Tortilla de patatas y tofu sin harina

tortilla de patata y tofu vegana

La tortilla de patatas y tofu sin harina es una forma excelente de tomar proteína y de camuflar el tofu. En realidad, el tofu está cumpliendo a la perfección con su función: nos da una base excelente para que resalten los sabores.

Este tipo de recetas suele llevar harina, que hace que no se desmonte fácilmente. Eso quiere decir que es una preparación un poco delicada. Idealmente, se tiene que hacer a la plancha o frita, sin moverla ni removerla, dándole la vuelta con una espátula.

En el caso de que quieras que quede más compacta, siempre puedes añadir una cucharada colmada de harina de maíz, de garbanzos o similar para compactar.

Receta de tortilla de patatas y tofu

Ingredientes para 2 raciones

  • 200 g de tofu
  • 250 g de patata cocida y pelada
  • 2 cucharadas de lino molido
  • 6 cucharadas de agua
  • 1 cucharadita de harina de cebolla
  • 1 cucharadita de cúrcuma molida
  • sal negra – kala namak
  • 4 cucharadas de aceite de oliva virgen extra
  • Opcional: 1 cucharada de preparado para pollo asado

La patata puede ser cocida o hecha al vapor del día anterior, consiguiendo así que aprovechemos el almidón resistente que se genera al enfriarla. Otra muy buena opción es utilizar boniato, que nos cambiará por completo el sabor y la presentación del plato.

Un huevo de lino es 1 cucharada sopera de lino por 3 de agua. Usaremos dos. Es mejor que el lino sea molino al momento o que lo mezclemos con el agua en una batidora estilo Nutribullet, de otra forma nos encontraremos las semillas.

La sal kala namak le da sabor de huevo a esta mezcla, pero no es imprescindible.

Indicaciones

  1. Empezamos haciendo el huevo de lino molido con agua. Lo dejamos reposar hasta que aparezca el mucílago y tenga apariencia de gel, viscosa. Podemos seguir con los pasos siguientes ya que se añade al final.
  2. Desmenuzamos el tofu con los dedos, hasta que nos quede totalmente deshecho.
  3. Con un tenedor, aplastando la patata, dejando algunos trozos medianos y pequeños para que tengan textura.
  4. Mezclamos la patata con el tofu y las especias que hayamos elegido y la sal kala namak, si la tenemos.
  5. Hacemos unas 4 tortillas pequeñas con las manos.
  6. En una sartén grande muy caliente, con el anti adherente intacto, y un par de cucharadas de aceite de oliva, colocamos las tortillas con espacio. No solo que no se toquen, sino que tengan realmente espacio.
  7. Cuando creamos que ya hay costra hecha, le damos la vuelta con una espátula, como si fuese una hamburguesa. SI lo intentáis con dos cucharas o un tenedor se rompen.
  8. Estarán listas cuando estén doradas por los dos lados.
  9. También las puedes freír, con el aceite muy caliente, y las tendrás en pocos minutos.

Os recomiendo hacer 3-4 pequeñas en vez de una tortilla grande, ya que no tiene consistencia suficiente. Siempre podéis añadir harina de garbanzo y algo de agua, pero ya sería otra receta. A mi me gusta esta textura muy suave con algún tropezón de patata.

Acompañándolas con ensalada o verduras al wok tenéis un plato super completo. Se pueden comer calientes o frías, son ideales para tenerlas preparadas y recalentar en sartén.

tortilla de patata y tofu

Tortilla vegana de calabacín y champiñones

Tortilla vegana de calabacín y champiñones

Nada como aprender a hacer esta tortilla vegana de calabacín y champiñones con cebolla. La podrás tunear al gusto y con ingredientes de temporada, echándole creatividad y todo aquello que sobre de tu nevera.

Y es que se trata de una receta de reparovechamiento, ideal para todos aquellos vegetales que sobran después de hacer otras recetas. Que no se te seque en la nevera esa cebolla que has partido para sofrito o ese calabacín que vas a poner en las hamburguesas.

Decidí poner en práctica esta receta después de hacer pizza la noche anterior. Me encanta poner diferentes verduras y hortalizas en la pizza, pero no me suele caber un calabacín o una cebolla entera, ni mucho menos un pimiento, otro posible y fantástico ingrediente para esta tortilla.

Si ya tienes casi todos los ingredientes cortados y salteados o pochados, dedícales unos minutejos más a esta tortilla de calabacín y champiñones. Te va a alegrar el desayuno, solucionar una cena o rellenarte el táper del día siguiente.

¿Dónde está la proteína? En el garbanzo, pero no habrá mucha. Le puedes añadir medio scoop de proteína en polvo.

Receta de Tortilla vegana de calabacín y champiñones

Ingredientes para 1 ración

  • 100 g de champiñones
  • 1/2 calabacín grande
  • 1/2 cebolla
  • 4 cucharadas colmadas de harina de garbanzo
  • 4 cucharadas de aceite de oliva virgen extra
  • 1 cucharadita rada de pimienta
  • 1 cucharadita rasa de orégano
  • agua
  • sal o sal kala namak

Indicaciones

Vamos a hacer como que no tenemos esas verduras ya en la nevera pochadas, a la sartén, al wok o cocidas y empezamos de 0 por si alguien la quiere probar.

  1. Pelamos la cebolla, la cortamos en aros finos o en cuadraditos.
  2. En un sartén, con una cucharada de aceite y el fuego bajo, la pochamos. Muy útil la tapa para aquí para que se haga antes y no pierda el líquido.
  3. Mientas, lavamos el calabacín y los champiñones con agua, que no quede nada de tierra. Lo que no peléis, lo frotáis con un cepillo de verduras.
  4. Echadle un ojo a la cebolla. Cuando esté, se reserva en un recipiente.
  5. Fileteamos el calabacín y los champiñones. También podéis cortados a cubos o dados.
  6. En la misma sartén, ponemos otra cucharada de aceite y añadimos el calabacín y los champis. Con el fuego medio o bajo y la tapa, sin perderlos de vista. Reservamos cuando ya están pochados o doraditos, al gusto. Lo importante es que no queden crudos o pasados. Reservamos junto a la cebolla.
  7. Aquí empieza la tortilla de sobras. En un bol grande donde vaya a caber todo, ponemos el harina de garbanzo tamizada, un pellizco de sal, la pimientas y el oréganos. Mezclamos.
  8. Ahora añadimos el agua para hacer la masa líquida que nos hará de huevo. Empezamos por añadir el líquido que hayan podido soltar las verduras. Ten en cuenta que a veces el cabalacín suelta a posteriori una gran cantidad de agua. Mejor usarla ahora.
  9. Añade entre 6 y 8 cucharadas de agua. Ves de dos en dos, hasta que te quede un líquido ligerito, pero no tanto como el huevo.
  10. Añade la verdura sin líquido (si no lo has puesto ya, deséchalo) y mezcla bien.
  11. Es una tortilla de harina, así que tiene que cuajar. Mi recomendación es que empieces a fuego bajo-medio uno de los lados, con tapa, que le des la vuelta y sigas con el fuego bajo. Cuando ya tenga consistencia, sube el fuego y que te quede doradita.
  12. No hace falta freíla ni cocerla en aceite, con un par de cucharadas más de aceite de oliva o con una cucharada de margarina tendría este aspecto.
Tortilla vegana de calabacín y champiñones
Processed with VSCO with hb1 preset