Salsa de tomate y champiñones fácil

Salsa de tomate y champiñones rápida

Con esta salsa de tomate y champiñones quiero introduciros en uno de mis productos fetiche: los tomates concentrados. Aunque os lo pueda parecer, esto no es contenido patrocinado. Simplemente, soy muy fan del tomate concentrado, el doble concentrado y el triple concentrado.

El tomate concentrado nos sirve para hacer salsas y guisos cuando no hay tomates frescos de calidad. Por lo tanto, es un básico de la cocina de toda la vida que actualmente es más complicado de encontrar, especialmente los doble o triple concentrados.

Los de factura española, como los de la marca Hida o marcas blancas de supermercados, suelen ser concentrados o doble concentrados (con aún menos líquido). El doble concentrado italiano, como puede ser el de la marca Mutti, es directamente una pasta con un sabor muy fuerte y peculiar.

Mutti doppio concentrato di pomodoro

Los tomates concentrados nos sirven, además, para las pizzas, solo hay que extender y no hace falta cocinarlos. Son una solución rápida y práctica que nos puede sacar de muchos apuros y que os recomiendo introducir en vuestra cocina habitual.

Cuando miréis el precio, pensad que son productos que vamos a estirar con agua o caldo y que se miden a cucharadas, por lo un tubo de doble concentrado tiene más duración que una lata grande de tomate triturado (aunque evidentemente no va a ser el mismo resultado).

Receta de salsa de tomate y champiñones

Ingredientes para 4 raciones

  • 2 cucharadas de tomate doble concentrado Mutti o 4 de Hida
  • 2 – 4 cucharadas de aceite de oliva
  • 150g de champiñones naturales a la plancha o de bote escurridos
  • 3 dientes de ajos o 1 cucharada de ajo en polvo
  • 1 cebolla blanca grande
  • 1 cucharada sopera de albahaca (aunque yo le puse orégano)
  • 1 cucharadita de postre de pimienta negra molida
  • 1 taza de agua de la cocción de la pasta o el arroz (por el almidón)
  • Sal
  • Opcional: maicena o kuzu, harina de almendras

Indicaciones

  1. Cocemos la pasta según las instrucciones del paquete.
  2. Colamos y reservamos el agua de la cocción, al menos una taza para la salsa, pero podemos reservar más para usar en los siguientes pasos.
  3. Lavamos bien los champiñones y los fileteamos.
  4. Los salteamos con una cucharada de aceite. Podemos añadir un poco de agua (normal o de cocción de la pasta) y hacerlos a fuego medio, con la tapa. Reservamos.
  5. Pelamos y cortamos en juliana la cebolla blanca.
  6. Fileteamos los ajos, pelados.
  7. En un sartén, a fuego medio, pochamos la cebolla con los ajos con una cucharada de aceite y medio vaso de agua (puede ser de cocción). La cebolla y el ajo se echan a la sartén sin esperar a que esta se caliente.
  8. En un recipiente para batidora (puede ser de mano, yo uso la Nutribullet o el robot de cocina) ponemos todos los ingredientes de la lista.
  9. Batimos hasta que quede la consistencia deseada. Para que ligue mejor, si no queremos añadir más aceite, podemos poner una cucharada de maicena o de kuzu bien desechos en un poquito de agua caliente. También podéis usar harina de almendras.
  10. Corregimos de sal, pimienta o especias y volvemos a batir para que queden bien incorporadas.
  11. Para aligerarla, se añade más agua de cocción, pero os recomiendo hacerlo cuando mezclamos con la pasta o durante la cocción (por ejemplo con albóndigas).

Este es un ejemplo típico de uso de la salsa de tomate y champiñones. Lo que hice fue acabar de cocinar las albóndigas con la salsa a fuego bajo, con tapa, durante 5 minutos.

Después, la mezclé con los espaguetis en la misma olla donde había cocinado la pasta. Usar la olla de la pasta y el agua de cocción es muy útil para obtener un buen resultado y que el emplatado sea así de limpio.

Salsa de tomate y champiñones rápida

Pesto de aguacate y almendras: vegano y saludable

pesto de aguacate y almendras

Con este pesto de aguacate y almendras podrás aprovechar esos aguacates que se te han pasado un poco de fecha (a no ser que te quieras hacer una mascarilla facial, otra gran opción).

Os animo a que los aguacates que compréis sean de proximidad, y que la compra sea con mesura. Mi opción son los aguacates de la Axarquía de Málaga de Exotic Fruit Box.

En el blog no hay muchas recetas con aguacate, aunque sea el logo de Mi Dieta Vegana. Esto es así porque el oro verde se ha convertido en un problema a nivel mundial por su consumo en zonas donde no se produce (como los EEUU).

Por si no os convence, aquí tenéis otra receta de pesto más tradicional, también 100% vegetal, con anacardos.

Si te apetece compartir en redes sociales, recuerda usar el hashtag #midietavegana para que vea lo bien que te ha quedado.

