Barritas de lentejas crujientes

barritas de lentejas crujientes

Las barritas de lentejas crujientes son una forma fácil de comer lentejas todo el año, se hacen en poco tiempo y son mucho menos complicadas que las croquetas. Porque, por muy ricas que estén las croquetas, siempre nos van a llevar mucho más tiempo y no siempre disponemos de este.

Las lentejas son una de las legumbres más socorridas de la cocina española, y con esta receta podrás variar un poco de los guisos más de invierno o las ensaladas veraniegas. La proteína vegetal de la lenteja no es «completa», es decir, no contiene todos los aminoácidos esenciales.

Sin embargo, si llevas una dieta equilibrada, esa parte del puzzle que le falta la consumirás fácilmente a través de cereales integrales. No es necesario que acompañes siempre las lentejas con arroz en la misma comida. Nuestro cuerpo tiene la capacidad de almacenar los aminoácidos durante un tiempo para formar las proteínas completas que necesitas. Es por esto que tomar proteínas animales no ofrece ninguna ventaja.

Receta de barritas de lentejas crujientes

Ingredientes

  • 250 g de lentejas cocidas
  • 1 cucharada sopera de harina de maíz
  • 40 g de margarina vegetal
  • 1 cucharadita de ajo en polvo
  • 1 cucharadita de orégano
  • 1/2 cucharadita de pimienta molida
  • pan rallado, panko o harina de almendra
  • 1 pizca de sal

Para el rebozado:

  • 2 cucharadas soperas de harina de garbanzo, vegg o Yolanda para rebozar sin huevo
  • Aceite para freír si es vuestra opción de cocción

La margarina la podéis cambiar por el mismo peso de aceite de oliva virgen, pero por textura y sabor a mi me gusta más como quedan con margarina.

Evidentemente, podéis añadir otras especias. Yo soy muy básica y siempre uso las mismas.

Sobre el hecho de rebozar, seguramente os queda una masa muy poco trabajable, que si no rebozáis se os deshará, así que aquí no veo otra opción que no rea hacer un rebozado

Indicaciones

  1. Escurrimos bien las lentejas cocidas.
  2. Las aplastamos con un tenedor. Puedes usar un procesador de alimentos, pero si no las haces puré, necesitamos que tengan cierta integridad y que algunas queden enteras.
  3. Añadimos la harina tamizada y el resto de ingredientes de la masa.
  4. Mezclamos bien. Nos va a quedar húmeda y poco agradable de trabajar, así que es importante que esté lo más fría posible. La podéis dejar reposar en la nevera.
  5. Damos forma de barrita, de al menos un dedo de grosor.
  6. Mezclamos la harina de rebozado de nuestro elección con agua, hasta que nos quede igual de líquido que nos quedaría un huevo. Colocamos en un plato.
  7. En otro plato, colocamos el panko, el pan integral o la harina de almendra o lo que vaya a utilizar para empanar.
  8. Pasamos las barritas por el falso huevo y luego las empanamos, teniendo en cuenta que son bastante endebles.
  9. En una sartén ponemos aceite o bien para freír o bien para hacer a la plancha.
  10. Necesitaremos que el aceite esté a alta temperatura para que se hagan muy crujientes por fuera, con cuidado de que no se quemen. También las podéis hacer al horno, teniendo en cuenta que hay que darles la vuelta.

Nosotros nos comimos estas barritas de lentejas crujientes acompañadas de calabacín y cherrys a la plancha con brócoli al vapor.

barritas de lentejas

Hamburguesas de lentejas y calabacín

Hamburguesa de lentejas y calabacín

Las hamburguesas de lentejas y calabacín, o cualquier otra verdura u hortaliza similar, son un clásico de la cocina vegetal. También es cierto que es muy fácil que este tipo de hamburguesa se deshaga si no ponemos ingredientes que ayuden a amalgamar.

Aunque ya tenéis una receta de hamburguesa que no se deshace, de garbanzos, quería hacer una que quedase jugosita por dentro. Aquí entran el calabacín, la cebolla (o el puerro) y el frío.

