Ensaladilla rusa vegana, mi versión del clásico veraniego

ensaladilla rusa vegana

La ensaladilla rusa vegana es una de esas cosas que hechas mucho de menos cuando llega el verano y te sientas en una terraza. Una de esas tapas comunes y muy apetecibles para hacer el vermut que desaparecen como posibilidad si llevas una alimentación 100% vegetal.

Lo cierto es que hacer una ensaladilla rusa vegana es extremadamente fácil. De tan fácil, que te olvidas que haga falta una receta.

Hay dos cuestiones que hacen que la ensaladilla rusa vegana no sea una opción para la gente no vegana.

La primera, que no lleva atún. A mi no se me hubiese ocurrido jamás, ya que par ami lo importante es la patata y los guisante. Sin embargo, el punch de sabor nos lo pueden dar unas aceitunas verdes o unas aceitunas con pimiento. O, para una versión premium que dicen ahora, unas alcaparras.

La segunda cuestión es la mayonesa. Si ya no le ponemos huevo, ¿qué hacemos con la mayonesa? Pues poner una veganesa o una tofunesa.

Receta de ensaladilla rusa vegana

Para esta receta de ensaladilla rusa vegana, os voy a mostrar un truco para usar poca mayonesa. También vamos a cocinar al vapor y a dejar las verduras al dente, para notar su sabor y textura. A mi es como me gusta, quizá porque en la cabeza tengo más bien la ensaladilla de mi abuela, con vinagreta.

Si no te gusta la mayonesa, te aconsejo cambiarla por una vinagreta con vinagre de manzana y cebolla muy fina macerada en limón. Es otra receta, pero se disfruta mucho también.

Ingredientes

  • 250 g de patata
  • 100 g de guisantes
  • 100 g zanahoria
  • 100 g de judías verdes
  • 10 aceitunas verdes sin hueso o rellenas de pimiento
  • 1 cuchadara de veganesa
  • sal

Para mi las aceitunas son opcionales, ya que al llevar veganesa con aceite de oliva, creo que ya hay suficiente grasas buenas en el plato. Pero las incluyo como ingredientes. Suelen estar muy saladas, así que cuidado con añadir más sal.

Ingredientes opcionales: cada persona/familia tiene una receta diferente, así que la ensaladilla rusa vegana dependerá de esa receta. Si eres de ponerle pimiento, no lo dudes y añádeselo.

Indicaciones

  1. Lavamos bien las patatas y las cocinamos al vapor con piel, durante 10 minutos. Se trata de que pierdan un poco la consistencia, así que mejor si son patatas pequeñas. Sino, igual tienes que dejarlas un par de minutos más.
  2. Dejamos que se enfríen las patatas y las pelamos. Reservamos.
  3. Preparamos el resto de verduras frescas. Limpiamos y pelamos las zanahorias y las judías verdes. Si los guisantes son frescos, igual tenemos también que sacarlos de las vainas.
  4. Cortamos las zanahorias en cuadraditos pequeños y las judías verdes en cuadrados.
  5. Preparamos un bol con agua muy fría. Le ponemos unos hielos para asegurarnos.
  6. Hacemos al vapor cada una las verduras. Los guisantes 3 minutos, las zanahorias y las judías verdes 5. Cocinar al vapor nos ayuda a conservar nutrientes.
  7. Vamos poniendo las verduras que hemos cocina, menos las patatas, en el bol con agua fría para cortar la cocción.
  8. ¿Qué hacemos mientras se van cocinando cosas al vapor? Cortamos las aceitunas verdes en rebanadas, que queden como un donut.
  9. Si no tenemos veganesa, la preparamos.
  10. Truco para aligerar la veganesa: en un repimiento, ponemos una cucharada de veganesa y añadimos una cucharada de patata, que ha de estar muy tierna. Mezclamos bien con un tenedor.
  11. Escurrimos las verduras bien y las ponemos en un recipiente junto a las aceitunas cortadas y la patata, que ha de estar un poco deshecha.
  12. Añadimos una pizca de sal y mezclamos bien.
  13. Finalmente, añadimos la veganesa con patata y mezclamos.
  14. Guardamos en la nevera en un táper y servimos fresco.
mi ensaladilla rusa vegana
Aquí mi ensaladilla rusa vegana sin aceitunas