Curry de mango y garbanzos dulce picante

curry de mango y garbanzos

¿Te sorprende un curry de mango y garbanzos? Me encanta ponerle fruta a la comida principal, y borrar el concepto de «salado» que tenía hasta hace unos años.

Este tipo de recetas se puede hacer desde cero o con pasta de curry. Sinceramente, a mi me parece mucho más sencillo cocinar con pasta de curry. Es rápido y nos asegura sabor y color en el plato en pocos minutos. Las pastas de curry se pueden encontrar en supermercados asiáticos, aunque también en grandes superficies y en establecimientos especializados en alimentos del mundo.

Os recomiendo, eso sí, revisar bien las etiquetas. Es habitual encontrar que alguna pasta de curry contenga ingredientes de origen animal. Algunas de origen tailandés llevan salsa de gambas. Son las menos, pero nunca está de más revisar la etiqueta.

Si te preguntas que donde esté la proteína en este plato, la respuesta es muy sencilla: en los garbanzos, que también ricos hierro no hemo.

Receta de Curry de mango y garbanzos

Ingredientes para 2 raciones

  • 1 mango maduro
  • 1 cebolla blanca mediana
  • 1 calabacín pequeño o mediano
  • 400 g de pack choy (o de espinacas)
  • 300 g de garbanzos cocidos
  • 3 dientes de ajo
  • 100 ml de leche de coco lata con su grasa
  • 200 ml de agua
  • 1/2 cucharada sopera rasa de curry rojo (cuidado si pica)
  • 1 cucharada de postre de mantequilla de cacahuete.
  • sal
  • 1 cucharada de aceite de oliva
  • cilantro fresco

Estos ingredientes para mi son dos raciones, pero si te salen 4 platos de aquí para acompañar con arroz, puedes congelar las raciones que te sobre.

En esta receta, el mango es malagueño y de temporada, de los chicos de Exotic Frui Box.

Indicaciones

  1. Corta la base del pak choy (o de las espinacas).
  2. Lávalas a fondo y saca toda la tierra.
  3. Corta los vegetales (espinacas o pack choy) que tengas en una superficie bien limpia (recuerda ir limpiándola) en tirar de un dedo de grosor. Reservamos.
  4. Lava un manojillo de cilantro y cortalo pequeñito, reservando algunas hojas para decorar el plato. La forma fácil es hacer un pequeño atillo.
  5. Lava y pela el mango, y córtalo a dados pequeños. Queremos que se deshaga. Reserva.
  6. Pelamos la cebolla y la cortamos a dados pequeños, en brunoise que dice la gente que sabe. Lo mismo con el calabacín.
  7. Hacemos lo mismo con los ajos, que será lo primero que utilicemos.
  8. En una sartén antiadherente y alta, donde lo cocinaremos todo, podemos la cucharada de aceite.
  9. A fuego medio, doramos los ajos.
  10. Añadimos la cebolla y le removemos, cocinandos durante, 2-3 minutos.
  11. Añadimos el agua, el curry, la mantequilla de cacahuete y la leche con crema de coco y subimos el fuego.
  12. Mezclamos todos bien.
  13. Añadimos todo menos los garbanzos, mezclamos bien y dejamos que se cocine durante 15 minutos con el fuego al mínimo y la tapa puesta.
  14. No dejes se quede seco, pero no te pases añadiendo agua.
  15. Al pasar los 15 minutos, corregimos de sal.
  16. Añadimos los garbanzos y el cilantro cortado.
  17. Removemos y dejamos destapado, hasta que se consuma, a fuego medio.
  18. Recuerda ir removiendo, que no se nos queme.
  19. Servir calentito con un poco de cilantro fresco.

Si te apatece, lo puedes acompañar de una ración de arroz integral, de pan tostado o de fideos de arroz.

curry de mango y garbanzos con pan tostado
Este curry de mango y garbanzos está acompañado de pan tostado.

Hummus con mantequilla de cacahuete y mandarina

Hummus con mantequilla de cacahuete y mandarina

El hummus con mantequilla de cacahuete no es hummus, pero la mantequilla de cacahuete tampoco es mantequilla sino crema y aquí estamos. Le llamamos así en casa porque un día Rafa se equivocó de bote y en vez de tahina usó crema de cacahuete.

Otro día yo no tenía limón y usé una mandarinas entera. Y así tenemos una alternativa igual de sana y rica al hummus habitual, que podemos usar también en desayunos y meriendas dulces.

Eso sí, sigue llevando garbanzos, que ya sabéis que bien en versión picante, en hamburguesas o marinados son uno de los alimentos que más comemos en casa.

Se trata de una variación muy sencilla. Recuerda que la mantequilla de cacahuete ha de ser natural, sin azúcar añadido. ¡Solo cacahuetes!

