Escalope de proteína texturizada

Escalope de proteína texturizada

Este Escalope de proteína texturizada de guisante es muy fácil de hacer. Es ideal para congelar, así que lo puedes incluir en tu batch cooking semanal. ¿Por qué usar proteína texturizada de guisante y no de soja? Para empezar, para poder dar una alternativa a las personas que tienen intolerancia a la soja. Pero también porque se comporta de forma muy diferente y es ideal para las masas, ya que tras la hidratación queda mucho más pegajoso.

A mi me gusta comprar este tipo de proteína en diferentes tamaños, aunque de guisante normalmente lo compro a granel en tiendas como J. Renobell, The Living Food o Grans de la Terra en Barcelona. Si lo queréis comprar online, los amigos de Veggieroom también la tienen.

Este escalope de proteína texturizada, aunque no lleva harina en su masa, no es apto para personas celíacas, ya que precisamente el otro ingrediente, el que ayuda a apelmazar y que no se deshaga, el germen de trigo. Igualmente, os recuerdo que ya hay una receta de escalope o de milanesa de soja en en blog.

El germen de trigo es la donde encontramos parte de esos nutrientes tan interesantes del cereal pero que no están en las harinas blancas. Se puede comprar en prácticamente cualquier sitio y es alto el proteínas. Es decir, en gluten.

Receta del Escalope de proteína texturizada

Ingredientes para dos escalopes

  • 40 g de proteína texturizada de guisante en seco
  • 40 g de germen de trigo
  • 2 cucharadas de aceite de oliva
  • agua para hidratar
  • sal
  • pan rayado, harina de garbanzo, panko o harina de almendra para empanar.

Esta sería nuestra base, con lo cual no tendría gusto a nada. Normalmente yo siempre utiliza las mismas especias. Os aconsejo mucho, para este tipo de recetas, los sazonares para carnes que ya vienen preparados, ya que sin duda son lo que queda menor. Yo en este caso le puse:

  • 1 cucharadita de postre de comino en polvo
  • 1 cucharadita de postre de albahaca en polvo
  • 1 cucharadita de postre de ajo en polvo
  • 1 cucharadita de postre de pimienta negra molida
  • Si os gusta el picante, añadid pimentón o chile picante molido al gusto.

Indicaciones

  1. Empezamos hidratando la proteína en agua caliente, cubriéndola. Normalmente no tarda más de 10 minutos si es de la fina.
  2. La escurrimos todo lo posible, amasando si hace falta.
  3. Añadimos el aceite y lo que hayamos escogido de hierbas y especias para darle sabor, así como la sal y mezclamos bien.
  4. Añadimos poco a poco el germen de trigo y vamos mezclando, hasta que quede completamente integrado.
  5. Lo más habitual es que no necesitemos añadir líquido. Recordad que necesitamos una masa muy manipulable para hacer un escalope fino, por lo tanto no ha de quedar húmeda. Si está excesivamente seca, siempre será posible añadir agua a cucharaditas pequeñas. Y si queda húmeda, podéis añadir más germen de trigo, harina de almendras, o harina de garbanzo.
  6. Dejamos que la masa repose al menos 4 horas en la nevera. Si la usáis directamente, tratadla con mucho cariño porque será más fácil que se desmenuce.
  7. Cuando la masa haya reposado y enfriado, toca darle forma. La podéis enharinar, empanar o rebozar.
  8. Aunque evidentemente se puede freír, os invito a hacer a la plancha con poco aceite, ya que por su finura se hace muy bien, o al horno, a 180ºC vuelta y vuelta, uno 10 minutos.
  9. Para darle la vuelta, usad una paleta grande y procurad que no se doble.
  10. El resultado ha de ser dorado pero no quemado.
  11. Las medidas son muy básicas, así que es muy fácil ir duplicando cantidades para obtener más.

Y así es como quedó el escalope de proteína texturizada de guisante. Lo acompañamos de patatas gajo de verano y champiñones.

Escalope de proteína texturizada

Fingers de lenteja roja crujientes

fingers de lenteja roja

Estos fingers de lenteja roja crujientes os encantaron cuando los subí a Instagram, hace ya unas semanas. Como os prometí, aquí va la receta, que es mucho más sencilla de lo que parece pero que tiene cierto truco.

La lenteja roja es ideal para hacer sopar típicas de países como la India, no para hacer guisos ni cocidos. A mi me encanta para hacer purés, ya que al cocerse queda ya con una textura deshecha perfecta. No se trata de un producto que quede entero, así que purés, masas para hamburguesas y sopas es donde más sobresale.

