Estofado de mijo y azukis

Llega el otoño y nos apetecen platos calentitos. Aunque debemos seguir tomando alimentos crudos, sin duda esta receta nos sacará el frío y nos dará un montón de energía. Un estofado muy completo, vegano, sin gluten y sin grasa, ¡todo ventajas!

Como ando un poco escasa de tiempo me fue genial que Deliberry me ofreciera probar su servicio: hacerte la comprar y llevártela en un hora o menos a casa. También puedes escoger qué día y franja quieres que se te entregue, que es lo que hice yo. Así pude tener todos los ingredientes a tiempo sin tener que preocuparme por nada. De hecho, había uno en concreto que no estaba en la tienda, pero como escogí el “comodín de la llamada”, me llamaron para ver que cambio podíamos hacer. Así puede hacer la compra en Veritas sin moverme de la silla de la ofi, ¡genial!

Deliberry

Ingredientes para 4 platos hermosos:

Si no tenéis medidores en casa, una taza es entre 180 y 200 gramos.

Instrucciones

El plato empieza haciendo la lista de compra, como todos los platos. Parece una tontería, pero es muy importante cuando queremos hacer recetas nuevas tenerlo todo controlado. Empezamos con las azukis, poníendolas una noche en remojo. Puede estar más tiempo, pero hay que cambiarles el agua.

El quid de la cuestión en este plato son los diferentes tiempo de cocción que tienen el mijo, unos 20 minutos, y las azukis, de 45 minutos a 1 hora, y las cantidades de agua. Así que va a ser lo que más vamos a vigilar, porque aquí el orden de los factores sí que altera el producto final.

Empezamos rehogando las cebollas frescas, bien picada, en dos o tres cucharadas de aceite, durante unos 5-7 minutos en la olla donde haremos el estofado. No tratamos de hacer un guiso, así que no os paséis con el aceite, que luego necesitaréis mojar pan. En ese tiempo aprovechamos para cortas en rodajas la zanahoria. No hace falta que sean rodajas finas, pero tampoco trozos grandes.

Una vez tenemos  la cebolla al punto, añadimos la zanahoria, las azukis y dos tazas de agua. Llevamos todo ebullición y lo dejamos a fuego bajo durante 35 minutos tapado. Aquí mejor que nos pongamos una alarma, porque una vez pasen esos 35 minutos, tenemos que añadir el mijo y otras 2 tazas de agua. Es el momento ideal para añadir la sal y la cúrcuma y lo dejamos a fuego bajo.

Cuando hayan pasado 15 minutos, en los 5 últimos minutos, comprobamos que no le haga falta más agua. Si lo queremos convertir en un sopa densa con añadir 3 tazas de agua ya lo tenemos, en otro caso solo rectificamos si vemos que está seco. También sería ideal rectificar ahora de sal. Es el momento de añadir el alga wakame en copos y remover. Si no tenéis costumbre de tomarlas, es mejor que pongáis poquitas, porque al hidratarse crecen. Si no son en copos igual os quedan duras, os aconsejo entonces añadirlas con el mijo.

Mi toque personal es añadirle unos germinados, como estos de brócoli de la marca Vegetalia. Como todo buen estofado, ¡mejor servirlo calentito!

Estofado de Mijo y azuki