Receta sorprendente de hummus con mantequilla de cacahuete

Nosotros usamos una batidora Nutribullet o un robot de cocina en casa, según la ocasión. Esta receta la podrás hacer si tienes una batidora capaz de hacer crema de cacahuete solo con cacahuetes, sin agua. Revisa si necesita líquido, ya que podrías acortar de forma extrema la vida del electrodoméstico. Es decir, se te quemaría y lo tendrías que llevar al punto verde.

Puedes cambiar la mantequilla de cacahuete por un par de puñados de cualquier fruto seco, como almendras o anacardos. O por otras cremas de frutos secos qeu tengas por casa.

Ingredientes

  • 400 g de garbanzos cocidos escurridos
  • 2 cucharadas grandes colmadas de mantequilla de cacahuete
  • 1 mandarina dulce
  • 1 pizca de sal
  • agua

Indicaciones

  1. Escurrir bien los garbanzos, te recomiendo descascarillarlos.
  2. Pela la mandarina, desgájala y sácale as hebras y toda la parte blanca que puedas a los gajos.
  3. Como en todos lo hummus, lo que viene es batir todos los ingredientes, hasta obtener la textura deseada.
  4. Puedes eliminar la sal y ponerle un toco dulce con unas cucharadas de compota de manzana.
  5. Dependerá de tu batidora si puedes hacerlo más o menos espero. Aunque lo ideal es que no lleve nada de agua, puede añadir un dedo o menos para que tu batidora no sufra.
  6. Se pude conservar un par de días en la nevera en un bote limpio de cristal, con tapa.

Este hummus con mantequilla de cacahuete lo puedes disfrutar con pan, con crudités. Si lo has tenido que hacer líquido porque tu batidora no te permitía la otra opción, puedes alargarlo un poco más con zumo de limón y será una estupenda salsa para ensalada.

Hummus con mantequilla de cacahuete con palitos de zanahoria
Así de cremoso queda

Garbanzos marinados, dos ideas muy sabrosas

garbanzos marinados

¿Te apetece cambiarle un poco el sabor a tus platos con estos garbanzos marinados? Lo cierto es que estas dos recetas garbanzos marinados sirven también para marinar tofu o seitán. Aunque si el seitán es poroso, te recomiendo que pongas la mitas de salsa de soja y la otra mitad de agua.

También, si lo vas a dejar varios días o no lo quieres muy fuerte, cambia una parte de la salsa de soja por agua.

No le vamos a poner sal en ninguno de los dos casos ya que la salsa de soja tiene un alto contenido en sal. Si es necesario, usa una salsa de soja baja en sal. Puedes acompañar estos garbanzos de arroz o patata sin aliño para suavizarlo.

Te dejo dos ideas muy diferentes y con medidas orientativas. Puedes probar los garbanzos a las 3-4 horas, igual ya están bien de sabor para ti. Añade el picante con precaución y según tus gustos.

Garbanzos marinados picantes

Ingredientes para un bote grande de garbanzos

  • salsa de soja hasta que cubra
  • 1 cucharada rasa de copos de chile picante
  • 1 cucharadita de pimienta
  • 1 cebolla pequeña picada
  • 3 dientes de ajo pelados y picados
  • 2 cucharadas de aceite de oliva virgen
  • medio manojo de cebollino

Garbanzos marinados con jenjibre

Ingredientes para un bote grande de garbanzos

  • salsa de soja hasta que cubra
  • el zumo de 1 limón
  • la piel del limón
  • el zumo de 1 naranja
  • la piel de la naranja
  • 1 cucharadita de en polvo jengibre
  • 2 cucharadas de aceite de sésamo
  • medio manojo de cebollino
  • opción picante: una cucharadita colmada de wasabi

Indicaciones

  1. En cualquiera de los dos casos, mezclan todos los ingredientes, con un poco de salsa de soja.
  2. Se colocan los garbanzos escurridos y cocidos (o el tofu a filetes) en un táper ancho plano.
  3. Añadir el marinado.
  4. Añadir salsa de soja justo hasta cubrir.
  5. Puedes poner la mitad de salsa de soja y la mitad agua.
  6. Guardar en la nevera y pasar por la plancha a las 24 horas.
  7. A más tiempo, más fuerte estará.
  8. El marinado te puede servir de base para una salsa o para marinar otro par de tandas.
  9. Los garbanzos los podemos pasar por la plancha, añadirlos a una ensalada o hacerlos al horno.

Es una forma de que los socorridos garbanzos tengan otro gusto.

garbanzos marinados con arroz y verduras

La hamburguesa de garbanzos que no se deshace

Hamburguesas de garbanzos

La culpa de que hiciese esta hamburguesa de garbanzos la tiene mi amiga Carola. Y mucha gente que me escribe por Instagram y me explica que sus hamburguesas de legumbres de desmoronan.

