Bocaditos de calabaza y soja texturizada

Estos bocaditos de calabaza y soja texturizada, o la proteína que tú quieras, son otra forma de aprovecha la temporada de calabaza.

Lo cierto es que esta receta podría ser, perfectamente de croquetas, pero las croquetas son más difíciles de hacer y tienen más preparación. Esta receta es muy sencilla ya que no hace falta preparar una bechamel.

Los bocaditos son ideales para comer de una forma menos evidente aquello que no nos gusta, desde brócoli a tofu, pero también nos permite jugar con formas.

Los bocaditos de calabaza y proteína texturizada son «carne» de táper, se pueden congelar y se pueden convertir en un picoteo proteico con una buena salsa.

Receta de bocaditos de calabaza y soja texturizada

Ingredientes

  • 400 g de calabaza pelada y cocida al vapor
  • 3-4 cucharadas colmadas de harina de garbanzo
  • 4 cucharadas de aceite de oliva
  • 1 cebolla mediana
  • 200 g de proteína texturizada fina hidratada
  • 1 cucharadita rasa de pimienta
  • 1 cucharada sopera rasa del sazonador que quieras (vale pimentón)
  • Agua si es necesaria
  • Sal
  • Panko para empanar

A mi me encanta usar el panko. Es uno de esos ingredientes que tienen una historia muy interesante. Los japoneses descubrieron los empanados y los rebozados de la mano de los marineros portugueses que arribaban a sus puertos. Por supuesto, lo adaptaron a sus gustos, integrando estas técnicas en su cocina y haciéndolas diferentes a las originarias de la península.

El panko te dará un extra crujiente, pero puedes usar pan rallado o harina de almendras. No es imprescindible, pero es una buena idea y en supermercados asiáticos lo encuentras a precio razonable.

La proteína texturizada que yo he usado era de soja y de la pequeña, no de la fina (casi arena) ni de la mediana ni de la gruesa. La que tiene apariencia de carne picada. Si usáis guisante os quedarán croquetas, ojo.

Indicaciones

  1. Si no sabes cómo hidratar la soja texturizada, te lo explico aquí.
  2. Pela y pica la cebolla muy, muy fina.
  3. Pocha la cebolla en una sartén con una cucharada de aceite de oliva, una de agua y la tapa.
  4. Cuando esté pochada, resérvala.
  5. En un bol, coloca la soja deshidratada bien escurrida.
  6. Añade una pizca de sal, la pimienta y el sazonador o las especias (menos si es pimentón), junto a una cucharada de aceite. Remueve.
  7. En una sartén, con otra cucharada de aceite de oliva,, a fuego medio, rehoga la soja texturizada, sin quemarla, que quede doradita. Reservar cuando esté.
  8. Si vas a usar pimentón, se lo pones ahora a la soja, porque si se quema da mal sabor.
  9. Con un tenedor o con la batidora, hacemos puré la calabaza.
  10. La colocamos en el bol de la soja texturizada y añadimos también la cebolla pochada. Removemos bien.
  11. Ahora toca poner la harina de garbanzo. Vamos incorporando cada cucharada colmada. Es decir: echamos la cucharada y removemos bien.
  12. Dependerá de la cantidad de líquido que tenga la calabaza, usaremos de 3 a 5 cucharadas.
  13. Te ha de quedar una masa parecida a la de las croquetas a la vista, pegajosa pero te deje las manos bastante limpias.
  14. En caso de que veas que te queda seca, puede añadir agua a cucharaditas, vigilando no pasarte.
  15. Enfría la masa en la nevera durante un par de horas si quieres trabajarla de forma más sencilla.
  16. Damos forma a los bocaditos, haciendo una bolita y aplanando.
  17. Los empanamos en panko.
  18. Ahora podemos elegir: hornear a 180ºC por las dos caras, hasta que estén las dos doraditas (mejor opción), freírlos en aceite abundante (peor opción) o hacerlos a la plancha a fuego medio con un solo chorro de aceite.

A mi me quedaron así, crujientes por fuera y tiernos por dentro.

bocaditos de calabaza rebozados