Brioche vegano fácil ¡sin huevo ni mantequilla!

Brioche Fácil

¿Te apetece algo dulce? A nosotros en casa nos encanta este brioche vegano fácil. Con esta receta básica y muy sencilla podrás hacer un pan dulce que podrás rellenar de mermelada, crema o nata al gusto. Si lo haces redondo, tendrás una maravillosa base para tu roscón de reyes y si lo alisas podrás hacer una coca.

Receta de brioche vegano fácil

Ingredientes

  • 400 (380+20) gr de harina de trigo, para el de las fotos hemos usado la de repostería
  • 8 cucharadas colmadas (o menos) de panela o 3 cucharadas de endulzante Monk fruit
  • 2 cucharadas de sirope de Yacon u otro sirope
  • 2 cucharadas de lino molido o chía
  • 6 cucharadas de agua
  • 180 ml de leche vegetal sin azúcares añadidos
  • 7 gr o 1 sobre de levadura de panadería
  • 45 ml de aceite de oliva suave
  • La rayadura de un limón
  • El zumo de medio limón
  • Sal

Sobre los endulzantes, depende de si queremos hacer un brioche vegano fácil con un gusto más «tradicional» o si lo queremos hacer más saludable. Si lo vamos a rellenar con nata o mermelada, no os recomendo añadir demasiado endulzante con el sirope y algo de panela o ninguna hay más que de sobra.

El lino molido con las cucharadas de agua son para sustituir al huevo. La receta la podemos hacer con harina integral, pero entonces es posible que varíe la cantidad de líquido. Si además  la cambiamos por harina de espelta o de otro cereal, la cantidad y el tipo de levadura cambia. Las harinas de espelta, además de levadura, suelen necesitar fermento.

Instrucciones

  1. Empezamos por hacer el falso huevo, ya que tardará unos 15 minutos. Mezclamos el lino molido con las cucharadas de agua en un vaso y esperamos a que tenga su característica consistencia densa y pegajosa.
  2. Precalentamos el horno a 180ºC.
  3. Ponemos en un bol todos los líquidos: la leche vegetal, el sirope y el aceite.
  4. Limpiamos el limón y lo rayamos.
  5. Hacemos zumos con el medio limón y añadimos el zumo y la rayadura a los líquidos.
  6. En otro bol ponemos los 380 gramos de harina, la panela si la utilizamos, la pizca de sal y la levadura, separada del azúcar hasta que mezclemos todo.
  7. Mezclamos bien los sólidos con una cucharada y añadimos los líquidos y el falso huevo de lino.
  8. Mezclamos bien con las manos enharinadas.
  9. En una superficie limpia y lisa, ponemos los 20 gr de harina y empezamos a amasar, incorporándolos.
  10. Amasamos durante 15 minutos y hacemos una pelota. Nos tiene que quedar con una textura parecida al pan, nada líquido y que a penas se enganche.masa brioche vegano fácil
  11. Ahora tenemos que esperar a que leve. La  colocamos un bol limpio y enharinado, mucho más grande que nuestra pelota de masa, tapado con un paño limpio de algodón, durante al menos una hora.
  12. Una vez haya pasado la hora, comprobamos que haya subido.
  13. A mi me gusta trenzarlo. En este momento, es cuando podemos rellenarlo de mazapán, mermelada o chocolate. La idea es siempre abrir la masa, rellenar y cerrar. Una opción para que quede más vistoso, incluso si no lo rellenamos es trenzarlo.
  14. Primero hacemos dos bastoncitos del mismo tamaño.masa trenzada brioche
  15. Después, trenzamos o enrollamos los bastoncitos. Brioche vegano fácil trenzado
  16. En un recipiente engrasada con aceite de oliva suave o con papel de horno, ponemos nuestra masa.
  17. Horneamos a 180ºC durante 45 minutos una hora. Adecuad el tiempo a vuestro horno. No abráis la puerta del horno mientras crece.
  18. Una vez esté doradito por fuera, pinchad con un palillo y y sale limpio es que ya lo tenéis listo.Brioche vegano fácil salido del horno

A nosotros nos ha quedado súper esponjoso y aunque necesita algo de tiempo por el levado, lo cierto es que tiene pocos pasos. Si disponéis de una amasadora, todavía es más fácil, ponéis todos los ingredientes dentro (primero los sólidos, después la mezcla de los líquidos) y la masa se hace en un momento. Es importante que el amasado incorpore aire para que quede esponjoso.

¿Con qué harías tú este vrioche vegano fácil?