Lo cierto es que la queja habitual viene siendo sobre las hamburguesas de lentejas, pero tenía un bote abierto de mi legumbre favorita, así que hice un par de pruebas.

Las hamburguesas de legumbres son seguramente uno de los grandes hits de la cocina vegetal sin procesados. A mi, que me encantan las legumbres, en verano ya me sirve comer garbanzos en ensaladas, aplicando la ley del mínimo esfuerzo.

Sin embargo, entiendo las múltiples ventajas de hacer hamburguesas vegetales, así que aquí tenéis una receta más. Sin gluten, para que se pueda apuntar todo el mundo.

Un par de puntualizaciones importantes:

  • Se trata de una hamburguesa que no se deshacer y que por fuera estará crujiente, pero por dentro puede llegar a tener consistencia de paté.
  • He usado sazonador «de pollo» pero podéis usar cualquier otro sazonador en polvo o la mezcla de especias que más os guste. A mí me resultan muy útiles los sazonadores ya preparados y que además tienen sabores que reconozco como tradicionales.

Con sazonador me refiero a un bote con especias molidas, no a sobrecitos para pechuga de pollo. Es decir, especias varias molidas.

El rebozado de esta hamburguesa de garbanzos, en realidad empanado, está hecho con harina de almendras igual que con el tofu de esta receta. Podéis usar harina fina para un empanado muy fino o almendra granulada par aun empanado más crujiente y grueso.

La harina de almendra es algo que uso mucho en cocina, tanto para dulce como para salado, y es por esto que prefiero comprar en tamaño grande o a granel. Para cocinar, la extrafina de pastelería es la que más me gusta. A granel la podéis encontrar de proximidad y mucho más barata que la de bolsita pequeña. No hace falta que sea eco.

Receta de hamburguesa de garbanzos sabor «pollo»

Ingredientes para dos burgers medianas

  • 150 g de garbanzos cocidos escurridos y pelados
  • 1 cucharada sopera colmada de harina de garbanzo
  • 2 cucharadas soperas rasas de lino o de chía
  • 2 cucharadas soperas rasas de sazonador de pollo
  • 2 cucharadas soperas de aceite de oliva virgen
  • 6 cucharadas soperas de agua
  • sal al gusto

Aquí el lino y el garbanzo se alían para que no se os desmonte la hamburguesa. La harina de garbanzo no la podéis cambiar por harina de trigo, ya que la de trigo no os hará el mismo efecto.

Masa de nuestras hamburguesas
Así me quedó la masa de las hamburguesas.

Hay otras harinas que también os pueden servir, como la de arroz, y marcas comerciales que tienen harinas que funcionan muy bien, como Yolanda. Esta marca es bastante fácil de encontrar en grandes superficies.

Indicaciones

  1. Triturar el lino con las cucharadas de agua en caso de no ser lino en polvo. También puedes dejar que reposen sin triturar. Al menos, déjalas reposando 15 minutos (te da tiempo a pelar los garbanzos).
  2. En mi caso, después de escurrir bien los garbanzos, los pelo. Es decir, el peso indicado es con el garbanzo pelado.
  3. En un bol de cristal grande, aplastamos los garbanzos con un tenedor, con cuidado de no convertirlo en puré.
  4. Añadimos el sazonador, la harina de garbanzo y una cucharadita de sal y mezclamos bien.
  5. Añadimos el aceite y el falso huevo de lino y mezclamos con las manos hasta que nos quede una masa consistente.
  6. La harina ha de estar completamente incorporada, si te falta líquido, con una cucharadita de postre puede añadir un poco e ir probando.
  7. Dividimos la masa en dos o tres (me gusta hacer mini burgers) bolas y las aplastamos, dándole forma de disco no muy grueso.
  8. Ponemos un montoncito pequeño de harina de almendra y la repartimos por la hamburguesa, presionando para que quede pegadas.
  9. Les damos la vuelta y hacemos lo mismo. Hay que poner poca o no se pegará bien´.
  10. Podéis hacer un rebozado más compacto si antes las pasáis por harina de garbanzo con agua (la misma cantidad de agua que de harina).
  11. Las puedes guardar en la nevera o congelar, o cocinarlas directamente, no se van a desmontar, aunque el frío siempre ayuda a una mejor textura.
  12. Las puedes freír en aceite muy caliente, pasar por la plancha o hacerlas al horno.
  13. Sabrás que están listas cuando estén doradas por los dos lados.
Masa de las hamburguesas de garbanzos

Cómo hacer los garbanzos más digestivos y otras legumbres

garbanzos más digestivos

Una de las preguntas que más me hacéis cuando pongo un plato de garbanzos es cómo consigo que hacer los garbanzos más digestivos.

Las legumbres son una de las bases proteicas de muchas culturas, una fuente genial de proteínas vegetales pero no se caracterizan por su digestibilidad.

