Col asada al horno: dos recetas fáciles

col asada al horno

Aquí van 2 formas diferentes de hacer col asada al horno, para que veas que hay más de una forma de comer repollo y que no siempre ha de ser hervida o al vapor.

La col, como la coliflor, tiene bastante mala fama. Evidentemente, te puede no gustar el sabor, pero es posible que tu problema tenga más que ver con el olor. La col asada no tiene nada que ver con la cocina, hervida o al vapor, así que le puedes dar una oportunidad.

Puedes hacerla cortada en juliana con bechamel, esa es la opción más fácil pero a mi me parece la menos interesante.

Y es que las dos opciones que te dejo aquí, mi favorita es la del picadillo, pero seguro que la que lleva queso, si eres quesero, te atrapa.

Receta de Col asada al horno

Ingredientes

  • 1/2 col repollo.

Opción 1

  • 1/2 cucharadita rasa de pimienta negra molida
  • 1/2 cucharadita rasa de nuez moscada
  • 1 cucharadita rasa de comino molido
  • 1 cucharadita colmada de orégano
  • 3 cucharadas de aceite de oliva virgen
  • 20 ml de crema de soja
  • Opcional: 2 puñados de queso vegano rayado
  • sal

Opción 2

  • 1 tomate fresco picado
  • 1 pimiento rojo pequeño o dos verdes cortado a cuadraditos muy pequeños
  • 1 cebolla blanca mediana cortada a cuadraditos muy pequeños
  • 3 cucharadas de aceite de olivas virgen
  • 2 cucharadas de vinagre de manzana o de arroz
  • 1 punta de cucharadita de pimienta
  • Opcional: 1 cucharadita rasa de pimentón dulce o picante, al gusto
  • sal

Indicaciones

  1. Lavamos la col y descartamos las primeras hojas. Estas nos pueden servir para hacer vapor, por ejemplo.
  2. Cortamos la mitad en juliana o en tiras más gruesas. Si la queremos al dente, mejor más gruesa. Si las quieres más cocinadas, en juliana.
  3. Precalentamos el horno a 180ªC.
  4. En un recipiente de horno grande, que ocupe casi toda la bandeja, colocamos la col.
  5. Mezclamos los ingredientes de la opción escogida en un bol.
  6. En el caso de la primera opción, verteremos en la col antes del horneado.
  7. Horneamos unos 30 minutos, en la parte de abajo vigilando que no se queme pero que quede suficientemente hecha.
  8. Con la primera opción, es mejor servir caliente.
  9. Con la segunda opción, el picadillo, esperamos a que la col se atempere y lo añadimos. A más tiempo lo dejemos, más gusto tendrá.
col asada al horno
Col con crema de soja y queso vegano.

Champiñones a la cerveza

champiñones borrachos encebollados

Los champiñones a la cerveza son champiñones al horno con cerveza, y no tiene mucho secreto pero quedan deliciosos.

En este caso le vamos a poner una cama de cebolla porque con el líquido sobrante haremos una salsa. Se puede hacer la cama con patata, batata, zanahoria o lo que más nos guste.

Con 20 minutos de hornos, el alcohol de la cerveza se habrá evaporado, aunque es posible que aún estén más tiempo, en mi horno son unos 40 minutos. También puedes usar cerveza sin alcohol o cerveza sin gluten, en el caso de que lo necesites. Piensa que si usas una cerveza con toques cítricos, estos estarán en la salsa.

Receta de Champiñones a la cerveza

Ingredientes

  • 500 g de champiñones enteros
  • 1 cebolla blanca grande o una manojo de cebollitas
  • 3 dientes de ajo
  • 20 ml de cerveza (un quinto, en Cataluña)
  • el zumo de medio limón
  • 3 cucharadas de aceite de oliva
  • sal
  • pimienta negra molida

Usa una cerveza de tu elección. Para saber si es vegana, visita barnivore.com o tu foro vegano habitual.

