Hamburguesas de lentejas y calabacín

Hamburguesa de lentejas y calabacín

Las hamburguesas de lentejas y calabacín, o cualquier otra verdura u hortaliza similar, son un clásico de la cocina vegetal. También es cierto que es muy fácil que este tipo de hamburguesa se deshaga si no ponemos ingredientes que ayuden a amalgamar.

Aunque ya tenéis una receta de hamburguesa que no se deshace, de garbanzos, quería hacer una que quedase jugosita por dentro. Aquí entran el calabacín, la cebolla (o el puerro) y el frío.

A una hamburguesa rápida de hacer no le podemos pedir muchas cosas, y si no vamos a tener tiempo de enfríar la masa, para que quede firme lo que hacemos es comprometer la jugosidad.

En este caso, la receta es para que hagáis una prueba y, si os gusta, hagáis en cantidad, ya que es una receta que necesita unas horas de nevera. En estas situaciones, hacer solo 3 raciones (que serán 2 o 3 hamburguesas según vuestras necesidades) no tiene mucho sentido, ya que lo ideal es hacer unas 8. El mismo trabajo y, sin duda muchas más comidas y cenas resueltas.

Receta de hamburguesas de lentejas y calabacín

He utilizado lentejas de bote, que suelen estar más firmes que las que hacemos en casa, ya que suelen entender que las vamos a calentar o acabar de cocer con otros ingredientes. Para esta receta, tus lentejas han de estar firmes, como si fuesen para ensalada, evitando que la masa de la hamburguesa quede como paté.

La harina de garbanzo se puede sustituir por maíz o arroz. O por trigo, avena o espelta en el caso que no os importe que lleven gluten. Pero a más cambios, más se nos moverán las proporciones.

Ingredientes para 3 raciones

  • 600 gr de lentejas cocidas
  • 50 gr de calabacín
  • 50 gr de cebolla
  • 2 cucharadas rasas de semillas de lino
  • 4 cucharadas de de agua
  • 2 cucharada colmadas de harina de garbanzos
  • 6 cucharadas de aceite de oliva
  • 1 cucharada rasa de sazonador al gusto
  • 1 cucharadita de pimienta
  • sal
  • Opcional: harina de almendras para empanar

Indicaciones

  1. Empezamos haciendo el huevo vegano: batimos las semillas de lino con las 4 cucharadas de agua. Es mejor que el lino esté molido al momento, para que no se oxide, y no dejar la semilla entera, para no andar encontrándonosla. Reservamos o esperamos hasta que esté denso.
  2. Cortamos la cebolla a dados pequeños.
  3. En una sartén caliente, ponemos dos cucharadas de aceite de oliva y la cebolla, a fuego bajo.
  4. Lavamos bien el calabacín, lo cortados a cuadraros pequeñitos y lo echamos a la sartén con la cebolla.
  5. La intención es que el calabacín y la cebolla estén pochaditos, así que podemos usar la tapa para que no se evapore todo el agua que desprenden.
  6. En un bol, ponemos las lentejas cocidas escurridas y las machacamos. Os recomiendo no hacerlas puré ni batirlas, ni machacarlas del todos.
  7. Añadimos el sazonador de vuestra elección (pueden ser las especies que queráis, el curry suele queda genial), la sal y la pimienta.
  8. Escurrimos bien el calabacín y la cebolla y lo añadimos al bol de lentejas junto al huevo vegano, removiendo bien todo para que se mezcle.
  9. Ahora es el momento de añadir la harina de garbanzo. Debemos comprobar que no nos quede una masa húmeda del todo, sino ligeramente enganchosa, que se pueda trabajar con ella. Eso va a depender mucho de la harina y de las verduras, así que puede necesitar más o menos cantidad. Ves incorporando poco a poco y anota en tu caso la cantidad exacta.
  10. Es el momento de meter la masa en un táper cerrado y dejarla reposar al menos 2 horas en la nevera. No pasa nada si es de un día para otro. También puedes dejarlas reposar ya formadas.
  11. A mi me gusta empanarlas con harina de almendra, pero no es necesario. Si usas harina de almendra, ha de ser una capa muy bien ya que quede perfectamente enganchada o se irá todo al aceite (que ha de estar muy, muy caliente).
  12. Aunque las podéis freír, es mejor opción hacerlas a la plancha con unas pocas cucharadas de aceite, o al horno.

Aquí veis el acompañamiento que le di a mis hamburguesas de lentejas y calabacín: hortalizas a la plancha.

Jackfruit estilo pulled pork vegetal

Pulled pork vegetal

El pulled pork vegetal a base de jackfruit es uno de los platos estrella con esta fruta. Sí, el jackfruit es una fruta, aunque igual no te suena de nada porque en muchos países no es algo habitual. De hecho, se suele importar.

Hace ya unos meses que os expliqué algo más de la jaca, como se puede llamar en castellano, aprovechando una receta de croquetas.

Ahora me atrevo con un trampantojo muy especiado y picante. En realidad es muy fácil de hacer, pero necesitas También puedes adaptar las especias a tu gusto, como siempre, aunque la base de salsa de tomate es realmente importante.

Piensa que hay que sacarle el gusto de la salmuera y que, no nos vamos a engañar, no tiene casi sabor, es muy neutro. Por lo tanto, la gracia aquí va a ser marinarlo durante unas 4 horas para que coja un sabor que nos guste.

