca y sin gluten

Tabulé de quinoa y verduras

¿Te atreves con un tabulé de quinoa? Una receta con mucha vitamina C, vitamina A y potasio gracias al perejil.

El perejil debería ser el gran protagonistas del tabulé, ya que es el principal ingrediente de esta tradicional ensalada de países del oriente próximo. Sin embargo, es muy habitual que haya casi cualquier cosa en el tabulé menos perejil fresco. De hecho, si compramos tabulé envasado, se trata de bulgur con algunos vegetales y casi no encontramos perejil. ¡En realidad, debería ser un plato prácticamente verde!

Así que la próxima vez que te den un manojo de perejil, aprovecha para hacer esta versión sin gluten, donde hemos sustituido el bulgur por quinoa.

Receta de tabulé de quinoa

Ingredientes para 4 personas:

  • Un manojo de perejil
  • Un puñado de hierbabuena
  • 100 gr de quinoa
  • 1 tomate grande o dos medianos
  • 1 pimiento verde pequeño
  • 2 cebolletas frescas o una cebolla mediana
  • el zumo de un limón
  • 3 cucharadas de aceite de oliva
  • sal y pimienta

Preparación

  1. Lava la quinoa hasta que haya desaparecido la saponina. Si no quieres gastar demasiada agua, puedes hacer una primer lavado en un bol, poniendo la quinoa en un escurridor. El agua se desecha y se da un aclarado antes de usar.
  2. Cuece la quinoa con el doble de agua en volumen o sigue las indicaciones del paquete. Escurre y reserva.
  3. Limpia, quita los tallos y pica el perejil y la hierbabuena.
  4. Lava el pimiento y el tomate, y córtalos en dado muy pequeños
  5. Retira la parte vieja de las cebolletas y lávalas, cortándolas después también a dados pequeños.
  6. Mézclalo todo en un recipiente, añadiendo el zumo de limón y el aceite de oliva.
  7. Sazona con sal y pimienta al gusto.

Se puede usar como acompañamiento de cualquier plato de proteína vegetal.

Aquí una idea de «plato combinado» con tabulé, brócoli al vapor, champiñones y tempeh a la plancha.

plato con tabulé

Ensadalas mandala

Las ensaladas mandala, con todo mi respeto hacía las personas que practican el budismo, son una de esas cosas que en algún momento me sale hacer, así de forma espontánea, y que al final se ha convertido en una saludable costumbre. Se trata de colocar los ingredientes de nuestra ensalada como si fuera un mandala, usando la geometría para dibujar con la comida e ir de más grande a más pequeño, hasta un punto central.

Comer bonito no es una cuestión estética, es también un cuestión de salud. Al montar el plato de forma estética en realidad cubrimos con ciertas necesidades que, con el ritmo veloz de nuestras vidas actuales, muchas veces descuidamos.

cigrons

Cuando empiezas a hacer una ensalada mandala, de repente focalizas toda tu atención en la comida: qué vas a colocar, cómo, qué tipo de corte es mejor hacerle, qué utilizar para condimentar… El cerebro se concentra en la comida y no en el móvil o en otros problemas, algo muy importante para que empiece la digestión correctamente. Y es que el cuerpo necesita recibir esas imágenes para empezar a mover todo el mecanismo, no solo es una cuestión de hambre.

Además, buscamos colores diferentes y variedad, algo muy importante cuando se trata de verduras y hortalizas: diferentes colores, diferentes aportaciones nutricionales. Si bien hay que tener cuidado con las mezclas, según el estómago de cada uno, es la mejor forma de salir de la ensalada simple de lechuga y tomate.

Evidentemente, se trata de que cuando comamos lo hagamos con todos los sentidos, empezando a cuidar nuestra alimentación desde la compra hasta el último bocado, ya veís que una buena presentación nos ayuda también a comer mejor.

Aquí os dejo con algunas que he colgado en Instagram.

Una foto publicada por Mi Dieta Vegana (@midietavegana) el

Una foto publicada por Mi Dieta Vegana (@midietavegana) el

Una foto publicada por Mi Dieta Vegana (@midietavegana) el