Smoothie de remolacha

Un smoothie de remolacha era lo último en que pensaba cuando empecé con los batidos. Como casi todo el mundo, los batidos de frutas con algunas hojas verdes de espinaca, col o lechuga. Sin embargo, con el tiempo, mi paladar se ha acostumbrado a los batidos casi sin fruta, incluso a vegetales con los que antes tenía muy mala relación, como el apio.

Un día compré un manojo de remolacha fresca en un mercado de productores de mi zona y algunas seguidoras de Instagram me animaron a probarla en batido. Incluso me dieron recetas. Aquí va mi favorita.

Para aproximadamente medio litro de batido de remolacha:

  • una remolacha fresca mediana, o dos pequeñas, en crudo
  • dos zanahorias grandes
  • una manzana golden
  • jengibre
  • hielo
  • medio vaso de agua

Se trata de meterlo todo en la batido, el procesador de alimento o similar y darle caña. La remolacha la tenéis que pelar sí o sí, como el jengibre. No os pongo medida de jengibre, pero yo hecho tres dedos, que se note como pica. Las zanahorias y la manzana si son de cultivo ecológico con lavarlas basta.

El hielo, aparte de porque estamos justo ahora en verano, es porque si no usamos un aparato específico para batidos verdes, nos calentará el batido y eso no lo queremos, porque perderemos nutrientes. Yo tengo una mycook, me  va genial, pero como no es el aparato más adecuado el agua y el hielo ayudan a que quede bien y no se caliente el recipiente.

Smoothie Mi Dieta Vegana

A mi este batido me va genial durante la menstruación, porque el jengibre es un antiinflamatorio natural y la remolacha nos ayuda a eliminar toxinas, además de ser fuente de ácido fólico y rica en hierro. La remolacha y la zanahoria tienen un alto contenido en betacarotenos, así que son buenos antioxidantes. Para mi son las propiedades principales. Cuidado las personas con artritis, en ese caso la remolacha no está indicada por su contenido en oxalatos.