Polos de fruta caseros

Llega el verano y nos derretimos con tanto calor. Los helados y los polos de fruta caseros también se derriten, pero al menos nos refrescan por un ratito. Si además de refrescarnos también nos alimentan, mejor que mejor.

Vamos a obviar el polo de zumo de limón o el de zumo de naranja porque para eso no necesitáis leer ninguna publicación, ¡eso sale solo! De hecho es el polo ideal para probar unos moldes de helado nuevos. Eso sí, cualquiera de ellos pringa, y mucho, estos helados caseros se derriten con bastante facilidad, así que hay que comerlos rápido.

Para los polos que os explico, he cambiado los zumos por la fruta completa, pelada y sin pepitas duras. Es decir, yo no los hago a base de licuados, sino metiendo la fruta en una batidora.

Aquí van mis polos favoritos de la temporada:

  • Sandía y hierbabuena: Si os gusta la sandía y queréis algo fresquito, el toque hierbabuena os va a encantar. Es tan sencillo como poner un par de tajadas generosas y sandía y unas hojas de hierbabuena en la batidora. Si la vuestra lo requiere, añadidle un dedo de agua o dos, pero lo mínimo, ¡que la sandía ya es casi todo agua! Lo podéis dejar en la nevera unas horas (para que coja gusto mentolado) y colarlo, para no encontraros pepitas ni trozo grandes de hoja. Lo meneamos un poco antes de meterlos en los moldes ya solo os queda esperar.
  • Piña colada: Tan sencillo que te preguntarás como no se te ha ocurrido. La base es la piña, sin duda, piña bien madura pelada, centro incluido. Yo con media piña pequeña o media tengo suficiente. El coco se lo podemos añadir de muchas formas. A mi me gusta añadir la fruta y luego le pones un poco de crema de coco. La crema de coco es lo que queda en la parte de arriba cuando abrimos un bote de leche de coco. Como en el anterior, añadimos líquido solo si lo necesita la batidora que tengamos. Y de ahí al molde, al congelador y a disfrutar.
  • Frambuesa ácida: La frambuesa y yo tenemos una corta pero intensa historia de amor desde hace unos meses. Iba a hacer un nanacream pero acabé haciendo polos. Ponemos un vaso de agua, zumo de limón y frambuesas y batimos, luego colamos las pepitas. El resultado es muy ácido pero el efecto frío lo atenúa un poco. No es el típico polo, y si lo queréis dulce siempre podéis añadirle algún endulzante, yo aquí le pongo sirope de ágave.
  • Pink Limonade: La limonada rosa se ha convertido en todo un fenómeno. Yo hago una variación para los helados, porque utilizo el zumo de dos limones, un vaso de agua y un montón de frutos rojos. Para endulzar, sirope de ágave o stevia. Si hay muchas semillitas, lo podéis colar antes de verter el líquido en los moldes.

Las proporciones son al gusto, siempre podéis probar el resultado antes de enmoldar, pero os aconsejo que tengáis en cuenta que el frío resta mucho sabor, así que a veces necesitamos que tenga mucho sabor para que luego nos sepa a algo. También os digo que cualquier nanacream queda genial en molde de polo, pero que tendréis que rellenar con cuidado para que no queden huecos.

Este post se seguirá editando durante el verano. Os avisaré en Instagram y Facebook cuando ocurra.