Una de las cosas que más me gusta es que no hay que ponerlas en remojo, así que nos dan esa versatilidad para usarlas en cualquier momento. Además de venir partidas, ¡no tienen piel! Por lo tanto, son más digestivas.

Es habitual encontrarlas empaquetadas en herbolarios, y son muy habituales en las tiendas a granel, como los guisantes partidos.

Y quien dice hamburguesa dice barritas o fingers, como estos.

fingers de lenteja roja crujientes

Os preguntaba si estos fingers de lenteja roja, super crujientes y deliciosos, podrían ser considerados como una receta para peques. A mi me criaron comiendo lo mismo que los mayores, y nunca he diferenciado la comida por edades. Pero sé que hay formatos más atractivos para ellos, y esta puede ser una buena forma de que coman legumbres aquellas personas, adultas o menudas, que no quieran plato de cuchara.

También tenéis estas barritas de lentejas que podéis hacer con las de bote o secas castellanas de toda la vida.

Receta de Fingers de lenteja roja crujientes

Ingredientes

  • 100g lenteja roja
  • 80g de harina de garbanzo
  • 1 cucharada sopera de aceite de oliva
  • 1 cucharadita de postre pimienta negra molida
  • 1 cucharadita de albahaca en polvo
  • 1 cucharadita de postre de ajo en polvo
  • 1 cucharada sopera de tamari o salsa de soja
  • Para el empanado o rebozado: pan rallado, panko, almendra molida o la misma harina de garbanzo
  • Si vamos a rebozar, 2 huevos de lino (2 cucharadas de lino molido y 6 de agua)
  • sal
  • agua
  • aceite para freír o para el horno

Indicaciones

  1. Cocemos las lentejas rojas en una ollita con agua abundante durante 15-20 minutos máximo, a fuego medio.
  2. Si vamos a rebozar, aprovechamos para preparar los dos huevos de lino, que no es más que lino molido con agua en proporción 1:3. Podemos batir las dos cucharadas de lino con con las seis de agua si no tenemos lino molido. Dejamos que espese el mucílago.
  3. Cuando las lentejas estén hechas, las escurrimos bien, guardando un vaso con este agua, y las dejamos atemperar.
  4. En un bol, colocamos todos los ingredientes, menos los que son para el rebozado (como el panko o el pan rallado y los dos huevos de lino).
  5. Mezclamos bien y amasamos con las manos.
  6. Ten en cuenta que las lentejas rojas estarán muy húmedas, no añadas líquido pensando que hará falta hasta que esté todo bien integrado. Tiene que quedarnos una masa maleable pero relativamente blanda, sin llegar a desmoronrarse, podemos añadir un poco de agua de la cocción o de harina de garbanzo para conseguirlo.
  7. Dejamos reposar la masa al menos 2 horas en la nevera.
  8. Damos forma a las barritas y las enharinamos. Si las vamos a rebozar, las pasamos primero por el huevo de lino y después por ha harina. Si vamos a empanar, el orden es: harina, huevo de lino y pan rallado. Las de la foto están empanadas con panko después de pasar por harina de garbanzo, de ahí la textura.
  9. El momento más complicado, es, una vez hecho el empanado o el rebozado, que no se nos deshaga al ponerla en la bandeja del horno o en la sartén. Y no dar la vuelta hasta que haya una costra contundente que nos lo permita.
  10. Podemos freírlas en aceite a alta temperatura, o al horno a 220ºC hasta que estén doradas por los dos lados. En el caso del horno, os recomiendo usar un spray de aceite para que queden con buen color.

A mi me encanta darles un toque picante con alguna salsa. ¿Cómo te las vas a comer tú?

fingers de lenteja roja

Milanesas de soja finas y crujientes

milanesas de soja

Estas milanesas de soja finas se hacen con soja texturizada fina o de gramaje pequeño. Si tienes otro tipo de soja texturizada en casa, mediana o grande, puedes picarla después de rehidratarla.

Estas milanesas las puedes dejar hechas y empanadas y congelar, de forma que pueden ser una buena opción para batch cooking o para tener en caso de querer hacer algo rápido pero casero.

Se trata de una receta muy proteica, ya que tenemos como base la soja texturizada y utilizamos harina garbanzo para la masa. Para quitarle un poco de sabor, añadimos la cucharadita de vinagre, que si no te convence, puede ser opcional.