Brioche vegano Fácil

Caldo vegano de Navidad

Un caldo vegano de Navidad es imprescindible para muchas de las recetas de temporada. Lo podemos tener hecho y guardado en tápers, congelado o en la nevera, y de esta forma podremos disfrutarlo en cualquier momento. Y también quitarnos un poco de trabajo los días festivos, donde en algunas cosas se hace maratón culinario.

Receta de mi Caldo vegano de Navidad

Ingrediente para 3 litros

  • 2 ajos
  • 2 cebollas grandes
  • 1 puerro grande
  • 5 zanahorias
  • 1 nabo mediano o dos pequeños
  • 1 apio
  • 1 pimiento verde
  • 2 patatas
  • 1 puñado de arroz
  • 4 litros de agua
  • Tamari o salsa de soja opcional
  • Sal
  • Aceite de oliva

Intrucciones

  1. Lavamos y limpiamos bien las verduras. Las dejamos enteras, menos el puerro y el apio, que habrá que cortados a la mitad o a cuartos para que entren en la olla.
  2. Picamos la cebolla y los ajos. En la misma olla en la que haremos el caldo, ponemos un par de cucharadas soperas de aceite de oliva.
  3. Pochamos los ajos y la cebolla hasta que estén bien dorados.
  4. Añadimos todas las verduras y el agua que la olla admita (3 o 4 litros).
  5. En una olla a presión, lo dejaremos entre 45 minutos y una hora. SI no usamos olla a presión, que cueza a fuego lento un par de horas.
  6. Podemos aprovechar para meter un saquito de garbanzos. Muchos ollas tienen accesorios para disponer por separado verduras y legumbres, sino lo tenemos, podemos usar unos «saquitos» o «calcetines» que están pensado para ellos. En el caso de hacer garbanzos, el tiempo de cocción deberá ser tenido en cuenta para que no se deshagan. Podemos sacarlos y también sacar la patata y seguir cocinando y reduciendo líquido si hace falta.
  7. Finalmente retiraremos las verduras. Sale un puré estupendo con ellas, no las tiréis.
  8. Para darle consistencia al caldo, en este caso lo mejor es triturar las zanahorias, el puerro y la cebolla. El arroz se habrá deshecho por completo.
  9. Añadimos la sal y si nos apetece un chorrito de la salsa de soja para oscurecerlo.

No es un caldo fuerte porque, como es vegano, no le hemos puesto ni hueso, ni embutidos ni carne. Por supuesto le podemos añadir un chorizo vegano. Recordad que si lo tomamos con pasta de sopa, esa pasta la tenemos que contar como parte de la comida. Igual nos merece la pena menos pasta y más verduras y legumbres en nuestras sopas, ¿verdad?

He hecho una entrada a parte para este caldo vegano de Navidad porque en realidad es un caldo muy recurrente en mi casa y me lo habéis preguntado muchas veces, pero si os ha gustado no te pierdas el post Pilota vegana por Navidad.

Muffins de brócoli veganos

Prepara estos sencillos muffins de brócoli en un momento. Ideales para desayunar o merendar, pero también para picar algo.

Preparación: 15 mins

Horneado: 20 mins

Total: 35 minutos

Ingredientes

Para 6 muffins grandes o 12 pequeñitos:

  • 125 g de ramilletes de brócoli
  • 200 g de harina de trigo integral
  • medio sobre de levadura química
  • 2 cucharaditas de bicarbonato
  • 1 cebolla mediana
  • 200 ml de bebida de almendras sin azúcar Almond Breeze
  • 30 ml de aceite de oliva virgen extra
  • aceite de oliva ligero
  • uno o dos dientes de ajo
  • sal
  • orégano

Muffins de brócoli

Intrucciones

Precalentamos el horno a 180ºC mientras preparamos la masa.

Retiramos el tronco del brócoli, lo lavamos bien y lo reservamos par hacer una crema de verduras en otro momento. Cortamos lo ramilletes y los hacemos al vapor durante 7 minutos en una vaporera. Una vez estén hechos, los cortamos casi como si los hubiésemos rallado y reservamos.

Retiramos la capa dura de la cebolla y la cortamos en dado muy pequeños, lo más pequeños posibles. Retiramos la piel del diente de ajo y lo cortamos muy pequeño. Salteamos la cebolla y el ajo en una sartén con aceite de oliva ligero hasta que esté dorado. Resérvalo.

En un bol, mezcla  todos los ingredientes secos: harina, levaduda, sal (al gusto), orégano y bicarbonato.

