Hamburguesas de lentejas y calabacín

Hamburguesa de lentejas y calabacín

Las hamburguesas de lentejas y calabacín, o cualquier otra verdura u hortaliza similar, son un clásico de la cocina vegetal. También es cierto que es muy fácil que este tipo de hamburguesa se deshaga si no ponemos ingredientes que ayuden a amalgamar.

Aunque ya tenéis una receta de hamburguesa que no se deshace, de garbanzos, quería hacer una que quedase jugosita por dentro. Aquí entran el calabacín, la cebolla (o el puerro) y el frío.

A una hamburguesa rápida de hacer no le podemos pedir muchas cosas, y si no vamos a tener tiempo de enfríar la masa, para que quede firme lo que hacemos es comprometer la jugosidad.

En este caso, la receta es para que hagáis una prueba y, si os gusta, hagáis en cantidad, ya que es una receta que necesita unas horas de nevera. En estas situaciones, hacer solo 3 raciones (que serán 2 o 3 hamburguesas según vuestras necesidades) no tiene mucho sentido, ya que lo ideal es hacer unas 8. El mismo trabajo y, sin duda muchas más comidas y cenas resueltas.

Receta de hamburguesas de lentejas y calabacín

He utilizado lentejas de bote, que suelen estar más firmes que las que hacemos en casa, ya que suelen entender que las vamos a calentar o acabar de cocer con otros ingredientes. Para esta receta, tus lentejas han de estar firmes, como si fuesen para ensalada, evitando que la masa de la hamburguesa quede como paté.

La harina de garbanzo se puede sustituir por maíz o arroz. O por trigo, avena o espelta en el caso que no os importe que lleven gluten. Pero a más cambios, más se nos moverán las proporciones.

Ingredientes para 3 raciones

  • 600 gr de lentejas cocidas
  • 50 gr de calabacín
  • 50 gr de cebolla
  • 2 cucharadas rasas de semillas de lino
  • 4 cucharadas de de agua
  • 2 cucharada colmadas de harina de garbanzos
  • 6 cucharadas de aceite de oliva
  • 1 cucharada rasa de sazonador al gusto
  • 1 cucharadita de pimienta
  • sal
  • Opcional: harina de almendras para empanar

Indicaciones

  1. Empezamos haciendo el huevo vegano: batimos las semillas de lino con las 4 cucharadas de agua. Es mejor que el lino esté molido al momento, para que no se oxide, y no dejar la semilla entera, para no andar encontrándonosla. Reservamos o esperamos hasta que esté denso.
  2. Cortamos la cebolla a dados pequeños.
  3. En una sartén caliente, ponemos dos cucharadas de aceite de oliva y la cebolla, a fuego bajo.
  4. Lavamos bien el calabacín, lo cortados a cuadraros pequeñitos y lo echamos a la sartén con la cebolla.
  5. La intención es que el calabacín y la cebolla estén pochaditos, así que podemos usar la tapa para que no se evapore todo el agua que desprenden.
  6. En un bol, ponemos las lentejas cocidas escurridas y las machacamos. Os recomiendo no hacerlas puré ni batirlas, ni machacarlas del todos.
  7. Añadimos el sazonador de vuestra elección (pueden ser las especies que queráis, el curry suele queda genial), la sal y la pimienta.
  8. Escurrimos bien el calabacín y la cebolla y lo añadimos al bol de lentejas junto al huevo vegano, removiendo bien todo para que se mezcle.
  9. Ahora es el momento de añadir la harina de garbanzo. Debemos comprobar que no nos quede una masa húmeda del todo, sino ligeramente enganchosa, que se pueda trabajar con ella. Eso va a depender mucho de la harina y de las verduras, así que puede necesitar más o menos cantidad. Ves incorporando poco a poco y anota en tu caso la cantidad exacta.
  10. Es el momento de meter la masa en un táper cerrado y dejarla reposar al menos 2 horas en la nevera. No pasa nada si es de un día para otro. También puedes dejarlas reposar ya formadas.
  11. A mi me gusta empanarlas con harina de almendra, pero no es necesario. Si usas harina de almendra, ha de ser una capa muy bien ya que quede perfectamente enganchada o se irá todo al aceite (que ha de estar muy, muy caliente).
  12. Aunque las podéis freír, es mejor opción hacerlas a la plancha con unas pocas cucharadas de aceite, o al horno.

Aquí veis el acompañamiento que le di a mis hamburguesas de lentejas y calabacín: hortalizas a la plancha.