Receta de pesto de aguacate y almendras

Ingredientes para 4 raciones

  • 4 raciones de pasta
  • 1 aguacate
  • 30 g de almendras
  • 2 cucharadas de aceite de oliva virgen
  • agua de la cocción de la pasta
  • 1 pizca de sal
  • almendra en cuadraditos para decorar

Este pesto de aguacate vegano también se puede hacer con almendras, anacardos o piñones, pero las almendras suelen ser más fáciles de conseguir y mucho más baratas. A mi los piñones me encantan, pero lo cierto es que son una compra muy ocasional y para platos de recetas especiales. Para algo de batalla, prefiero frutos secos más asequibles.

Indicaciones

  1. Cocinamos la pasta en agua abundante siguiendo las instrucciones.
  2. Escurrimos reservando el agua de la cocción. También puede servir el agua de cocer patata.
  3. En el recipiente de la batidora, ponemos los ingredientes de la pasta con un cacito de agua.
  4. Batimos bien
  5. En un bol, ponemos la salsa y la pasta.
  6. Si nos queda muy densa, podemos añadir más líquido.
  7. Servir aún caliente y con las almendras en cuadraditos.
pesto de aguacate

Pasta con salsa de calabaza y guisantes

Pasta con salsa de calabaza y queso

No siempre nos apetece salsa de tomate y esta pasta con salsa de calabaza puede ser una buena solución para salir de la rutina en la temporada de esta hortaliza. La calabaza es muy versátil y tenemos que dejarla de verla como una mera opción para purés o tartas. Además, si las compramos enteras, podemos llegar a aborrecerla si la consumimos siempre igual. Por aquí te dejo una receta de bocaditos y otra de pastelitos a base de calabaza para salir de esa rutina.

¿Qué queso utilizar? Lo cierto es que un buen queso vegano es importante porque parte del gusto de la salsa va a depender de él. De los quesos comerciales que podemos encontrar ya fácilmente, incluso en grandes superficies, te recomiendo el bloque de Violife estilo mozzarella o equivalente.

En mi caso, tuve la suerte de tener un alijo de queso vegano artesano de Väcka, así que pude elegir. Elegí el Sain Nectaire porque así pude rayar la corteza y usar el centro cremoso para la salsa cremosa.

Receta de Pasta con salsa de calabaza y guisantes

Ingredientes para 4 raciones

  • 80-100 gr de pasta de espagueti integral por persona (o la recomendación que corresponda en cada caso)
  • 100 gr de guisantes
  • opcinal: un puñadito de queso vegano para rallado o que se pueda rallar.

Para la salsa:

  • 500 gr de calabaza cruda sin piel
  • 20 gr de aceite de oliva virgen
  • 80 gr de queso vegano
  • agua caliente de la cocción de la pasta
  • sal y pimienta al gusto

Indicaciones

  1. Empezamos por la calabaza, que es posible que tengáis ya asada.
  2. Precalentamos el horno a 180ºC.
  3. Troceamos a dado 500 gr de calabaza cruda sin piel.
  4. Colocamos la calabaza en un recipiente para horno o en la bandeja con una silicona de horno.
  5. Pintamos los trozo con los 20 gr de aceite de oliva (una cucharada sopera), mejor con un pincel.
  6. Horneamos durante unos 35 minutos o hasta que esté tierna.
  7. Mientras, cocemos los guisantes en agua caliente durante unos 7-8 minutos desde que esta empieza a hervir, que nos queden enteros.
  8. Colamos y reservamos. Si están muy cocinados, será necesario atemperarlos metiéndolos en un bol de agua frío con hielo.
  9. Cocinamos la pasta siguiendo las instrucciones del paquete, sin añadirle nada al agua.
  10. Escurrimos la pasta guardando parte del agua y la dejamos en el colador.
  11. En un bol, colocamos todos los ingredientes de la salsa, añadimos un media taza de agua de la cocción y batimos. Lo podéis hacer con el tipo de batidora que queráis, ya sea de mano (grumosa) o estilo Nutribullet (más fina).
  12. Incorporar la sal y la pimienta a la salsa, batir y probar.
  13. La textura va a ser al gusto, podéis incorporar un par de cucharadas de agua y batir.
  14. Añadimos la pasta y los guisante y removemos bien.
  15. Podemos reservar algunos guisantes para colocarlos por encima y dar un toque de color.
  16. Servimos aún caliente con el queso rallado.
Pasta con salsa de calabaza
Pasta con salsa de calabaza

Wok de verduras con soja texturizada satay

wok de verduras con soja texturizada estilo satay

Un plato rápido y sencillo de hacer en casa es el wok de verduras con soja texturizada.

En esta receta he usado una salsa a base de cacahuete muy típica del sudeste asiático, pero es muy probable que no tengas salsa satay a mano.

Aunque el plato cambia muchísimo, puedes usar pasta de curry para hacerlo y también queda riquísimo. Las pastas de curry son una maravilla para hacer que un plato quede sabroso en segundos.

Vigila al comprar el bote de salsa, ya que hay muchos currys que no son veganos. Es habitual encontrarnos que llevan salsa de marisco, por ejemplo. Al ser un alérgeno, aparecerá resaltado, pero tendremos que leer bien la etiqueta. 

