Boniato asado con olla lenta, al caliu!

Un boniato asado con olla lenta es un regalo de la tierra para desayunar o comer a cualquier hora. Con la crockpot, la olla lenta eléctrica que os presentaba hace un par de semanas, tendréis boniatos listos de forma sencilla y sin preocupaciones. Además, no tendréis que encender el horno, que consume un montón si solo vais a hacer esta receta. ¡Ahorrar energía también es importante!

Mi crockpot no es muy grande, es la ovalada de 35l, así que no puedo hace gran cantidad, pero suficientes como para comer dos personas en dos comidas.

En Catalunya le llamamos patatas «al caliu» a la típica y sencilla receta de patata envuelta en papel de aluminio y metida al horno. Normalmente, se ponen abajo de todo, mientras hacemos otra receta, y así aprovechamos el calor.

Los boniatos también se pueden hacer al caliu y son excelentes ahora en invierno, calentitos. Aquí va la receta, que también se puede extrapolar al caso de las patatas.

Boniato asado con olla lenta

Tiempo preparación: 5 minutos// Tiempo Crockpot: 3h-5h // Temperatura: High

Ingredientes:

  • boniatos
  • aceite de oliva virgen
  • sal y pimienta al gusto

Indicaciones:

Lavamos bien la piel de los boniatos. Cortamos las puntas si están muy estropeadas.

Cortamos cuadrados de papel de aluminio según la cantidad de boniatos y su tamaño.

Pintamos con aceite de oliva cada unos de los boniatos.

Los pinchamos con un tenemos un par de veces y los envolvemos en el papel de aluminio. Ha de quedar lo mejor cerrado posible que podamos.

Colocamos los boniatos en la crockpot con la opción de temperatura High. El tiempo dependerá, en parte del tamaño, de los boniatos. La receta también funciona en Low. La diferencia entre High y Low no es la temperatura final, sino lo rápido que se calienta la olla hasta alcanzarla, y yo en este caso he preferido High porque calentar tubérculos de gran tamaño nos puede llevar un rato… largo.

Con una crockpot ovalada de 3,5l yo pongo entre 4 y 5 boniatos.

Para servir, abrimos el papel de aluminio, cortamos el boniato por la mitad y podemos aceite de oliva, sal y pimienta al gusto, por este orden.

¡Yo ya he disfrutado de ellos! Aquí os enseño el plato que preparé ara acompañar una hamburguesa vegeta. ¿Os animáis a provar?

Una foto publicada por Mi Dieta Vegana (@midietavegana) el

Alcachofas al horno con olla lenta

Las alcachofas al horno son una delicia de temporada. Tengo la enorme suerte de estar viviendo muy cerca del Parc Agrari del Baix Llobregat y de El Prat de Llobregat. Allí se cultivan unas alcachofas absolutamente espectaculares.

Las alcachofas son un auténtico manjar que solo está disponibles durante los meses de otoño, aunque con el cambio climático ya no podemos asegurar las fechas.

Siempre que veo unas buenas alcachofas, algo que suele ocurrir en los mercados de productores, las compro para hacer al horno. Pero, desde que tengo la crockpot, el horno ha quedado relegado a un segundo plano. Con la crockpot gasto menos energía, la temperatura es mucho más baja y no me tengo que preocupar de vigilar nada. Ella trabaja y yo duermo, trabajo o simplemente veo una serie en Netflix.

Es una receta tan sencilla que casi me da vergüenza escribirla, pero como estoy con mis primeros pasos con la crockpot. Creo que es una buena idea empezar por lo más sencillo para cogerle el truco a nuestra crockpot, ya que algunas cosas pueden variar según el tamaño y la marca.

Alcachofas al horno con zanahorias

Tiempo total: 4h  // Tiempo Crockpot: 3h30min // Temperatura: High

Ingredientes:

  • alcachofas
  • zanahorias
  • aceite de oliva
  • pimienta y sal, al gusto

Indicaciones:

Lavamos bien las zanahorias, a poder ser con un cepillo de verduras, las pelamos solo si no tenemos cepillo o no las vemos limpias de verdad. Las podemos dejar entera o partirlas. Las colocamos en el fondo de la crockpot.

Lavamos bien las alcachofas, retiramos en tallo. Si es grueso, lo podemos pelar y utilizarlo: se coloca también en el fondo como las zanahorias. Arrancamos las hojas más duras y las cortamos a cuartos. Con una puntilla o un cuchillo pequeño, retiramos los pelos (a mi me gusta hacerlo así).

En un bol, ponemos los cuartos de alcachofa con un aceite de oliva, sal y pimienta y menzclamos bien para que se impregne. Los metemos todo en la crockpot, con temperatura High, durante tres horas y media. Como resultado tendremos unas alcachofas muy tiernas y llenas de sabor.

Así de ricas estaban las alcachofas al horno y las zanahorias: en un buddha bowl con un poco de pimiento rojo fresco y quinoa.

Una foto publicada por Mi Dieta Vegana (@midietavegana) el

Cocina lenta vegana con Crockpot

Cocina lenta vegana, eso es lo que conseguimos con una Crockpot, slow cooker o olla lenta. Lo cierto es que me costó mucho decidirme a comprarla, aunque tenía dos amigas enamoradas de este electrodoméstico.

Porqué una olla lenta

Vivo en menos de 50 metros cuadrados y tengo una cocina espectacular. Espectacularmente pequeña. Al mismo tiempo tengo un montón de electrodoméstico. Así que si tengo que añadir uno a lista y buscarle un sitio en el despacho (os prometo una foto de la camarera del despacho un día de estos) ha de valer mucho la pena.

Muchas de vosotras sabéis que no siempre me encuentro bien, por culpa del síndrome del intestino irritable. Ahora mismo estoy en uno de esos momentos en los que estamos revisando el diagnóstico. Eso hace que me ponga a investigar siempre un poquito más en cómo hacer que mi situación mejore a través de la alimentación.

Además de eliminar casi por completo los fritos, otra de las recomendaciones que estoy siguiendo es eliminar la cocciones a altas temperaturas en general, como la plancha. Es cierto, la plancha me ha ayudado mucho a eliminar fritos, pero ahora me toca dar un paso más.

Así que aprovechando el blackfriday, me propuse adentrarme en el mundo de la cocina lenta vegana con una slowcooker de confianza. El blog de referencia para saber cual comprar y que al que me dirigió Mónica Escudero, de El Comidista, una auténtica experta, es Crockpotting.es. La elegida fue una Crockpot manual de 3,5 l que estaba de oferta.

crockpot-red-vegan

Las ventajas de la cocina lenta vegana

La temperatura baja es sin duda una de las grandes ventajas de cocina en olla lenta. La temperatura baja es la que hace que la carne sea muy tierna, pero sin duda es un dato que como vegana no me importaba una mierda.

Así que vamos a las cosas importantes para mi, que sigo una alimentación 100% vegetal.

  • Los sabores se concentran de forma extraordinaria. De verdad.
  • La baja temperatura preserva los nutrientes mejor que otras cocciones.
  • Si le añadimos un temporizador, nos podemos olvidar de ella mientras cocina.
  • Es fácil de usar y de limpiar.
  • Gasta poco.

Estos son las dos primeras recetas sin receta que hice para probar que tal iba antes de explicaros nada. Empecé con unas lentejas estofadas con verduras y seitán. Me encantó el resultado.

Una foto publicada por Mi Dieta Vegana (@midietavegana) el

Y aquí una estupenda sopa de vegetales, con acelgas, kale, zanahorias y cebollas que se hizo sola mientas dormía.

Una foto publicada por Mi Dieta Vegana (@midietavegana) el