Torrijas veganas al Baileys

Torrijas veganas al Baileys

Estas torrijas veganas no son nada sanas, ni pretenden serlo. Se trata de hacer una alternativa a la receta tradicional de la Semana Santa en España, de recetas tradicionales pero veganizadas te puedes encontrar muchas. Normalmente la mejor leche para hacerlas es aquella que tenga el menor gusto posible: a mi me encanta hacerlas con leche de arroz.

Me gusta tanto el toque de canela y limón que no me hace falta añadir nada de azúcar. Y la leche de arroz ya es dulce de por sí. Además, le damos un toque especial con el Baileys Almande, un licor vegano con base de almendra.

Si te animas a hacerlas, no te olvides de etiquetarme @midietavegana para que vea el resultado, ¡me encanta ver vuestra recreaciones!

Receta de torrijas veganas al Baileys

Ingredientes

  • Pan duro de barra
  • Leche de arroz
  • La piel de una naranja
  • Una rama de canela
  • 1/4 de taza de Baileys Almande 
  • Harina de garbanzo, Vegg o Vegan Easy Egg para el rebozado más el agua necesaria
  • Aceite para freír, aunque las podéis hacer al horno
  • Opcional: canela en polvo y azúcar

Las proporciones son a ojo y si os sobra bebida vegetal os la podréis desayunar muy a gusto al día siguiente. El alcohol puede no evaporarse del todo, por lo que no considero que sea una receta apta para todas las edades y públicos.

A estas torrijas veganas no les pongo azúcar, con la de la bebida vegetal y el Baileys tengo suficiente, pero podéis acabar con el típicos rebozado en azúcar y canela.

Indicaciones

  1. Infusionamos la canela y la piel de naranja en la leche vegetal.
  2. Colamos la leche vegetal y esperamos a que se enfríe.
  3. Cortamos el pan seco en rebanadas gruesas.
  4. Colocamos las rebanas en un plato y le ponemos un poco de Baileys a cada una y nos aseguramos de que empape bien.
  5. Después las remojamos en la bebida vegetal. Han de quedar bien empapadas pero que no se deshagan.
  6. Pasamos las rebanadas por el huevo falso. Aquí os va a merecer mucho la pena usar un sustituto industrial estilo Vegg, porque así no tendrá gusto a harina de garbanzo. También podéis usar Yolanda. La cantidad de agua para la mezcla, la que se indique el paquete.
  7. Freímos en aceite muy caliente por los dos lados sin que se nos queme. La idea es que queden muy hechas por fuera pero que por dentro estén lo más tiernas posibles.    
Torrijas veganas

Galletas de jengibre y canela veganas

Galletas de jengibre

Las galletas de jengibre son un clásico de las Navidades, aunque yo no tengo el molde de muñequito. Aquí mucha gente conoce esas galletas por Jengi, de Shreck, o por las pelis navideñas americanas.

Aquí ya le habían comida las piernas al pobre Jengi.

Sea como sea, son unas galletas que van muy bien con el café o con el té, que pueden tomar muchas formas y que puedes decorar al gusto.

A mi el glaseado me parece demasiado, pero si os apetece poneros a decorar galletas, os recomiendo echarle un ojo a este post de In My Vegan Kitchen. Es un actividad muy relajante.

Si buscas más recetas navideñas o festivas, no te pierdas el artículo Navidad Vegana.

Receta de Galletas de jengibre

Galletas de jengibre
Mi molde de gatito nunca defrauda.

Ingredientes para dos bandejas de galletas

  • 450 g de harina de trigo integral
  • 200 g de margarina
  • 50 g de azúcar blanquilla
  • 60 ml de agua
  • 15 g de levadura química
  • 1 cucharada sopera colmada de jengibre molido
  • 1 cucharada sopera colmada de canela molida
  • 1 cucharadita rasa de nuez moscada o de clavo molido
  • sal

Podrás añadir más o menos especias, pero para el resto de ingredientes es mejor pesar y hacerlo tal cual. El azúcar ya está al mínimo, y no va a ser mejor por usar siropes o panela (van por la misma ruta metabólico, al cuerpo le parecen casi lo mismo).

