Lipedema en brazos: un año después de la cirugía

lipedema en brazos resultados

El 17 de junio hizo un año de mi primera cirugía de lipedema en brazos. De la operación ya os conté como fue en un otra publicación.

En Medplast siempre me dejaron muy claro que el post operatorio era esencial para los resultados estéticos. Nunca han sido los resultado que me han interesado, pero se trata de quedar lo mejor posible después de una intervención tan dura.

A las pocas horas de salir de la cirugía, recuerdo los dedos, los brazos, el pecho y la cara hinchados, de color amarillento, y después los hematomas. En el post operatorio es esencial el papel del fisioterapeuta. A las 48h ya me estaba haciendo tratamiento, en aquel caso en Sanamanzana (Madrid) y posteriormente drenajes linfáticos en un centro en Barcelona.

Los primeros días no podía hacer nada por mi misma y necesité la asistencia constante de mi marido. No podía subir los brazos, pero tampoco bajarlos del todo, ni doblar bien los codos. Eso incluye uno días en los que necesitaba que me diesen de comer, además de hacerme la comida, y también que me ayudasen a asearme y vestirme.

A levantarme no, porque de aquellas tenía una mejores abdominales que ahora, pero sin la fuerza de las piernas y el abdomen, aún hubiese sido peor.

El post operatorio de este tipo de operaciones depende mucho de cada paciente, pero puede ser muy duro. En mi caso, el post operatorio de la cirugía de lipedema en brazo fue el más doloroso de los tres. Hasta el día 16 necesité analgesia y calmantes. A partir de ese día, la mejora que parecía que no llegaba llegó.

No solamente tuve mucho dolor, también una sensación de quemazón muy desagradable y calambres, porque prácticamente no podía mover los brazos los primeros días.

Durante un mes, dormía con los brazos apoyados en dos almohadas, colocadas una a cada lado. Nada de tener los brazos hacia abajo, por eso andar no me resultaba agradable.

Un mes depués de la cirugía de lipedema en brazos.

Durante unos meses casi no tenía sensibilidad en los brazos. La verdad es que es una sensación muy incómoda. Al principio las molestias hace que no sea un tema importante, pero cuando ya no hay dolor se convierte en algo extraño. Hay que tener en cuenta que recuperar la sensibilidad es una cuestión de tiempo

Visualmente, cómo se ve en la foto, una vez desaparece el edema gracias a la compresión, la piel de los brazos queda «rara». Hay que esperar al menos 6 meses para ver una piel más tersa. Por supuesto, hay que cuidar esa piel con especial atención.

Lo mismo que con las pequeñas cicatrices que quedan: si no las queremos ver, hay que cuidarse del sol e hidratar consistentemente. En algunos casos, también hay que utilizar cremas que ayuden a una mejor cicatrización, siguiendo las directrices del especialista.

Lipedema en brazos
Arriba, un año después de la cirugía.

Estéticamente, he necesitado todo el año para tener la piel otra vez tersa. Queda un poco de flaccidez, pero es que ya veis como estaba en la foto de antes de la operación. Recordad que en mi intervención no se eliminó piel, simplemente se extrajo la grasa. Tampoco hubo cortes, como hace en otro tipo de intervenciones como la braquioplastia.

Lo más destacable para mi, como siempre, es que una vez desapareció el dolor y el malestar del post operatorio, ya no volvieron ni el dolor ni los problemas de movilidad en manos y codos que tenía.

Tienes una publicación donde contesté a las preguntas más frecuentes. Siempre hay que tener en cuenta siempre la fecha. Yo os hablo en base a mi experiencia y a lo que encontré en el momento, pero la medicina avanza y ha pasado mucho tiempo, deberás buscar otras fuentes. Como consejo general, siempre mejor acudir a asociaciones como Adalipe.