Receta de milanesas de soja finas

Aunque es una receta sencilla, armar la milanesa de formas fina es un poco complicado, así que es muy importante que la masa esté muy compacta y muy fría.

Ingredientes para 6 – 8 milanesas de soja

  • 50 gr de soja texturizada de gramaje pequeño o fina
  • 80 gr de harina de garbanzo
  • 1 cucharada sopera rasa de comino
  • 1 cucharada sopera rasa de curry molido
  • 1 cucharadita rasa de pimienta
  • 1 cucharadita rasa de ajo en polvo
  • 4 cucharadas de aceite de oliva virgen
  • 1 cucharada de vinagre de manzana
  • 1 cucharada de salsa de soja
  • pan rallado o almendra molida para empanar
  • sal
  • en el caso de freir, aceite abundante.
  • agua abundante o caldo de verduras para hidratas la soja texturizada

Si usas Vegg u otro preparado, las cantidades no serán las mismas. Te recomiendo no sustituir por Vegg o similares toda la harina de garbanzo, porque tendrás una especia de tortilla. Que estará rica, pero no será una milanesa. En el caso de usar estos preparados, puede utilizar otra harina de tu elección para mezclarla con Vegg.

Indicaciones

  1. Colocamos en un bol grande la soja texturizada y le añadimos agua o caldo suave muy caliente con la salsa de soja.
  2. Esperemos a que esté bien hidratada y blandita, dependerá de la marca puede tardar más o menos.
  3. Escurrimos bien. Reservamos un vaso del líquido.
  4. Añadimos el aceite de oliva y mezclamos bien.
  5. Ahora vamos a saborizarla: ponemos el comino, el ajo en polvo, el curry y la pimienta. Podemos añadir una pizca de sal.
  6. Con las manos limpias, amasamos la soja con las especias y el aceite para que se impregne bien.
  7. Finalmente, obtendremos la masa añadiendo el vinagre de manzana u otro vinagre suave y la harina de garbanzo.
  8. Seguimos amasando con las manos hasta que nos quede una masa compacta.
  9. De momento, no hemos añadido prácticamente líquido, por la soja texturizada escurrida guardan algo de agua.
  10. Amasamos muy bien y si vemos que queda harina seca, añadimos una cucharada del líquido de rehidratación que hemos guardado. La masa ha de queda muy manejable y nada húmeda, tirando a seca.
  11. Dejamos reposar la masa en la nevera, ya que para manipularla y que queden unas milanesas de soja finas ha de estar bien fría.
  12. En un plato, ponemos en pan rayado, el panko o la harina molina para empanar.
  13. Damos forma a nuestra milanesa lo más fina posible. Recomiendo que no sea más grande que tu mano porque se deshará al empanarla.
  14. Empanamos por los dos lados. con mucho cuidado de que no se nos rompa.
  15. Freír en abundante aceite caliente.
  16. Dar la vuelta con una espátula de plancha cuando ya esté bien hecha por el primer lado.
  17. Acompañar de verduras. Es una idea también alguna salsa a base de fruta, que acompaña muy bien al curry.
milanesas de soja finas

¿Como hacemos los libritos?

Aunque es muchísimo más fácil haciéndolo con dos «bistecs» de seitán, podemos usar la masa de las milanesas de soja para hacer dos capas finas, poner una lonchas de queso o trocitos de queso, unirlas y empanar. No nos saldrán del mismo tamaño que las milanesas, han de ser más pequeñas para que no se desmontes.

En este caso, utilicé para darle un toque de sabor el queso romano curado de TheLivingFood (que ahora envían a toda la península). Pero podéis usar el que queráis, y si es de los que funde obtendréis el efecto queso fundido del librito tan característico.

librito con queso

Bizcocho de chocolate rápido y vegano

bizcocho de chocolate vegano

Este Bizcocho de chocolate rápido y 100% vegetal es la versión de toda la vida del bizcocho de yogur. Lo hemos hecho de chocolate porque nos encanta el color que coge y el sabor a cacao, pero se puede hacer perfectamente de limón, o de canela. También está muy rico si mezclamos el cacao con esencias cítricas como la naranja.

Con estas recetas ya sabéis lo que pasa: no se usa ni la balanza ni los medidores. Directamente el vasito del yogur será nuestra medida para todo.

Esta receta lleva aquafaba montada como si fuesen claras de huevo. Es decir, el líquido que hay en los botes de garbanzos. También el líquido que queda de cocer garbanzos (solo garbanzos, no un potaje) reducido hasta que espese y quede parecido al de los garbanzos envasados. También se puede hacer con otras legumbres, pero es menos habitual y quizá el sabor sea más curioso.