Sobre la levadura química, si usas harina de trigo refinada, entonces necesitas 12 g. Con la integral siempre hay que tener en cuenta que necesita un poco más de ayuda para subir.

Indicaciones

  1. Sacamos la margarina de la nevera y la pomamos. Es decir, le quitamos el frío y la dejamos muy blanda. Lo podemos conseguir de diferentes formas, puedes usar el microondas 10 segundos con la opción descongelar, por ejemplo.
  2. En un bol grande, ponemos todos los ingredientes secos y mezclamos bien.
  3. Añadimos el agua y la margarina pomada.
  4. Nos lavamos bien las manos, cepillando las uñas, porque vamos usarlas para amasar.
  5. Incorporamos los ingredientes líquidos y amasamos con las manos.
  6. En una superficie lisa y muy limpia, ponemos nuestra masa.
  7. La estiramos bien con un rodillo, que quede bien fina. Si no tienes, lo puedes hacer con paciencia y las manos.
  8. Saca la bandeja del horno, coloca papel de horno o una silicona de horno.
  9. Precalienta el horno a 180ºC.
  10. Usa los cortadores de galleta que más te apetezcan. A mi me gustan gorditas, pero las puedes hacer finas. Ten en cuenta que van a crecer.
  11. Ves colocando las galletas con algo de espacio en la bandeja (con papel o con silicona).
  12. Con los recortes que queden, vuelve a hacer una pelota y a estirarla.
  13. Con la cantidad de la receta necesitarás mínimo dos horneados.
  14. Hornea durante 15 minutos si son finas o 20-25 si son más gruesas.
  15. Déjalas enfriar sin apilarlas.
  16. Decóralas si te apetece. Yo les hes puesto un poco de azúcar glas, usando un colador y golpecitos.

Estas galletas de jengibre se conservan muy bien en un tala hermética de galletas, es posible que tengas alguna en casa de galletas compradas.

Galletas de jengibre

Coca de San Juan vegana

La coca de San Juan vegana es una de mis placeres favoritos del año. Sant Joan es una festividad que siempre he vivido con mucha ilusión. De pequeña porque coincidía con el fin del colegio y era una noche en la que no se dormía, una noche en la que tirar petardos y comer coca. Con el tiempo celebrar el solsticio de verano ha sido más complicado por trabajo y exámenes, pero siempre ha sido ese punto de inflexión para estar con la familia o los amigos, aunque los petardos me dan cada año más miedo. Los gatos de la casa se asustan menos que yo.

Así que no podía dejar de hacer una coca con un brioche vegano, bastante sencillo de hacer, pero decorada a mi manera. La fruta escarchada no nos gusta y los piñones buenos van demasiado caros, así que se trata de una coca de crema pastelera y almendra laminada. Evidentemente, le podéis poner lo que queráis, ya que la receta en sí no cambia. Os aconsejo hacer primero la crema pastelera y dejarla enfriar bien, en esta entrada tenéis la receta que hemos usado. Y ahora vamos a por el brioche.

Ingredientes para la masa:

  • 300 g farina
  • 100 ml de lleche de soja
  • 25g levadura fresca
  • 50 gramos de maizena
  • 60 ml de leche vegetal
  • 50 g azúcar integral de caña
  • 50 g almendra molida
  • 50 g margarina vegetal
  • la ralladura de un limón

Para decorar:

  • agua con azúcar
  • crema pastelera
  • almendra laminada

Para empezar, mezclamos la harina con la almendra y la margarina. En otro recipiente deshacemos en levadura fresca y la mezclamos con los 100 ml de leche vegetal. Para suplir el huevo, en otro recipiente más mezclamos la maizena con los 60 ml de leche vegetal.