Receta de pulled pork vegetal

Ingredientes

  • 1 lata de jackfruit, unos 480 g
  • 3 cucharadas de tomate doble concentrado
  • 1/2 litro de caldo de verduras
  • 3 cucharadas de salsa de soja o tamari
  • 3 cucharadas de aceite de oliva virgen extra
  • 1 cucharada de salsa HP
  • 1 cucharada rasa de ajo en polvo
  • 1 cucharada rasa de pimienta en polvo
  • 1 cucharada rasa de comido
  • 1 cucharada de pimentón de la vera ahumado
  • 1 cucharadita de chile picante en copos o molido (opcional)
  • 1 cucharadita de orégano (opcional)
  • sal (para corregir en caso de ser necesario)

Indicaciones

  1. Retirar el líquido del jackfruit.
  2. Deshilachar todos los trozos de jackfruit con las manos, para que se asemeje lo más posible a carne.
  3. Colocar en un bol y añadir todos los ingredientes menos el caldo y la sal (que solo usaremos al final para corregir si es necesario).
  4. Si no tienes tomate doble concentrado, puedes usar tomate triturado, pero entonces no lo añadas ahora, sino cuando lo pongas al fuego.
  5. Mezclar muy bien.
  6. Reservar en la nevera durante unas 4 horas.
  7. En una sartén alta o en una ollita, a fuego bajo, colocar toda la mezcla y añadir agua o caldo de verduras suave hasta cubrir un dedo o dos. Si usas Aneto, pon la mitad de agua.
  8. Dejar que reduzca a fuego muy bajo, removiendo cada cierto tiempo, con cuidado de que no se queme.
  9. Cuando ya haya reducido todo el líquido, puedes poner a fuego vivo, en una sartén con un poco de aceite, el falso pulled pork para que acabe de coger color. Yo lo hago durante unos 5 minutos sin parar de remover.
  10. ¡Ya está listo! Añádelo a un panecillo para comerlo de la forma tradicional, aunque lo puedes disfrutar con unas patatas cocidas, o dentro de unas empanadas. Y por supuesto, también sirve de relleno de croquetas.
Pulled pork vegetal a base de jackfruit
Con patata es mi versión favorita.

Hamburguesa vegana de avena y lentejas

¿A quién no le apetece una hamburguesa vegana de avena y lentejas? Lo cierto es que me habéis preguntado mucho por las hamburguesas de lentejas.

Y es que las lentejas son muy, muy baratas. No nos vamos a engañar. Encima son muy nutritivas, una buena fuente de proteína. Aunque esta sea incompleta, con una alimentación variada no es para nada un problema.

En este caso, la harina que le hemos puesto no es de trigo, sino de avena. La harina de avena ya la puedes encontrar en muchos sitios, pero si no das con ellas, no te desesperes. Los copos de avena están por todas partes, y con un procesador de alimentos estilo Nutribullet (de los que puede moler SIN agua o líquido, importante), se hace en menos de un minuto.

No lo intentes con una batidora de vaso que necesite líquido, y menos aún con una de mano, porque les acortarás la vida en el mejor de los casos. En el peor, tendrás que llevarlas al punto verde porque se han roto.

Otra opción excelente para una buena hamburguesa vegana de avena y lentejas es usar salvado de avena, aunque le cambia bastante el sabor.

Como siempre en estos, casos, no se trata de una receta para hacer 2 raciones. Va a depender mucho del tamaño, pero a más mejor: el congelador en tu gran aliado.

Recuerda que, además, las bien masas frías funcionan mucho mejor para luego pasarlas por la sartén, así que si tienes tiempo, deja tu masa de hamburguesa vegana de avena y lentejas en el frigorífico unas horas.

Receta de hamburguesa vegana de avena y lentejas

Ingredientes

  • 500 gr de lentejas cocidas
  • 1 puerro
  • 100 g de harina de avena (copos de avena)
  • 2 cucharadas de lino molido (o lino entero para moler)
  • Pimienta negra molina
  • Aceite de oliva
  • Sal

Indicaciones

  1. Empezamos por lavar las lentejas y escurrirlas bien si son de bote.
  2. Mientras se escurren, hacemos el huevo vegano: ponemos 2 cucharadas de lino con 6 cucharadas de agua en una batidora y rompemos las semillas. Dejamos que espese en el vaso de la batidora o en un vaso de cristal.
  3. Hacemos la harina de avena con los copos, batiéndolos en el procesador de alimentos durante un minuto o menos.
  4. Limpiamos el puerro bien, lo cortamos lo más fino y pequeño posible, y lo pochamos en una sartén con aceite de oliva. Podemos usar la tapa o añadir un poco de agua si hace falta. No nos interesa frito.
  5. En un bol, ponemos las lentejas y las aplastamos con una cuchara. Añadimos dos cucharadas de aceite de oliva y el puerro.
  6. Añadimos sal y pimienta y mezclamos bien.
  7. Incorporamos la harina y trabajamos con las manos. Vamos añadiendo el huevo. Es posible que no lo necesitemos todo, depende de la cantidad de puerro.
  8. Ha de quedar una masa cohesionada, que enfriaremos en la nevera al menos dos horas.
  9. Después, le damos forma de hamburguesa con un molde o con las manos.
  10. Las hacemos en una sartén a fuergo lento o, aún mejor, las metemos al horno a 180ºC. Recuerda que hay que darles una vuelta al menos.

La podemos acompañar con multitud de salsas, como la veganesa casera, o una salsa picante. A mi me gusta sin pan, con verduras a la pancha o patatas gajo.

Hamburguesa vegana de avena y lentejas
Me encanta acompañarla de espárragos trigueros