Indicaciones

  1. Haz zumo con medio limón y cuélalo, que no tenga pepitas.
  2. Cortamos parte del tallo de los champiñones.
  3. Los limpiamos bien, debajo del chorro de agua.
  4. Pelamos los dientes de ajo y la cebolla.
  5. Cortamos la cebolla en juliana y los ajos en dos o tres partes.
  6. En un recipiente grande de horno, repartimos la cebolla y los ajos, haciendo la cama para los champiñones. Si quieres poner patata o zanahoria, ahora es el momento.
  7. Añade la cerveza y el zumo de limón.
  8. Coloca los champiñones enteros repartidos por el recipiente.
  9. Pon las 3 cucharadas de aceite por encima de los champiñones.
  10. Salpimienta los champiñones.
  11. Precalentar el horno a 220ºC.
  12. Bajamos a 180ªC y horneamos durante al menos 20 minutos, con la bandeja del horno en la mitad.
  13. Podemos darle la vuelta a los champis y subir la bandeja, horneando 5 minutos más.
  14. Nos quedamos con el líquidos, la mitad de la cebolla y todo el líquido para hacer una salsa.
  15. Servimos los champiñones a la cerveza calientes, con o sin la salsa como tapa o guarnición.

La receta de la salsa la tienes aquí.

champiñones a la cerveza en salsa
Champiñones a la cerveza en su salsa.

Galletas de jengibre y canela veganas

Galletas de jengibre

Las galletas de jengibre son un clásico de las Navidades, aunque yo no tengo el molde de muñequito. Aquí mucha gente conoce esas galletas por Jengi, de Shreck, o por las pelis navideñas americanas.

Aquí ya le habían comida las piernas al pobre Jengi.

Sea como sea, son unas galletas que van muy bien con el café o con el té, que pueden tomar muchas formas y que puedes decorar al gusto.

A mi el glaseado me parece demasiado, pero si os apetece poneros a decorar galletas, os recomiendo echarle un ojo a este post de In My Vegan Kitchen. Es un actividad muy relajante.

Si buscas más recetas navideñas o festivas, no te pierdas el artículo Navidad Vegana.

Receta de Galletas de jengibre

Galletas de jengibre
Mi molde de gatito nunca defrauda.

Ingredientes para dos bandejas de galletas

  • 450 g de harina de trigo integral
  • 200 g de margarina
  • 50 g de azúcar blanquilla
  • 60 ml de agua
  • 15 g de levadura química
  • 1 cucharada sopera colmada de jengibre molido
  • 1 cucharada sopera colmada de canela molida
  • 1 cucharadita rasa de nuez moscada o de clavo molido
  • sal

Podrás añadir más o menos especias, pero para el resto de ingredientes es mejor pesar y hacerlo tal cual. El azúcar ya está al mínimo, y no va a ser mejor por usar siropes o panela (van por la misma ruta metabólico, al cuerpo le parecen casi lo mismo).

Sobre la levadura química, si usas harina de trigo refinada, entonces necesitas 12 g. Con la integral siempre hay que tener en cuenta que necesita un poco más de ayuda para subir.

Indicaciones

  1. Sacamos la margarina de la nevera y la pomamos. Es decir, le quitamos el frío y la dejamos muy blanda. Lo podemos conseguir de diferentes formas, puedes usar el microondas 10 segundos con la opción descongelar, por ejemplo.
  2. En un bol grande, ponemos todos los ingredientes secos y mezclamos bien.
  3. Añadimos el agua y la margarina pomada.
  4. Nos lavamos bien las manos, cepillando las uñas, porque vamos usarlas para amasar.
  5. Incorporamos los ingredientes líquidos y amasamos con las manos.
  6. En una superficie lisa y muy limpia, ponemos nuestra masa.
  7. La estiramos bien con un rodillo, que quede bien fina. Si no tienes, lo puedes hacer con paciencia y las manos.
  8. Saca la bandeja del horno, coloca papel de horno o una silicona de horno.
  9. Precalienta el horno a 180ºC.
  10. Usa los cortadores de galleta que más te apetezcan. A mi me gustan gorditas, pero las puedes hacer finas. Ten en cuenta que van a crecer.
  11. Ves colocando las galletas con algo de espacio en la bandeja (con papel o con silicona).
  12. Con los recortes que queden, vuelve a hacer una pelota y a estirarla.
  13. Con la cantidad de la receta necesitarás mínimo dos horneados.
  14. Hornea durante 15 minutos si son finas o 20-25 si son más gruesas.
  15. Déjalas enfriar sin apilarlas.
  16. Decóralas si te apetece. Yo les hes puesto un poco de azúcar glas, usando un colador y golpecitos.

Estas galletas de jengibre se conservan muy bien en un tala hermética de galletas, es posible que tengas alguna en casa de galletas compradas.