Añadimos los dos líquidos al bol grande, mezclamos un poco, y añadimos el azúcar. Es entonces cuando nos ponemos a amasar con las manos. Nos tiene que quedar una masa parecida ala de pan pero que no esté pegajosa. Si os ha quedado seca, podéis añadir agua o leche vegetal, pero siempre a cucharaditas, ya que es muy poco liquido el que se necesita.

El brioche es una masa que necesita reposo, así que hacemos una bola que enharinaremos en una superficie limpia y lisa, y luego colocaremos la bola en un recipiente tapada por un trapo limpio unos 15 minutos.

Masa vegana de brioche

Masa vegana

Pasado ese tiempo, estendemos la masa en una bandeja o en una silicona de horno. Para que no se nos pegue podemos utilizar papel de horno, aceite, mantequilla o similares. Hay siliconas y recipientes antipegado y podemos obviar este paso. Le damos la forma de coca a la masa y la volvemos a tapar para que leve durante un mínimo de 45 minutos. Nosotros lo dejamos una hora y media.

Precalentamos el horno 180º.

Ahora queda la parte más divertida: ¡decorar! Con el agua con azúcar o con sirope pintamos la coca, y con la manga pastelera ponemos la crema, haciendo algún patrón si queremos que quede dibujo. Esparcimos la almendra laminada. Cuando el horno esté caliente y la coca decorada, la metemos en el horno.

¡Ya solo queda esperar! En aproximadamente 30 minutos ya tenemos nuestra coca de crema pastelera. Recordad que el tiempo depende de vuestro horno, así que tendréis que vigilar a partir de los 20 minutos si ya la tenéis hecha.

¡A disfrutarla! ¡Feliç San Joan!

Crema pastelera vegana

Crema pastelera vegana

La crema pastelera vegana es un básico de la repostería: pasteles, hojaldres, brioches… Hay muchas opciones y si dominamos bien la preparación de una buena crema pastelera pondremos sobre la mesa un postre de primera. Vamos a preparar  cantidad suficiente como para decorar una coca de Sant Joan grande o una milhojas de dos pisos. Los ingredientes siempre es mejor darlos en gramos para tener más precisión. La receta la aprendí en un curso de repostería vegana de Toni Rodríguez pero he modificado algunas cosas, como la cantidad de azúcar.

Ingredientes para la crema pastelera:

  • 500g de leche de soja
  • 80g de azúcar moreno, hasta 125 si sois de mucho dulce
  • 60g de maizena
  • 60g de leche de soja, a parte
  • 2 vainas de vainilla (una si es de calidad)
  • 60g de margarina vegetal, a poder ser no hidrogenada

Empezamos mezclando en un recipiente la leche con el azúcar. Reservamos, y mezclamos los 60 gramos de maizena con los 60 de leche de soja que teníamos a parte, intentando que no queden grumos.

Cortamos la vainilla y nos ayudamos con una cuchara a sacar la pulpa, que mezclaremos con la leche con azúcar. Vamos a infusionar la vainilla. Ponemos la leche con azúcar y vainilla en un cazo y lo llevamos a ebullición, al arrancar el hervor retiramos del fuego y lo colamos para quitar los restos de vainilla, nosotros lo hacemos con un colador de tela de algodón.

Entonces mezclamos la leche infusionada con la que tiene maizena y en un recipiente con el fuego bajo no paramos de remover hasta que espese, uno o dos minutos. Seguimos removiendo y añadimos la margarina, que se deshace perfectamente sin necesidad de estar al fuego con el calor residual de la mezcla.

crema pastelera

Un paso muy importante es estirar la crema para que se enfríe. Cuando ya esté fría movemos con una lengua pastelera. Miramos que no haya grumos, si os quedan grumos lo pasáis por un colador normal para eliminar los más gruesos. Entonces colocamos papelfilm tocando la crema pastelera y la enfriamos en la nevera.

¡Ya tenemos  nuestra crema pastelera lista!

Coca vegana de San Juan