Albóndigas de tofu y proteína de guisante texturizado

Albóndigas de tofu y proteína texturizada de guisante

Las albóndigas de tofu y proteína de guisante texturizado son una opción genial para comer proteína vegetal a cualquier edad. La receta que vas a encontrar aquí es muy sencillita. Muchas veces me pedís este tipo de receta para que sea más sencillo para los peques (y los no tan peques) introducir tofu o legumbres en sus comidas diarias.

Has de tener en cuenta que es posible que no tenga todo el sabor que esperar. Te aconsejo hacerla con tofu marinado y usar parte del líquido de marinar en su elaboración, en vez de agua, para obtener que estén sazonadas convenientemente.

La proteína de guisante texturizado no tiene mucho sabor, lo cual es toda una ventaja, pero también puede ocurrir que quede soso un plato si no lo tenemos en cuenta. Qué decir que a estas albóndigas puede ir acompañadas de la salsa que más te guste. Si no te quedan especialmente consistentes, no te recomiendo cocerlas en la salsa, sino enharinarlas, pasarlas por la plancha y añadir la salsa caliente después.

Además, ten en cuenta que este producto no queda tan duro como la soja texturizada: al contrario, tiene tendencia a engancharse prácticamente solo. Por eso es la estrella de la Pilota de Navidad.

El guisante texturizado no es tan popular aún como la soja, pero es una gran opción para las personas que tienen intolerancia a la soja. En muchas tiendas de granel tienen disponible, también en herboristerias. Hay tiendas veganas especializadas como VeggieRoom o Encuentro Vegano que la tienen embolsada.

La soja texturizada se ha popularizado mucho y la encontramos en diferentes formatos y tipos,

Receta de albóndigas de tofu y proteína de guisante

Ingredientes para 2 raciones

  • 40g de proteína de guisante texturizada
  • 135g de tofu firme
  • 40g de aceite de oliva virgen (2 cucharadas soperas)
  • 2 cucharadas soperas colmadas de germen de trigo o de harina de garbanzo
  • Para enharinar/empanar: harina de garbanzo, pan rallado, harina de almendras.
  • Agua o caldo de verduras para rehidratar el guisante texturizado
  • Opcional: salsa de soja y 1 cucharada de ajo en polvo o de el mix de especias que más nos guste.

Opcional: Marinado para el tofu:

  • tamari o salsa de soja
  • 1 cucharada de aminos de coco
  • 1 cucharadita de postre de ajo en polvo
  • 1 cucharadita de postre de jengibre en polvo
  • 1 cucharadita de postre de chile en polvo o en copos

Para hacer el marinado, puedes seguir los pasos de este artículos sobre marinados para garbanzos.

Indicaciones

  1. Rehidratamos el guisante texturizado curbriéndolo de agua o caldo bien caliente. Aquí podemos añadir una cucharada de salsa de soja o el líquido marinado del tofu.
  2. Si es de grano pequeño, en pocos minutos tendremos el guisante texturizado completamente tierno.
  3. Lo escurrimos muy bien, presionando contra el escurridos todo lo posible. A menos líquido, mejor.
  4. Dejamos que se atempere en el escurridor encima de un bol para que acabe de soltar líquido.
  5. Mientras, en un bol mediano, ponemos el tofu (que puede ser marinado) y lo aplastamos con un tenedor.
  6. Añadimos el aceite de oliva y las dos cucharadas de germen de trigo o de harina de garbanzo.
  7. Mezclamos todo bien e incorporamos el guisante texturizado lo más escurrido posible.
  8. Nos tiene que quedar una masa nada liquida, muy manejable y que no sea pegajosa.
  9. En el caso de no haber escurrido bien la proteína texturizada, habrá que añadir más germen de trigo, aunque os recomiendo directamente aquí poner harina de garbanzo, a cucharaditas, hasta obtener la textura deseada.
  10. Es conveniente enfriar la masa y dejarla reposar al menos 2 horas en la nevera. También se puede congelar con las albóndigas hechas.
  11. Una vez tengamos la masa fría y reposada, hace las 8 albóndigas. No os recomiendo hacerlas más de 8 con esta masa, pero si que las podéis hacer de tamaño más pequeño y os quedarán igual o mejor.
  12. Enharinamos o empanamos ,eligiendo lo que más convenga. Puede ser pan rallado u obciones sin gluten como harina de almendras o harina de garbanzo.
  13. Las podemos hacer al horno, a la plancha o fritas. En el caso de hacerlas fritas, la sartén y el aceite han de estar muy calientes.
  14. En el caso del horno, lo podremos a 180ºC y tendremos que voltear para que se hagan bien. Os recomiendo en este caso pulverizarlas con aceite de oliva, con un spray de aceite, para que os queden con mejor color.

