Después de la recuperación de la cirugía de lipedema

después de la recuperación de la cirugía de lipedema

Me habéis pedido mucho estos días que os explique como me ha ido después de la recuperación de la cirugía de lipedema. En un momento escribí un artículo de preguntar y repuestas justo al finalizar los post operatorios, pero sin duda se ha quedado desfasado.

Mi intención era que este artículo se publicase justo al cumplir dos años la cirugía de brazos, teniendo en cuenta que la de muslos cumpliría año y medio. Recordad que fueron tres intervenciones en Med-Plast Madrid. La primera en brazos, después de rodillas a tobillos y, por último, muslos. Sin embargo, la pandemia ha causado estragos y yo no he sido ajena a ellos, especialmente en lo referido a lo laboral y a la salud.

Además, me quería disculpar ya que ahora no escribo tantas publicaciones sobre el lipedema. Lo cierto es que este blog nunca ha trata de este tema, sino de comida vegana. Por lo tanto, se me hace un poco extraño explicar de forma habitual lo que ocurre después de la recuperación de la cirugía de lipedema. Creo que hay otras compañeras que lo hacen mucho mejor, con blogs especializados, y con actitud de continuidad, como Lipedema Diary.

¿Ha vuelto el lipedema?

De momento no, ni en brazos ni en piernas. Me vais a ver más ancha cada vez en las extremidades, porque no solo ya he recuperado músculo, sino que estoy haciendo más del que tenía antes de operaciones. Mi interés es sobre pasar el que tenía en 2008. Por lo tanto, no voy a tener un figura de «mujer delgada» heteronormativa.

¿Has tenido efecto rebote?

En sabido que en algunos casos el lipedema vuelve en alguna otra parte del cuerpo, especialmente en zonas donde no nos hemos operados. En mi caso, vimos que había un poco en abdomen y pecho que antes no estaba. Es una cantidad muy pequeña y que no molesta, tampoco crece, por lo que de momento no tengo intención de hacer nada. Solo vigilarla.

¿Te falta alguna zona por operar?

En la operación de muslos decidimos atacar las partes donde tenía más molestias, por lo que los muslos traseros quedan con lipedema. Menos del que tenían, pero está de forma notable. De momento, no tengo dolor, pero no descarto, más adelante, operarme esta zona.

Tened en cuenta que me hice 3 operaciones muy seguidas, y que necesitaba descansar, reorganizarme y volver a trabajar. Por lo tanto, al quedar solo una y al haber pasado ya por el proceso, creo que estaré mejor preparada. También tengo la esperanza de que en algún momento aparezca una técnica menos invasiva de tratamiento y poder utilizarla. Ni contar con que ojalá entrase todo por la Seguridad Social, pero mi caso ahora no creo que fuese de los que se operasen.

¿Tienes flaccidez?

Sí, la tengo. En mi caso no hubo ningún tratamiento específico y simplemente esperé a que la piel se retrotrajera por si misma. Es un proceso lento, que acompañe con masajes en el fisio los primeros meses y después con automasajes y cremas recuperadoras.

El Dr Burgos de la Obra fue siempre muy sincero conmigo y me explicó en qué zonas creía que podía tener piel suelta o más fláccida, y acertó. En los brazos tengo muy poco, de rodillas a tobillos no tengo nada, pero tanto en muslos, como glúteos como encima de las rodillas sí tengo flaccidez.

Lo cierto es que no es un tema que me preocupe a nivel estético, y sé que profesionales como Curro Millán del Instituto Fisiomédico ofrecen tratamientos para minimizarlo.

En el caso de que la piel sobrante pudiera producirme un problema médico, como úlceras, la situación sería diferentes y es posible que mi decisión también hubiera sido otra.

¿Tienes dolor? ¿Hinchazón? ¿Edema?

No, no tengo dolor. Tanto en brazos como en piernas el dolor ha desaparecido. Nunca he tenido edema en las piernas, y ahora tampoco, y la hinchazón solo aparece en días muy calurosos y si no me muevo. Por lo tanto, en lo que respecta a los síntomas, para mi ha sido un éxito total y repetiría sin dudarlo.

Una de las cosas que más me impactan es que ahora no me duela que me cojan del brazo. Durante muchos años, era casi imposible que no me doliese que me cogieran de cualquier parte del brazo, desde mi padre a mi pareja, pasando por todas mis amigas y amigos. Ahora es algo que simplemente ha desaparecido.

