Discriminación en el comedor escolar

EL derecho del niños a ser educado en valores

En muchos municipios se están viviendo situaciones de discriminación en el comedor escolar que está dificultando la escolarización de las familias veganas. En primeras etapas, hay zonas en las que no hay posibilidad de dieta 100% vegetal ni tampoco se puede llevar la comida para los peques. Por lo tanto, se está obligando a estos a consumir animales sí o sí si quieren estar escolarizados.

La elección de una dieta 100% vegetal por parte de las personas veganas que educan así a sus hijos no es una simple elección personal. Forma parte de la educación en valores antiespecistas que se dan dentro de esas familias.

El no consumo de animales en ninguna situación es una forma de objeción de consciencia y debería ser un derecho reconocido. El artículos 14 de la Constitución Española recoge lo siguiente:

Los españoles son iguales ante la ley, sin que pueda prevalecer discriminación alguna por razón de nacimiento, raza, sexo, religión, opinión o cualquier otra condición o circunstancia personal o social.

Si nos vamos al 27.3 de la Constitución esta es aún más clara: Los poderes públicos garantizan el derecho que asiste a los padres para que sus hijos reciban la formación religiosa y moral que esté de acuerdo con sus propias convicciones.

Desde enero de 2020, la justicia inglesa ha avalado el veganismo como creencia filosófica, lo cual ampara a las personas veganas para poder vivir conforme a sus principios sin ser discriminadas.

Por desgracia, los problemas que se encuentran muchas familias educar en el veganismo no acaban ahí. Los materiales escolares suelen representar a los animales como objetos de consumo, especialmente a los denominados de granja. En ellos se explican como las vacas «nos dan» su leche o que las hamburguesas vienen de los cerdos, con animales felices que nos ofrecen estos alimentos gustosos. Nada más lejos de la realidad que viven realmente los animales, pero una forma más sencilla, y tramposa, de explicarles que están comiéndose a esos animales.

niño quiere fresas

Sin embargo, estas situaciones son más fáciles de resolver con la educación que reciben en casa. Algo que no puede subsanar, por desgracia, el hecho de normalizar el consumo de animales a través del comedor escolar.

De hecho, muchas familias solo están pidiendo poder llevar comida preparada al centro educativo, para no tener que poner al menos en el conflicto moral de tener que hacer algo que en el seno de la familia no se considera aceptable.

En estos momentos, las familias que padecen esta discriminación ideológica se han organizado en la FEUMVE y están trabajando activamente para que en todas las comunidades autónomas se reconozca el derecho de estas familias a comer vegano en las escuelas. En muchas de ellas, tampoco existe opción vegetariana, cuando sí que se respetan las opciones que tiene que ver con las creencias religiones. Estas consideraciones morales son las recogidas en la constitución y lo que se está pidiendo es una equiparación.

Imposición del veganismo a los niños

Es habitual que, en muchas ocasiones, se vea el veganismo en las familias como un capricho de los adultos, que imponen a sus hijos su alimentación.

No conozco aún a ninguna familia que no imponga la alimentación a sus hijos. Y es que es imposible que los bebés escojan aquello que van a comer. Siempre son los padres, madres, familiares o tutores legales los que eligen por ellos. La alimentación no es solo una cuestión de salud, sino que forma parte intrínseca de nuestra sociabilización cultural. Es de pequeños cuando aprendemos qué comer y qué no comer, qué es apto y qué no.

Niño y perro
La interacción entre niños y animales suelen ser amistosa

En nuestra sociedad, se normaliza que unos animales son mascotas y no se comen, otros son objetos de consumo por su carne, su piel o su trabajo, y otros son animales a proteger, o a cazar. Esta clasificación es una convención humana que se impone durante la infancia sin que sea un problema al ser la mayoritaria.

Teniendo en cuenta que las dietas vegetales bien planificadas son aptas para todas las etapas de la vida, incluyendo el embarazo, la lactancia y la infancia, algo que la ADA lleva años diciendo en base a los amplios estudios científicos que hay, educar a nuestros pequeños en el respeto a la vida de todos los animales no debería verse como una mera imposición.

No comment yet, add your voice below!


Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.