Setas en adobo

setas adobadas con patatas

Estas setas en adobo te harán olvidar el típico lomo adobado. No en vano, el sabor característico de la receta de toda la vida tiene mucho que ver con el adobo y menos con la carne que se usa.

Para esta receta hemos usado las setas cardo (Pleurotus eryngii) coreanas, que tienen el pie largo, grueso y blanco. Son las que van mejor porque se pueden filetear, aunque seguro que con otras variedades también está delicioso.

Más que una receta es una idea para acabar de montar otro plato o para hacer un bocadillo. Yo se lo vi, precisamente, en un bocadillo a la gente de Peace Love Vegan que lo tienen como vídeo receta. Eso sí, los adobos en cada casa son diferentes, así que os subo la receta del adobo y de cómo lo hago yo.

Si tienes otro adobo favorito, no dudes en probarlo con las setas: absorben tanto el sabor que merece la pena.

Receta de Setas en adobo

setas adobadas

Ingredientes

  • 400 g de setas cardo (Pleurotus eryngii)
  • 1 vaso de vino tinto
  • 1 cucharada sopera rasa de pimentón de la Vera dulce
  • 1 cucharada rasa de romero en polvo
  • 1 cucharada rasa de comino
  • 1 cucharada rasa de ajo o cebolla en polvo
  • 1 cucharada rasa de pimienta
  • 1 cucharadita de sal
  • 1/2 taza aceite de oliva virgen extra

Puedes cambiar el pimentón dulce por el picante, o hacer mitad y mitad. Al gusto.

También se puede cambiar el vino por agua, aunque si se cocina correctamente (al horno es la mejor opción), no os quedará alcohol.

Indicaciones

  1. Limpia bien las setas, cuidando que no tengan tierra.
  2. Filetea las setas. Puedes hacerlas más o menos gruesas, según el uso que le vayas a dar. A mi me gustan finitas.
  3. En un bol, mezcla todos los ingredientes secos del adobo.
  4. Añade el vino y el aceite y remueve.
  5. Adobamos cada filete de seta y lo colocamos en un táper. Si te queda adobo, échaselo por encima
  6. Le puedes añadir un chorro de aceite de oliva al final. Ten en cuenta que las setas lo van a absorber y que no tratamos de confitarlas en aceite.
  7. Déjalas reposar unas horas en la nevera. Lo puedes preparar de un día para otro. Igual te parecen secas, pero tendrán el vino y el aceite dentro.
  8. Finalmente, cocina como prefieras: al horno, a la plancha o en fritura. Para mi, la mejor opción es al horno, seguida por la plancha.

Si conseguimos unas setas de tallo largo, podemos envolver un dátil con cada lámina de seta, a modo de aperitivo.

setas con dátiles y patatas
En este caso, el dátiles está sin freír.