Muchas personas veganas sabemos bien de su alto valor nutricional y hemos hecho de los garbanzos y otras legumbres una de las bases de nuestras comidas diarias.

¡Efectivamente! Podemos añadir legumbres a cada comida principal sin ningún tipo de problema o contra indicación. Si vamos variando de legumbre mucho mejor. Algunas ideas:

plato con garbanzos más digestivos

6 estrategias para hacer los garbanzos más digestivos

Os voy a listar las 6 cosas que hago yo para mejorar la digestión de todas las legumbres, especialmente de garbanzos y habas.

1. Remojar al menos 12 horas

Sí, toda la vida se han remojado, no es solo para ablandar, es también para digerir mejor.

2. Cocer las legumbres

Algunas recetas incluyen legumbres o garbanzos solo remojados, como los falafel, pero si las cocemos mejora la digestibilidad.

3. Cocinarlas con laurel o comino

Si a la cocción le añadimos hojas de laurel, aún mejorará la digestión. Esto lo solemos hacer al cocerlas.

También podemos añadir comino, cúrcuma o nuez moscada a su cocción.

4. Pelar los garbanzos

Muchas legumbres son susceptibles de ser peladas. El garbanzo también. De hecho, tanto estos como las lentejas se pueden encontrar ya cocidos y pelados.

5. Procesarlos

Es decir: hacer hummus, convertirlos en paté o en puré. Las legumbres en puré son mucho más digestivas, ya que de esta forma quedan «pre digeridas».

6. Acabar con una infusión

Tomar una infusión digestiva al acabar de comer nos ayuda a tener una mejor digestión. Hay que probar cual nos gusta más y nos sienta mejor: regaliz, jengibre, cúrcuma, hinojo, anís, tomillo, tomillo o boldo.

Ensalada con garbanzos más digestivos

¿Has probado con algunas de estas estrategias? ¿Tienes algún truco más que quieras compartir?

Si tienes problemas digestivos, es posible que necesites ayuda profesional. Hay fases en las que podemos eliminar las legumbres o solo escoger las que ya están procesadas (como el tofu o el hummus, que podemos hacer de muchas variedades diferentes).

Garbanzos picantes con cúrcuma

Garbanzos picantosos

Si las legumbres te parecen aburridas, estos garbanzos picantes con cúrcuma te harán cambiar de opinión. En realidad, es una receta que podemos hacer con casi cualquier otra legumbres, como la soja o los diferentes tipos de alubias o judías.

Los garbanzos son una de las formas más baratas y sencillas de incluir proteína vegetal en nuestra alimentación. Además, son mucho más versátiles de lo que pueden parecer. Los podemos hacer en guisos y estofados, pero también en paté o en crema. Seguramente, el hummus es la versión procesada del garbanzo más celebrada, además de fácil de hacer y muy nutritiva.

Pero como fan de los platos combinados veganos, tener una opción rápida y fácil de añadir garbanzos a una comida y que tengan un plus de sabor, esta receta no puede faltar.

Siempre le había añadido pimentón de la Vera picante y pimienta negra molida. Así que conociendo las propiedades antiinflamatorias de la cúrcuma junto a la pimienta, y del color y el sabor que le dan, decidí combinarlo todo.

Receta de garbanzos picantes con cúrcuma

Ingredientes para una persona

  • 100 g de garbanzos cocidos
  • 1 cucharadita rasa de cúrcuma en polvo
  • 1 cucharadita rasa de pimienta negra
  • 1 cucharadita rasa de pimentón picante ahumado en polvo
  • Comino en polvo.
  • sal
  • aceite de oliva virgen extra

Indicaciones

Las proporciones de las especias son las que me gustan a mi, pero pueden variar. Os recomiendo utilizar pimienta molida en polvo para poder medir bien, ya que con los molinillos solemos echar mucho menos. El pimentón de la Vera se puede cambiar por cualquier tipo de pimiento picante en polvo que nos guste.

  1. Pelamos los garbanzos cocidos con las manos, para evitar comer la piel. Este paso es opcional pero mejorará nuestra digestión.
  2. En un bol, ponemos nuestros garbanzos cocidos sin piel y todas las especies. Añadimos también una pizca de sal y comino si nos gusta.
  3. Removemos bien para que los garbanzos queden impregnados. Si añadimos una cucharada de aceite de oliva será más sencillo.
  4. En una sartén a fuego medios, añadimos una cucharada de aceite de oliva.
  5. A fuego medio, salteamos los garbanzos.
  6. Si te explotan los garbanzos, controla que estos no estén frío, pon el fuego muy bajo y usa una tapa.
  7. Cuidado con quemar el pimentón, porque amarga. En el caso de no saber controlarlo, podemos añadir el pimentón antes de retirar los garbanzos de la sartén.
  8. Servir caliente o fríos.

Garbanzos picantes con cúrcuma