En otro bol, mezcla los ingredientes líquidos y húmedos, incluyendo la bebida de almendras sin azúcar Almond Breeze, el brócoli al vapor y cortado, la cebolla y el ajo rehogados. Pásalo todo por la batidora.

Vertemos la parte líquidos en el bol de secos y mezclamos bien con las barillas para que no quede grumos.

Acuérdate de engrasar el los moldes si no son antiadherentes de silicona. También puedes usar moldes de papel de horno, en ese caso tampoco tienes que engrasar el molde.

Reparte la masa entre los moldes (depende del tipo de molde, te saldrán más o menos). ¡Llena solo dos tercios del molde porque a masa crece!

Hornea durante 20 minutos. Como cada horno es diferente, puede que tarde más. Puedes comprobar si están hechos con un palillo de madera. Ya puedes disfrutar de tus muffins de brócoli.

Como cualquier muffin o bizcocho, mejor si los dejas enfriar en una rejilla.

¡Atrévete a mojarlos en cualquier salsa de tu elección!

Coca de San Juan vegana

La coca de San Juan vegana es una de mis placeres favoritos del año. Sant Joan es una festividad que siempre he vivido con mucha ilusión. De pequeña porque coincidía con el fin del colegio y era una noche en la que no se dormía, una noche en la que tirar petardos y comer coca. Con el tiempo celebrar el solsticio de verano ha sido más complicado por trabajo y exámenes, pero siempre ha sido ese punto de inflexión para estar con la familia o los amigos, aunque los petardos me dan cada año más miedo. Los gatos de la casa se asustan menos que yo.

Así que no podía dejar de hacer una coca con un brioche vegano, bastante sencillo de hacer, pero decorada a mi manera. La fruta escarchada no nos gusta y los piñones buenos van demasiado caros, así que se trata de una coca de crema pastelera y almendra laminada. Evidentemente, le podéis poner lo que queráis, ya que la receta en sí no cambia. Os aconsejo hacer primero la crema pastelera y dejarla enfriar bien, en esta entrada tenéis la receta que hemos usado. Y ahora vamos a por el brioche.

Ingredientes para la masa:

  • 300 g farina
  • 100 ml de lleche de soja
  • 25g levadura fresca
  • 50 gramos de maizena
  • 60 ml de leche vegetal
  • 50 g azúcar integral de caña
  • 50 g almendra molida
  • 50 g margarina vegetal
  • la ralladura de un limón

Para decorar:

  • agua con azúcar
  • crema pastelera
  • almendra laminada

Para empezar, mezclamos la harina con la almendra y la margarina. En otro recipiente deshacemos en levadura fresca y la mezclamos con los 100 ml de leche vegetal. Para suplir el huevo, en otro recipiente más mezclamos la maizena con los 60 ml de leche vegetal.

Añadimos los dos líquidos al bol grande, mezclamos un poco, y añadimos el azúcar. Es entonces cuando nos ponemos a amasar con las manos. Nos tiene que quedar una masa parecida ala de pan pero que no esté pegajosa. Si os ha quedado seca, podéis añadir agua o leche vegetal, pero siempre a cucharaditas, ya que es muy poco liquido el que se necesita.

El brioche es una masa que necesita reposo, así que hacemos una bola que enharinaremos en una superficie limpia y lisa, y luego colocaremos la bola en un recipiente tapada por un trapo limpio unos 15 minutos.

Masa vegana de brioche

Masa vegana

Pasado ese tiempo, estendemos la masa en una bandeja o en una silicona de horno. Para que no se nos pegue podemos utilizar papel de horno, aceite, mantequilla o similares. Hay siliconas y recipientes antipegado y podemos obviar este paso. Le damos la forma de coca a la masa y la volvemos a tapar para que leve durante un mínimo de 45 minutos. Nosotros lo dejamos una hora y media.

Precalentamos el horno 180º.

Ahora queda la parte más divertida: ¡decorar! Con el agua con azúcar o con sirope pintamos la coca, y con la manga pastelera ponemos la crema, haciendo algún patrón si queremos que quede dibujo. Esparcimos la almendra laminada. Cuando el horno esté caliente y la coca decorada, la metemos en el horno.

¡Ya solo queda esperar! En aproximadamente 30 minutos ya tenemos nuestra coca de crema pastelera. Recordad que el tiempo depende de vuestro horno, así que tendréis que vigilar a partir de los 20 minutos si ya la tenéis hecha.

¡A disfrutarla! ¡Feliç San Joan!

Crema pastelera vegana