Pilota vegana por Navidad: receta sin soja

¿Os imagináis volver a comer Pilota vegana por Navidad? Las comidas típicas de Navidad son una de esas cosas extrañas cuando eres vegana. Por una parte, especialmente los primeros años, nos sentimos escudriñadas, cuando no interrogadas, sobre nuestra comida. Puede llegar a ser muy incómodo. Por otro lado, dejamos de comer la mayoría de cosas habituales por estas fechas. En mi caso, se acabo el jamón y el marisco en casa de mis padres, y la “escudella i carn” d’olla en casa de mi tía.

Si bien es cierto que podemos comernos una sopa de galets, con un buen caldo vegetal y unos galets que no tengan huevo. Pero evidentemente, el cocido con carne no lo tomamos. Eso implica que nos saltamos también la “pilota”. La pilota es una especie de albóndiga grande y alargada que se cuece con la verdura (col, patata, zanahoria) y  los garbanzos. Por supuesto, como todo cocido contundente, lleva también diferentes embutidos y carnes. Aunque algunos se podrían veganizar, he optado por la pilota por ser lo que normalmente todas echamos más de menos.

Hay diferentes formas de comer la escudella, En mi familia se sirve primero la sopa con galets, y luego en diferentes bandejas se sirven las verduras, los garbanzos, los cortes de carne y los embutidos. Otra forma es tomar el caldo con los galets y poner pilota, algunas verduras y, depende de cada una, garbanzos.

Vamos a obviar completamente la preparación tradicional de la pilota porque, en el fondo, esto es un trampantojo culinario y emocional. Eso sí, reservaros una mañana o una tarde para hacer esto porque estaremos un rato.

Empezaremos por hacer un caldo vegano o por comprar uno natural que no venga de polvos. Aquí tenéis un posible receta. Es importante porque será un ingrediente de la pilota y porque una sopa con un mal caldo es una mala sopa. Haceros un favor y haced de 3 litros en adelante, si no es para la familia y amigos, el congelador será vuestro aliado.

 

Receta para mi pilota vegana por Navidad

Ingredientes para 5-6 personas

  • 75 gramos de proteína de guisante de tamaño pequeño o fino pesada en seco
  • 1 cucharada sopera rasa de pimienta negra molida
  • 1 cucharada sopera rasa de de comino
  • 1 cucharada sopera rasa de tomillo
  • 1 cucharada sopera rasa de ajo en polvo
  • 1 cucharada sopera rasa de almidón de patata, de boniato o de maíz (lo que llamáis maizena)
  • 3 cucharadas soperas colmadas de pan rallado
  • 120 ml agua o caldo vegano de Navidad
  • 2  cucharadas soperas colmadas de lino en semilla o molido
  • Sal al gusto

Instrucciones

  1. Hidratamos en agua o caldo hirviendo la proteína de guisante durante una hora. Habitualmente, el doble de líquido que de proteína texturizada.
  2. Colamos la proteína cuando ya esté bien blanda e intentamos retirar totalmente el líquido sobrante.
  3.  Mientras esperamos a que se hidrate la proteína, podemos hacer el falso huevo de lino. Molemos las semillas de lino y añadimos agua o caldo (3 veces la cantidad de lino que tengamos). Lo podemos batir todo junto en un procesador de alimentos estilo batidora. Esta mezcla nos hará las veces de huevo.
  4. Dependiendo de la marca, es posible que tengamos que cocerla (aplica especialmente para la soja texturizada de algunos tipos).
  5. Añadimos las especias, el almidón (o la maizena) y la sal y mezclamos bien. 
  6. Añadimos la mezcla del lino y removemos bien.
  7. Aquí es importante que tengamos un poco de ojo y pensemos en que vamos a hacer una albóndiga. Así que iremos echando el pan rallado y removiendo, hasta que nos quede más o menos con una textura manejable, sin líquido pero sin ser seca. Las cantidades dependen mucho de las marcas que usamos y siempre debemos ajustar a conveniencia.
  8. El tamaño de la pilota no deberá ser muy grande porque no la vamos a cocer. Recomiendo hacer una por persona, como un albóndiga doble o triple.
  9. En una sartén caliente, a fuego bajo, añadimos una o dos cucharadas de aceite de oliva virgen y las pilotas. Les iremos dando vueltas para que se hagan por todas partes y se sellen bien, con cuidado de que no se quemen ni queden con aspecto de fritas, conservando en lo posible un aspecto suave y doradito.
  10. Si utilizamos una sartén alta, utilizaremos tapa para que queden bien cocidas por dentro pero sin dejar de darles la vuelta y vigilarlas.

Por supuesto, las especias que he usado son las que me gustan a mi y en unas proporciones suaves, podéis quitar o añadir lo que queráis.

Y ahora viene cuando lo montamos todo.

Sopa de galets y pilota vegana por Navidad

Ingredientes

  • Caldo
  • Pilota
  • Galets

No os pongo proporciones porque esto ya depende de cada uno, pero lo suyo sería no pasarnos de galets (no más de 100 gramos por cabeza) ni de pilota y hacer una comida festiva que no acabe en indigestión.

Instrucciones

  1. Ponemos 3 partes de caldo y una de agua.
  2. Seguimos las indicaciones del paquete de galets, que suele recomendar unos 15 minutos de cocción.
  3. Añadimos la pilota con al caldo cuando ya esté el fuego apagado.
  4. La pilota se puede deshacer, os aconsejo hacer la prueba antes o simplemente partirla y servirla en el plato.
  5. Servimos el caldo con los galets y una pilota por persona.

Las ideas de presentación son muchas y lo ideal es hacer lo que es tradicional en nuestra familia. Podemos cocer col, patata y garbanzos (junto o por separado) con el caldo que hemos hecho o con parte de él, añadiendo agua, para después escurrirlo y presentarlo en una bandeja. El caldo resultando lo podemos reutilizar. También podemos rellenar los galets con la pilota vegana por Navidad.

¿Os animáis a probarlo?