Medias de compresión: imprescindibles para la cirugía de lipedema

¿Ya sabes qué son las Medias de compresión de tejido plano? No son unas medias comunes, pero si eres una afectada de lipedema deberías empezar a familiarizarte con ellas.

Después de la cirugía de brazos, llega el turno de las medias. En mi caso, son dos cirugías. En muy pocas ocasiones se realiza una sola cirugía de piernas y suele ser porque hay un solo tramo afectado.

En mi caso, la primera cirugía será de rodillas a tobillos, de las dos piernas. La segunda, de rodillas a cadera, es decir, será la de muslos. No sé realiza una cirugía completa de piernas porque los riesgos al tratar una zona tan amplia se multiplican. En otros casos, las cirugías totales para piernas pueden ser 3 o más. Es el cirujano el que las pauta, teniendo en cuenta el peso, la altura, la complexión, el grado de lipedema y muchos otros factores.

¿Qué medias necesitamos?

Las medias de compresión linfática que se utilizan para tratar el lipedema son medias de tejido plano, habitualmente de compresión 2. Son las mismas que se utilizan para tratar el linfedema. Han de fabricarse a medida y no se deben confundir con las de tejidos circular, que son las recetadas para problemas circulatorios.

Los médicos rehabilitadores y los vasculares pueden recetarlas, aunque depende de si reconocen la enfermedad que lo hagan. Es un gasto importante, que no siempre vamos a conseguir que la seguridad social reconozca. Como todo lo relativo al lipedema, es posible que tengas que pasar por diferentes médicos, llevar ya un diagnóstico o algún folleto de la asociación a la que pertenezcas. Sin embargo, la enfermedad cada vez es más conocida y empieza a ser menos difícil conseguir diagnóstico y medias de compresión en la sanidad pública.

Hay una gran cantidad de modelos. En España se pueden encontrar, entre otras, las marcas Medi y Jobst.

En mi caso, llevo unas Mediven 550 de color Arena de tejido plano. Hay muchas afectadas que prefieren el negro, pero a mí me parece que los colores más claros son más fáciles de llevar en verano. También hay colores alegres, como azul y fucsia, e incluso modelos con cenefas, como si se tratasen de leggins. Esta gran variedad se debe a que las afectadas de linfedema necesitan llevar medias siempre, igual que algunas afectadas de lipedema.

En nuestro caso, lo habitual es pedir las medias en formato panty y con corte en el empeine. Es decir, con los dedos al descubierto. Ya que el lipedema no afecta al pie, no es necesario llevarlo completamente cubierto.

Las medias de compresión de tejido plano en el preoperatorio

Para muchas de nosotras, la primera cirugía de piernas, que suele ser la de pantorrillas, es nuestra primera vez con estas medias.

Hay que tener en cuenta que son un producto de ortopedia, y que debemos ir a una para pedirlas. Allí nos tomarán las mediciones pertinentes para poder hacerlas a medida. En mi ortopedia me piden siempre que acuda a primera hora de la mañana, nada más abrir, para poder realizar la medición correctamente. La idea es siempre tomar medidas con la menor inflamación y/o edema posible.

En las mediciones, veremos que el ortopedista aprieta un poco al medir y que cruza la cinta métrica. Es habitual que lo hagan porque las medias han de apretar un poco.

La primera vez que nos las pongamos nos vamos a tener que armar de paciencia, porque no se colocan como unas medias normales. Yo uso la misma técnica que he usado siempre para subir un neopreno, llevando la tela hacia arriba pliegue a pliegue, nada de sin estirar hacia arriba sin más. Este tipo de tejido es bastante áspero y no nos conviene arrastrar los nudillos al subir la tela.

Para el preoperatorio, el Dr. Burgos de la Obra de Med-plast Madrid me pautó que llevase estas medias durante el mes previo a la intervención durante 16 horas al día. Aunque no nos parezca importante, la grasa del lipedema suele estar “dura” o “fibrosa”. Las medias no solo nos ayudan con la sintomatología propia del lipedema, sino que ablanda nuestra grasa. Por lo tanto, tendremos una mejor recuperación si seguimos las recomendaciones.

Las medias de compresión de tejido plano y el postoperatorio

Una vez nos quitemos las vendas que nos ponen en quirófano, sobre las 48 horas de la operación, tendremos que ponernos nuestras medias de tejido plano. Las medias del postoperatorio forman parte importante de la recuperación. Si no seguimos las indicaciones, comprometemos los resultados finales, por muy bien hecha que haya estado la cirugía.

La primera semana nos va a costar mucho llevarlas, ya no solo por tener que ponérnoslas, sino por la incomodidad y las molestias propias de la recuperación. Pero gracias a ellas limitamos la aparición de más edema, mejoraremos la calidad de la piel, ayudando a que se coloque “en su sitio”. Las tendremos que lleva 24 horas y en el caso de que nos queden grandes, deberemos encargar otras con las nuevas medidas.