Aunque se pueden disfrutar con salsa, aquí podéis ver una opción más veraniega, con ensalada y verdura salteada.

Plato único con albóndigas de tofu y proteína texturizada

Escalope de proteína texturizada

Escalope de proteína texturizada

Este Escalope de proteína texturizada de guisante es muy fácil de hacer. Es ideal para congelar, así que lo puedes incluir en tu batch cooking semanal. ¿Por qué usar proteína texturizada de guisante y no de soja? Para empezar, para poder dar una alternativa a las personas que tienen intolerancia a la soja. Pero también porque se comporta de forma muy diferente y es ideal para las masas, ya que tras la hidratación queda mucho más pegajoso.

A mi me gusta comprar este tipo de proteína en diferentes tamaños, aunque de guisante normalmente lo compro a granel en tiendas como J. Renobell, The Living Food o Grans de la Terra en Barcelona. Si lo queréis comprar online, los amigos de Veggieroom también la tienen.

Este escalope de proteína texturizada, aunque no lleva harina en su masa, no es apto para personas celíacas, ya que precisamente el otro ingrediente, el que ayuda a apelmazar y que no se deshaga, el germen de trigo. Igualmente, os recuerdo que ya hay una receta de escalope o de milanesa de soja en en blog.

El germen de trigo es la donde encontramos parte de esos nutrientes tan interesantes del cereal pero que no están en las harinas blancas. Se puede comprar en prácticamente cualquier sitio y es alto el proteínas. Es decir, en gluten.

Receta del Escalope de proteína texturizada

Ingredientes para dos escalopes

  • 40 g de proteína texturizada de guisante en seco
  • 40 g de germen de trigo
  • 2 cucharadas de aceite de oliva
  • agua para hidratar
  • sal
  • pan rayado, harina de garbanzo, panko o harina de almendra para empanar.

Esta sería nuestra base, con lo cual no tendría gusto a nada. Normalmente yo siempre utiliza las mismas especias. Os aconsejo mucho, para este tipo de recetas, los sazonares para carnes que ya vienen preparados, ya que sin duda son lo que queda menor. Yo en este caso le puse:

  • 1 cucharadita de postre de comino en polvo
  • 1 cucharadita de postre de albahaca en polvo
  • 1 cucharadita de postre de ajo en polvo
  • 1 cucharadita de postre de pimienta negra molida
  • Si os gusta el picante, añadid pimentón o chile picante molido al gusto.