A una hamburguesa rápida de hacer no le podemos pedir muchas cosas, y si no vamos a tener tiempo de enfríar la masa, para que quede firme lo que hacemos es comprometer la jugosidad.

En este caso, la receta es para que hagáis una prueba y, si os gusta, hagáis en cantidad, ya que es una receta que necesita unas horas de nevera. En estas situaciones, hacer solo 3 raciones (que serán 2 o 3 hamburguesas según vuestras necesidades) no tiene mucho sentido, ya que lo ideal es hacer unas 8. El mismo trabajo y, sin duda muchas más comidas y cenas resueltas.

Receta de hamburguesas de lentejas y calabacín

He utilizado lentejas de bote, que suelen estar más firmes que las que hacemos en casa, ya que suelen entender que las vamos a calentar o acabar de cocer con otros ingredientes. Para esta receta, tus lentejas han de estar firmes, como si fuesen para ensalada, evitando que la masa de la hamburguesa quede como paté.

La harina de garbanzo se puede sustituir por maíz o arroz. O por trigo, avena o espelta en el caso que no os importe que lleven gluten. Pero a más cambios, más se nos moverán las proporciones.

Ingredientes para 3 raciones

  • 600 gr de lentejas cocidas
  • 50 gr de calabacín
  • 50 gr de cebolla
  • 2 cucharadas rasas de semillas de lino
  • 4 cucharadas de de agua
  • 2 cucharada colmadas de harina de garbanzos
  • 6 cucharadas de aceite de oliva
  • 1 cucharada rasa de sazonador al gusto
  • 1 cucharadita de pimienta
  • sal
  • Opcional: harina de almendras para empanar

Indicaciones

  1. Empezamos haciendo el huevo vegano: batimos las semillas de lino con las 4 cucharadas de agua. Es mejor que el lino esté molido al momento, para que no se oxide, y no dejar la semilla entera, para no andar encontrándonosla. Reservamos o esperamos hasta que esté denso.
  2. Cortamos la cebolla a dados pequeños.
  3. En una sartén caliente, ponemos dos cucharadas de aceite de oliva y la cebolla, a fuego bajo.
  4. Lavamos bien el calabacín, lo cortados a cuadraros pequeñitos y lo echamos a la sartén con la cebolla.
  5. La intención es que el calabacín y la cebolla estén pochaditos, así que podemos usar la tapa para que no se evapore todo el agua que desprenden.
  6. En un bol, ponemos las lentejas cocidas escurridas y las machacamos. Os recomiendo no hacerlas puré ni batirlas, ni machacarlas del todos.
  7. Añadimos el sazonador de vuestra elección (pueden ser las especies que queráis, el curry suele queda genial), la sal y la pimienta.
  8. Escurrimos bien el calabacín y la cebolla y lo añadimos al bol de lentejas junto al huevo vegano, removiendo bien todo para que se mezcle.
  9. Ahora es el momento de añadir la harina de garbanzo. Debemos comprobar que no nos quede una masa húmeda del todo, sino ligeramente enganchosa, que se pueda trabajar con ella. Eso va a depender mucho de la harina y de las verduras, así que puede necesitar más o menos cantidad. Ves incorporando poco a poco y anota en tu caso la cantidad exacta.
  10. Es el momento de meter la masa en un táper cerrado y dejarla reposar al menos 2 horas en la nevera. No pasa nada si es de un día para otro. También puedes dejarlas reposar ya formadas.
  11. A mi me gusta empanarlas con harina de almendra, pero no es necesario. Si usas harina de almendra, ha de ser una capa muy bien ya que quede perfectamente enganchada o se irá todo al aceite (que ha de estar muy, muy caliente).
  12. Aunque las podéis freír, es mejor opción hacerlas a la plancha con unas pocas cucharadas de aceite, o al horno.

Aquí veis el acompañamiento que le di a mis hamburguesas de lentejas y calabacín: hortalizas a la plancha.