Galletas de jengibre

Paté de cabracho vegano

Paté de cabracho vegano

Una de las peticiones navideñas ha sido el paté de cabracho vegano. Es uno de los platos tradicionales de las cocinas asturiana, cántabra y vasca.

Es muy típico acompañarlo de veganesa, aunque a mi no me convence mucho, pero también puedes hacer una tofunesa si buscas que sea una combinación muy proteica.

Un plato casi desconocido para mi, pero del que tenía un buen recuerdo de haberlo probado en Distrito Vegano.

Me parece una muy buena opción para servir en un pica pica, con otros patés o con una tabla de quesos. Está hecho a base de garbanzos, tomate concentrado (os recomiendo Hida, alga nori y agar agar.

Si no tenéis alga nori en copos, podéis usar una hoja de alga nori de sushi triturada. También pueden usar wakame, pero siempre en coposo o muy bien triturada. No querrás hebras en el paté.

El agar agar es un alga, pero también un gelificante. Es importante que el agar agar sea en polvo, muy fino, y no en versión alga, ya que no nos dará el mismo resultado. Cuidado con poner de más, porque con muy poco ya gelifica bien. El horno es necesario ya que el agar agar necesita una temperatura de 85ºC o más para cambiar al estado que nos interesa.

Receta de paté de cabracho vegano

Ingredientes

  • 500 g gramos de garbanzos cocidos pelados
  • 75 g de nata de vegetal
  • 3 cucharadas soperas rasas de tomate doble concentrado
  • 1 cucharada sopera rasa de algas nori en copos
  • 3 cucharaditas de café rasas de agar agar en polvo
  • 4 cucharadas soperas rasas de lino
  • 1/2 taza de agua
  • 1/2 cucharadita rasa de pimienta
  • 1 cucharadita rasa de nuez moscada
  • 1 cucharadita rasa de sal

Las cucharaditas siempre mejor con medidores, y no con las cucharas que tengamos por casa. Invierte en medidores de acero inoxidable que te durarán toda la vida.

Indicaciones

  1. Empezamos haciendo el huevo vegano.
  2. En el vaso de la batidora, ponemos las semillas de lino o de chía con las 8 cucharadas de agua y batimos. En el caso de tener semillas de lino en polvo, lo podemos mezclar con una cuchara en un bol pequeño. Necesitamos que tenga consistencia chiclosa. Reservamos.
  3. Pelamos los garbanzos de bote. Los puedes poner en agua con bicarbonato para que se desprenda más fácilmente.
  4. En un bol, ponemos todos
  5. Añadimos el alga nori en copos, una pizca de sal y pimienta.
  6. Trituramos los garbanzos con un robot de cocina.
  7. Añadimos el resto de ingredientes y mezclamos bien, podemos también batirlo en con el robot de cocina.
  8. Precalentamos el horno a 180ºC.
  9. Utilizaremos un molde alargado estilo plum cake para la forma de «pastel».
  10. Colocamos papel de horno. No os recomiendo engrasar.
  11. Rellenamos el molde con la masa.
  12. Colocamos en la bandeja del horno, puesta en la parte inferior.
  13. Horneamos entre 30 y 45 minutos, depende de tu horno
  14. Este paté de cabracho vegano se desmoda en frío.
  15. Sírvelo a temperatura ambiente con pan y crackers.
Paté de cabracho vegano
La parte superior siempre queda más oscura.

A menos nori uses, más rosadito va a quedar el paté, en vez de tan anaranjado. Aunque es habitual ponerle veganesa, a mi me gusta más sin.

paté de cabracho vegano
El paté queda con una textura estupenda.

Coliflor asada con bechamel y tofu

col asada con tofu

Estas cazoletas de coliflor asada con bechamel y tofu son ideales tanto para adictos a la coliflor como para personas a las que esta hortaliza no les hace mucha gracia.

Me parece siempre necesario tener una receta de aprovechamiento para todas aquellas recetas en las que hacemos algo tan grande como una coliflor entera.

También es una receta ideal si no te acaba de convencer el tofu: tienes el sabor intenso del marinado de la coliflor y la suavidad de la bechamel. Además le daremos un toque de mar a este tofu con el alga wakame.

Esta receta fue una petición de una seguidora, que sentía nostalgia de este plato, que se suele hacer con merluza. Si buscas recetas de Navidad o festivas, échale un ojo a este recopilatorio.