Indicaciones

  1. Empezamos hidratando la proteína en agua caliente, cubriéndola. Normalmente no tarda más de 10 minutos si es de la fina.
  2. La escurrimos todo lo posible, amasando si hace falta.
  3. Añadimos el aceite y lo que hayamos escogido de hierbas y especias para darle sabor, así como la sal y mezclamos bien.
  4. Añadimos poco a poco el germen de trigo y vamos mezclando, hasta que quede completamente integrado.
  5. Lo más habitual es que no necesitemos añadir líquido. Recordad que necesitamos una masa muy manipulable para hacer un escalope fino, por lo tanto no ha de quedar húmeda. Si está excesivamente seca, siempre será posible añadir agua a cucharaditas pequeñas. Y si queda húmeda, podéis añadir más germen de trigo, harina de almendras, o harina de garbanzo.
  6. Dejamos que la masa repose al menos 4 horas en la nevera. Si la usáis directamente, tratadla con mucho cariño porque será más fácil que se desmenuce.
  7. Cuando la masa haya reposado y enfriado, toca darle forma. La podéis enharinar, empanar o rebozar.
  8. Aunque evidentemente se puede freír, os invito a hacer a la plancha con poco aceite, ya que por su finura se hace muy bien, o al horno, a 180ºC vuelta y vuelta, uno 10 minutos.
  9. Para darle la vuelta, usad una paleta grande y procurad que no se doble.
  10. El resultado ha de ser dorado pero no quemado.
  11. Las medidas son muy básicas, así que es muy fácil ir duplicando cantidades para obtener más.

Y así es como quedó el escalope de proteína texturizada de guisante. Lo acompañamos de patatas gajo de verano y champiñones.

Escalope de proteína texturizada

Salpicón con falso pollo desmigado

Ensalada con proteína desmigada estilo falso pollo desmigado

Una opción fácil, rápida y sencilla de comer sano es esta salpicón con proteína desmigada, que podemos hacer estilo falso pollo desmigado.

No se trata de un salpicón tradicional, pero he querido añadir el brócoli, por ejemplo, para hacerla más completa. La patata cocida es opcional y la podemos incluir si nos resulta interesante.

No confundir la proteína de guisante texturizado con la proteína en polvo para batidos proteicos. El guisante texturizado es similar a la de soja o a la de girasol, aunque su uso es ligeramente diferentes.

Puedes usar soja texturizada, pero no quedará desmigada y parte de las indicaciones no aplicarían.

Receta de salpicón de proteína desmigada

He creído conveniente separar los ingredientes entre la parte «vegetal» y la parte de la proteína texturizada para desmigar.

Ingredientes de la ensalada de hortalizas para dos personas

  • 200 g de judías verdes cocidas
  • 200 g de patata cocida (opcional)
  • 1 tomate
  • 1 pimientos rojo
  • 200 g de brócoli
  • 50 g de cebolla encurtida
  • 1 cucharada de aceite de oliva virgen
  • Sal

Ingredientes para la proteína desmigada estilo falso pollo desmigado

  • 60 g de guisante texturizado
  • caldo vegetal
  • 1 cucharada sopera rasa especias de pollo asado en polvo: ajo, comino, romero, orégano, hinojo, cilantro, pimentón dulce, pimienta y cúrcuma
  • 2 cucharadas de aceite de oliva

Las especias para pollo se venden ya molidas y son muy útiles para condimentar proteínas vegetales. Las podríamos llamar especias para asado, pero es que si no nombramos al pollo sería difícil encontrarlas.

Indicaciones

  1. Empezamos por la proteína de guisante texturizado que vamos a hacer estilo pollo asado: hidratamos con un poco de caldo vegetal. No hace falta inundar la proteína, la de guisante con un poco de líquido ya queda blanda.
  2. La escurrimos y la ponemos en un bol.
  3. Añadimos el aceite y las especias y mezclamos bien.
  4. Ponemos la proteína en una sartén, que ya tiene aceite.
  5. Lo hacemos a fuego media y nos quedará como una tortillita.
  6. Desmigamos la tortillita de proteína cuando esté atemperada y reservamos.
  7. En un bol grande, ponemos la patata cortada a dados, el pimiento crudo y el tomate cortado a cuadraditos, el brócoli en arbolitos y la cebolla encurtida.
  8. Añadimos la cucharada de aceite y mezclamos con cuidado. La cebolla nos aporta vinagre.
  9. Antes de servir, mezclamos con la proteína de guisante desmigada.
  10. Servimos a temperatura ambiente.