Tampoco es probable que dispongas de un auténtico wok en casa, y mucho menos de un fogón para wok. Así que no será un plato de wok auténtico, pero nos conformaremos con aplicar una de las técnicas de cocción típicas del wok con una sartén alta y una tapa.

La tapa (y el vasito de agua) es el truco de todo esto. Es lo diferencia entre tener verdura pochada o al dente. No hace falta que sea una tapa que encaje, la mítica de aluminio multiusos te vale.

Si te apetece compartir en redes sociales, recuerda usar el hashtag #midietavegana para que vea lo bien que te ha quedado.

wok tradicional
Esto es un wok y si quieres uno, necesitas un fogón especial.

Receta de wok de verduras con soja texturizada satay

Ingredientes para el Wok de verduras

  • 2 zanahorias medianas
  • 1 cebolla
  • 1 o 2 pack choi
  • 1 pimiento rojo
  • 2 cabezas de ajo
  • 2 cucharadas de aceite de oliva extra
  • 1 vaso de agua
  • Sal
  • Aquí queda muy bien el calabacín y el maíz.
  • Opcionales: podéis cambiar la sal por yondu, salsa de soja o tamari.

Si no encontráis pak choi, que es una verdura que viene de Asia pero que ya se cultiva en España, puedes usar acelgas o espinacas. Las espinacas se quedan en nada y la formas de cocinadarlas es más similar entre acelgas y pak choi.

Indicaciones para el Wok de verduras

  1. Lavamos muy bien la verdura de hoja verde, hoja por hoja.
  2. Separamos la penca de la acelga o el pak choi de las hojas.
  3. Cortamos las hojas muy finas y reservamos la mitas para comer crudas.
  4. Pelamos la cebolla y la cortamos fina.
  5. Lavamos muy bien las zanahorias y o bien fortamos con un cepillo la piel, o bien las pelamos.
  6. Las cortamos a bastoncitos.
  7. Si vas a poner calabacín, bien lavado y también a bastoncitos.
  8. El pimiento lo podemos cortar tambien a bastoncitos, pero a mi me gusta más a cuadraditos. Para el wok, se puede hacer a aros finos, del tamaño de los bastoncitos de zanahoria.
  9. Pelamos el ajo y lo laminamos.
  10. Ponemos dos cucharadas de aceite de oliva virgen en una sartén alta o un wok a fuego medio.
  11. Doramos el ajo.
  12. Añadimos el resto de verduras (recordad que hemos reservado parte de las hojas verdes, pero no las pencas).
  13. Al mismo tiempo, añadimos un vaso de agua y ponemos la tapa.
  14. Cocinamos de esta forma durante unos 3-5 minutos a fuego bajo – medio. Podemos ir removiendo y vigilando el agua, ya que depende de vuestra sartén y tipo de fuego.
  15. La idea es que no se cueza la verdura del todo, así que mejor menos que más.
  16. Quitamos la tapa, subimos el fuego y vamos removiendo hasta que el agua se haya evaporado.
  17. ¡Ya lo tenemos! Reservamos en un recipiente a parte, porque sino se seguirían haciendo.

Ingredientes para la Soja Satay

  • 80 gramos de soja texturizada gruesa o media
  • 1 cucharada de aceite de oliva
  • 2 cucharadas rasas de pasta para salsa satay
  • 1 cucharada de nata de coco o 3 cucharadas de crema de soja
  • 1 vaso de agua
  • 1 cucharada de salsa de soja
  • 1 cucharadita de ajo en polvo
  • Opcional: 1 cucharadita de chile picante en polvo o copos
  • Opcional: 1 hoja verde lavada y picada (acelga, pak choi, espicanas)

Indicaciones para la Soja Satay

  1. Remojamos la soja texturizada en agua caliente durante 10-15 minutos. También podemos usar caldo vegetal suave.
  2. Una vez esté blanda, la escurrimos muy bien, aprentándola para que suelte toda el agua.
  3. La colocamos en un bol y le añadimos el aceite de oliva y la soja y las especias de nuestra elección.
  4. En una sartén caliente, rehogamos la soja texturizada hasta que esté doradita.
  5. En ese momento, añadimos el resto de ingredientes: la salsa, la nata de coco, el vaso de agua y la hoja verde picada.
  6. Mezclamos todo bien y a fuego lento dejamos que se evapore el agua, sin perder la textura de salsa.
  7. Reservamos

Montado el plato de Wok de verduras con soja texturizada

  1. Si le vas a añadir pasta, cuécela el tiempo indicado con agua abundante y una pizca de sal.
  2. Escurre bien la pasta. Yo le pongo uno 30 – 40 g en seco por persona.
  3. En una de las sartenes o en un wok, mezclamos las verduras con la soja texturizada.
  4. Añadimos la pasta, mezclamos.
  5. Corregimos de sal y servimos.
  6. Por últimos, añadimos las hojas crudas cortadas finas.

Podemos añadir por encima pimienta o picante, como se ve en la foto.