Receta de coliflor asada con bechamel

Ingredientes para 4 raciones

En este caso, aunque no soy muy de quesos comerciales, creo que el queso Violife rayado es el que mejor funciona. Pero puedes elegir cualquier otro queso que te guste y que creas que puede funcionar bien. Si no tienes queso vegano a mano, puedes poner pan rallado por encima, para que coja un bonito color al gratinar.

Indicadores

  1. Si no tienes preparadas la coliflor, empieza por ahí (receta en este enlace). En la hora u hora y media de horno, podrás preparar la bechamel y el tofu. Además, tendrás el horno listo para acabar la receta.
  2. En una olla ancha, pone el caldo, dos tazas de agua, un poco de sal y el alga wakame.
  3. Dejamos que cueza, no hace falta que hierva, y que se ablanden los copos.
  4. Partimos el tofu en 4 u 8 trozos, estilo filetes.
  5. Añadimos el tofu en la cazuelita y los dejamos 15 minutos a fuego lento, al mínimo.
  6. Apagamos el fuego y lo dejamos allí, que coja el sabor de mar del alga.
  7. Preparamos la bechamel (receta aquí). La puedes tener preparada del día anterior.
  8. Precalentamos el horno a 180ºC si ya teníamos la coliflor hecha.
  9. Despiezamos la col en arbolitos. El tronco lo podemos reservar para hacer crema.
  10. En 4 cazoletas, repartimos el tofu. También lo podemos poner todo en una fuente mediana para servirlo en platos.
  11. Colocamos unos 100 g de arbolitos en cada una, con las flores hacia abajo.
  12. Cubrimos la coliflor y el tofu con la bechamel .
  13. Añadimos el queso vegano como toque final.
  14. Horneamos a 180ºC durante 10-15 minutos teniendo cuidado de que no se nos queme la coliflor.
  15. Gratinar al gusto, según vuestro horno.
  16. Servir la coliflor con tofu y bechamel

Yo no soy muy fan de los gratinado, pero como podéis ver, aquí el grill le hubiese dado una apariencia estupenda. Eso sí, vigila como colocas la coliflor, los arbolitos han de estar al revés, con la parte que ha estado anteriormente expuesta en el horno resguardada.

col asada con tofu con bechamel
Y así quedó mi cazoleta de coliflor con tofu

Coliflor asada al horno

col asada al horno

¿Una coliflor asada al horno entera? ¿Así, sin más? Bueno, en realidad no es así sin más, la gracia de estar receta es el marinado que le vamos a poner a la coliflor. O la salsa.

Evidentemente, no es una idea que se me haya ocurrido a mi, porque meter una coliflor en el horno es un clásico de la cocina española. La diferencia va a estar en el salseo y aquí cada «maestrillo tiene su librillo». Te puedes quedar directamente con esta receta o le puede echar un ojo a la de Iosune de Danza de fogones o a las ideas que da El Comidista.

Esta receta para mi es la antesala de la Coliflor con (no) merluza, es decir, con tofu. Como el tofu ya está cocido y con poco que lo tengamos al horno ya vamos a tener el plato listo, podemos utilizar parte de esta coliflor para un plato que en muchas zonas es de fiesta.

¡Quién nos iba a decir que una coliflor al horno podía ser festiva! Esta receta está en el recopilatorio Navidad Vegana.

Receta de Coliflor asada al horno

Ingredientes

  • 1 coliflor entera de uno 800 gr sin hojas

Para la salsa clásica

  • 1 cucharadita rasa de pimentón de la vera dulce o picante
  • 1/2 cucharadita rasa de pimienta negra molida
  • 3 cucharadas soperas de aceite de oliva virgen extra
  • 1 pellizco de sal o 1 cuchada de salsa de soja
  • Opcional: 1 cucharada de aminos de coco
  • Opcional: 1/2 cucharadita rasa de chile en copos o 1 cucharadita de salsa picante

Para la salsa

  • 2 cucharadas de cilantro picado
  • 1/2 cucharadita rasa de pimenta negra molida
  • 1/2 cucharadita rasa de lemongrass
  • 1 cucharadita rasa de cúrcuma
  • 1 cucharadita rasa de ajo en polvo
  • 1 cucharada de aceite de oliva virgen extra
  • 1 cuchara de mantequilla de cacahuete
  • 1 cucharada de agua
  • 1 cucharada de salsa de soja o tamari
  • Opcional: 1 cucharada de aminos de coco
  • Opcional: 1/2 cucharadita rasa de chile en copos

La mantequilla de cacahuete la puedes cambiar por crema de almendra o por tahini, lo que tengas más a manos.