¿Cuánto pesas?

Esta pregunta me la hacéis mucho y por eso está aquí, aunque par ami no es importante. Lo que realmente nos interesa a las afectadas de lipedema es tener la menor cantidad de grasa enferma posible, y una cantidad de grasa corporal óptima.

El peso mínimo que alcancé tras las operaciones fue de 68kg. Tantos meses paradas, había perdido una cantidad de musculatura enorme y además en esos momentos aún había algo de edema y mucho líquido.

Ahora mismo pero entre 69 y 70 pero tengo más masa muscular. Mi intención es seguir subiendo de peso en kilos de músculo y mantener la grasa dentro del rango aceptable.

¿Te han quedado marcas?

De los puntos prácticamente no tengo marcas, quitando dos de los muslos con los que tuve algún problema (uno me lo tuvieron que recoser). Cada año se ven menos y los que más se vean, en el momento en el que sea posible, los cubriré con tinta.

Si es cierto que tengo dos marcas más visibles, de dos heridas del segundo post operatorio, que siguen curando y que vamos a tratar este año para acelerar la curación. El problema es la zona donde están, que casi no tienen riego, pero a pesar de que van lentas, se van aclarando.

tras la cirugía de lipedema - frontal
Aquí es evidente la flaccidez de la piel en las rodillas.

¿Aún llevas medias?

No, actualmente no llevo medias. Me gustaría poder hacerme unas para viajar en tren o en avión, ya que es cuando realmente noto que las necesito. También para cuando doy conferencias o talleres y tengo que estar de pie muchas horas. Ahora mismo estoy decidiendo qué opción es mejor para mi, ya que de momento por la seguridad social no puedo conseguirlas.

¿Tienes secuelas?

En la pantorilla inferior izquierda tengo una parte con muy poca sensibilidad en la piel. Me hicieron la eco doppler de control y una ecografía de tejidos blancos para ver esa zona y está correcta. Las pruebas indicaban que tengo tejido cicatrizal y este abulta un poquito de nada más que el otro. Y es el motivo por el que tengo menos sensibilidad. Fue la zona operada donde la grasa estaba más encapsulada, y también la que más molestias me daba. Esa parte me dolía cada noche y no me dejaba dormir.

Cosas positivas que has notado

  • Ya no tengo frías las piernas ni los pies durante todo el año.
  • Mi capacidad para hacer ejercicio es muy superior y me recupero también mucho mejor.
  • Puedo estar horas de pie sin acordarme de una silla.
  • Levantar los brazos para coger algo o para sostener algo ya no es un problema.
  • Fin del dolor de piernas tras las caminatas largas o los días sin moverme.
  • Más confianza en mí misma al verme mucho menos limitada.

Podría decir que ha sido como estrenar un cuerpo 15 años más joven. Estoy haciendo cosas que a los 30 ya me costaba hacer. Me siento muy afortunada y espero que todas las afectadas de lipedema, tengan las posibilidades económica que tengan, puedan acceder al tratamiento que mejor se adapte a ellas y obtener sus beneficios.

Cualquier seguimiento o prueba, así como el tratamiento conservador, debería estar contemplado por la Seguridad Social.

tras la cirugía de lipedema - posterior
Se me sigue haciendo raro verme los huesos del tobillo.

Operarse no es el final del camino para la mayoría de pacientes, y es por esto que sigue siendo tan importante hacer presión desde las diferentes asociaciones de afectas de lipedema o de linfedema y lipedema. Recordemos que no se trata de una enfermedad estética, sino de una patología que a la larga puede ser incapacitante o traer otros problemas de salud aún más graves, como procesos infecciosos, linfedema o depresión.

Os quiero recordar que el lipedema es una enfermedad crónica, genética y progresiva. Las intervenciones quirúrgicas buscan aliviar, en algunos casos eliminar, síntomas, pero la enfermedad se queda con nosotras. Eso quiere decir que vamos a necesitar:

  • visitas de control, especialmente si notamos cambios, dolor o crecimiento de la grasa.
  • cuidar nuestra alimentación,
  • hacer ejercicio adecuado a nuestro estado,
  • muchas personas siguen necesitando tratamiento conservador (medias de compresión o tratamiento rehabilitador).

No comment yet, add your voice below!


Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.