Turmeric latte: bebida vegetal de cúrcuma

bebida vegetal de cúrcuma

Le llaman leche dorada pero a mi ese nombre no me convence y prefiero bebida vegetal de cúrcuma. O turmetic latte, que queda más moderno.

Las bebidas vegetales con cúrcuma se han puesto de moda por las propiedades antiinflamatorias de la cúrcuma. Lo que no está tan claro es la eficacia, ya que parece ser la curcumina no es precisamente fácil de asimilar y que las cantidades para que sea efectiva no son fáciles de conseguir mediante la alimentación.

Es por ello que pongo la pimienta opcional, porque realmente si no nos gusta, dado que yo no le acabo de ver beneficios reales, podemos saltarnos la combinación tradicional pimienta más cúrcuma.  Y como no soy nada fan de usar aceite de coco, por la falta de proximidad, os invito a probar con una crema de almendras, que también es grasa y tiene un sabor más cercano.

Como ocurre con otros compuestos, las ventajas están ahí pero es la suplementación la que realmente puede ayudarnos a aprovechar las substancias que la naturaleza nos ofrecen.

Igualmente, siempre es interesante tener a mano bebidas que nos gusten y que no estén cargadas de azúcares o grasas de mala calidad. Una buena alternativa si queremos pasar del café, que sí es un inflamatorio.

Receta para un vaso de bebida vegetal de cúrcuma

Ingredientes

  • 1 taza de bebida vegetal sin azúcar añadido
  • 1 cucharadita rasa de cúrcuma en polvo
  • 1 cucharadita rasa de canela
  • 1 cucharita de crema de almendras o anacardos
  • una pizca o hasta media cucharadita de pimienta negra molida (opcional)

Indicaciones

  1. Calentamos la bebida vegetal a fuego medio, sin que hierva.
  2. Añadimos la canela y la pimienta y removemos.
  3. Cuando esté bien incorporado todo, añadimos la cúrcuma en polvo. La primera vez podéis probar con menos cantidad, ya que es un sabor muy intenso.
  4. Añadimos la crema de almendras, batiendo hasta que se disuelva con unas varillas si es necesario.
  5. Servimos en una taza o vaso aún caliente.
  6. Si te gusta con espuma, reserva un poco de bebida vegetal y utiliza un espumador (manual o eléctrico) y si eres amante de la canela, espolvorea un poco por encima. Ten en cuenta que no todas las bebidas vegetales hacen espuma.

Una medida de taza americana son unos 230 ml, aunque lo mejor es tener medidores de tazas y de cucharadas soperas y cucharaditas, y no utilizar las que tenemos en casa. Estos medidores son muy útiles y fáciles de utilizar para este tipo de recetas.

Garbanzos picantes con cúrcuma

Garbanzos picantosos

Si las legumbres te parecen aburridas, estos garbanzos picantes con cúrcuma te harán cambiar de opinión. En realidad, es una receta que podemos hacer con casi cualquier otra legumbres, como la soja o los diferentes tipos de alubias o judías.

Los garbanzos son una de las formas más baratas y sencillas de incluir proteína vegetal en nuestra alimentación. Además, son mucho más versátiles de lo que pueden parecer. Los podemos hacer en guisos y estofados, pero también en paté o en crema. Seguramente, el hummus es la versión procesada del garbanzo más celebrada, además de fácil de hacer y muy nutritiva.

Pero como fan de los platos combinados veganos, tener una opción rápida y fácil de añadir garbanzos a una comida y que tengan un plus de sabor, esta receta no puede faltar.

Siempre le había añadido pimentón de la Vera picante y pimienta negra molida. Así que conociendo las propiedades antiinflamatorias de la cúrcuma junto a la pimienta, y del color y el sabor que le dan, decidí combinarlo todo.

Receta de garbanzos picantes con cúrcuma

Ingredientes para una persona

  • 100 g de garbanzos cocidos
  • 1 cucharadita rasa de cúrcuma en polvo
  • 1 cucharadita rasa de pimienta negra
  • 1 cucharadita rasa de pimentón picante ahumado en polvo
  • Comino en polvo.
  • sal
  • aceite de oliva virgen extra

Indicaciones

Las proporciones de las especias son las que me gustan a mi, pero pueden variar. Os recomiendo utilizar pimienta molida en polvo para poder medir bien, ya que con los molinillos solemos echar mucho menos. El pimentón de la Vera se puede cambiar por cualquier tipo de pimiento picante en polvo que nos guste.

  1. Pelamos los garbanzos cocidos con las manos, para evitar comer la piel. Este paso es opcional pero mejorará nuestra digestión.
  2. En un bol, ponemos nuestros garbanzos cocidos sin piel y todas las especies. Añadimos también una pizca de sal y comino si nos gusta.
  3. Removemos bien para que los garbanzos queden impregnados. Si añadimos una cucharada de aceite de oliva será más sencillo.
  4. En una sartén a fuego medios, añadimos una cucharada de aceite de oliva.
  5. A fuego medio, salteamos los garbanzos.
  6. Si te explotan los garbanzos, controla que estos no estén frío, pon el fuego muy bajo y usa una tapa.
  7. Cuidado con quemar el pimentón, porque amarga. En el caso de no saber controlarlo, podemos añadir el pimentón antes de retirar los garbanzos de la sartén.
  8. Servir caliente o fríos.

Garbanzos picantes con cúrcuma