Indicaciones

  1. Precalienta el horno a 180ºC
  2. En bol, pon todos los ingredientes secos o en polvo de la salsa y mézclalos bien.
  3. Incorpora los líquidos y húmedos y sigue mezclando.
  4. Si no lo has hecho ya, quítale las hojas a la cabeza de coliflor.
  5. Lávala bien con aguan a chorro abundante.
  6. Colócala en un recipiente de horno. Se tiene que aguantas toda la cabeza bien, recuerda cortarle el tronco si hace falta (y no lo tires, que eso va a un puré).
  7. Con un pincel de silicona o una brocha, coloca el marinado de forma uniformes por la coliflor.
  8. Métela al horno durante unos 50 minutos, en la bandeja de en medio.
  9. No queremos que se nos queme, vigila tu horno. Si sabes que es de los que coge temperatura rápido, es mejor que bajes a 150ºC y añadas unos 10-15 minutos.
  10. Cuando veas que tiene buen color y que corre el riesgo de empezar a churruscare, sácala del horno y deja que se atempere un poco antes de servir.
  11. Si ya te ha cogido color o se te ha churruscado y no acaba de hacerse, puedes meterla 5-10 minutos en el microondas dentro de una vaporera grande.
  12. Si la vas a usar para otras recetas, vigila que quede entera, ya que si está muy blanda y le das más cocción, puede quedar incomible.

Hay que tener cuidado con el horno y no dejar la coliflor dentro con miedo a que se nos enfrié. Es mejor hacerla con tiempo, sacarla y para que que recupere el rollo crujiente y esté caliente, la metemos al horno unos minutos a 150ºC.

col asada al horno

Muffins de brócoli veganos

Prepara estos sencillos muffins de brócoli en un momento. Ideales para desayunar o merendar, pero también para picar algo.

Preparación: 15 mins

Horneado: 20 mins

Total: 35 minutos

Ingredientes

Para 6 muffins grandes o 12 pequeñitos:

  • 125 g de ramilletes de brócoli
  • 200 g de harina de trigo integral
  • medio sobre de levadura química
  • 2 cucharaditas de bicarbonato
  • 1 cebolla mediana
  • 200 ml de bebida de almendras sin azúcar Almond Breeze
  • 30 ml de aceite de oliva virgen extra
  • aceite de oliva ligero
  • uno o dos dientes de ajo
  • sal
  • orégano

Muffins de brócoli

Intrucciones

Precalentamos el horno a 180ºC mientras preparamos la masa.

Retiramos el tronco del brócoli, lo lavamos bien y lo reservamos par hacer una crema de verduras en otro momento. Cortamos lo ramilletes y los hacemos al vapor durante 7 minutos en una vaporera. Una vez estén hechos, los cortamos casi como si los hubiésemos rallado y reservamos.

Retiramos la capa dura de la cebolla y la cortamos en dado muy pequeños, lo más pequeños posibles. Retiramos la piel del diente de ajo y lo cortamos muy pequeño. Salteamos la cebolla y el ajo en una sartén con aceite de oliva ligero hasta que esté dorado. Resérvalo.

En un bol, mezcla  todos los ingredientes secos: harina, levaduda, sal (al gusto), orégano y bicarbonato.

En otro bol, mezcla los ingredientes líquidos y húmedos, incluyendo la bebida de almendras sin azúcar Almond Breeze, el brócoli al vapor y cortado, la cebolla y el ajo rehogados. Pásalo todo por la batidora.

Vertemos la parte líquidos en el bol de secos y mezclamos bien con las barillas para que no quede grumos.

Acuérdate de engrasar el los moldes si no son antiadherentes de silicona. También puedes usar moldes de papel de horno, en ese caso tampoco tienes que engrasar el molde.

Reparte la masa entre los moldes (depende del tipo de molde, te saldrán más o menos). ¡Llena solo dos tercios del molde porque a masa crece!

Hornea durante 20 minutos. Como cada horno es diferente, puede que tarde más. Puedes comprobar si están hechos con un palillo de madera. Ya puedes disfrutar de tus muffins de brócoli.

Como cualquier muffin o bizcocho, mejor si los dejas enfriar en una rejilla.

¡Atrévete a mojarlos en cualquier salsa de tu elección!