Para poder montar el aquafaba, necesitáis unas varillas eléctricas, a mano es prácticamente imposible. Si no tenéis ese electrodoméstico, la receta funciona igual, aunque es posible que le tengáis que añadir unas cucharas de leche de soja o de otra bebida vegetal.

También tenéis otra receta sin yogur y sin aquafaba de bizcocho de chocotate vegano.

Receta de bizcocho de chocolate rápido

Ingredientes

  • 1 yogur de chocolate
  • 1 vaso de yogur de aceite de oliva muy suave
  • 3 vasos yogur harina
  • 3 cucharadas de cacao puro
  • 1 vaso yogur de azúcar blanquilla para el aquafaba,
  • 1 cucharada de harina garbanzo + 3 cucharadas de agua
  • 1 sobre levadura química
  • 1 cucharadita rasa bicarbonato
  • 2 cucharadas de líquido de aquafaba
  • 1 cucharada de zumo de limón (para el aquafaba)
  • 1 cucharada de sal (para el aquafaba).
  • Opcional: leche vegetal para corregir textura

Indicaciones

  1. Precalentamos el horno a 180ºC.
  2. Mezclamos la harina de garbanzo con el agua.
  3. En un recipiente, batimos con las varillas eléctricas el aquafaba, con un poco de sal, el azúcar y de zumo de limón.
  4. En un bol colocamos todos los ingredientes secos menos el azúcar, empezando por la harina tamizada con un colador. La levadura y el cacao también es mejor añadirlos tamizados.
  5. Mezclamos bien los ingredientes secos.
  6. Incorporamos los ingredientes líquidos, menos el aquafaba montada, que de dejaremos para el final. Es decir, el falso huevo de harina de garganzo y el aceite suave.
  7. Cuando esté todo bien ligado, añadimos el aquafaba montado y mezclamos con cuidado con una espátula de silicona.
  8. En un molde mediano para horno, con papel de horno o bien engrasado con margarina vegetal, colocamos la masa del bizcocho (que será bastante líquida).
  9. Lo horneamos durante al menos media hora a 180ªC en la parte inferior del hono. Dependiendo de tu horno puede tardar más. Los últimos 5 minutos puede estar a altura media. Sabrás que está listo cuando salga limpio un palillo al pinchar. ¡Recuerda que el horno no se puede abrir mientras leva!
  10. Una vez este bien cocinado por dentro, sacamos del horno, dejamos atemperar y desmoldamos.

Se trata de un bizcocho que queda muy esponjoso y que podemos combinar fácilmente con fruta, ya sea frescas o en compota. A mi me gusta mucho con plátano recién cortado. El sirope de arce es opción, recordad que es un azúcar más y su consumo ha de ser el mínimo posible.

bizcocho de chocolate vegano con plátano

Tortilla de patatas y tofu sin harina

tortilla de patata y tofu vegana

La tortilla de patatas y tofu sin harina es una forma excelente de tomar proteína y de camuflar el tofu. En realidad, el tofu está cumpliendo a la perfección con su función: nos da una base excelente para que resalten los sabores.

Este tipo de recetas suele llevar harina, que hace que no se desmonte fácilmente. Eso quiere decir que es una preparación un poco delicada. Idealmente, se tiene que hacer a la plancha o frita, sin moverla ni removerla, dándole la vuelta con una espátula.

En el caso de que quieras que quede más compacta, siempre puedes añadir una cucharada colmada de harina de maíz, de garbanzos o similar para compactar.

Receta de tortilla de patatas y tofu

Ingredientes para 2 raciones

  • 200 g de tofu
  • 250 g de patata cocida y pelada
  • 2 cucharadas de lino molido
  • 6 cucharadas de agua
  • 1 cucharadita de harina de cebolla
  • 1 cucharadita de cúrcuma molida
  • sal negra – kala namak
  • 4 cucharadas de aceite de oliva virgen extra
  • Opcional: 1 cucharada de preparado para pollo asado

La patata puede ser cocida o hecha al vapor del día anterior, consiguiendo así que aprovechemos el almidón resistente que se genera al enfriarla. Otra muy buena opción es utilizar boniato, que nos cambiará por completo el sabor y la presentación del plato.

Un huevo de lino es 1 cucharada sopera de lino por 3 de agua. Usaremos dos. Es mejor que el lino sea molino al momento o que lo mezclemos con el agua en una batidora estilo Nutribullet, de otra forma nos encontraremos las semillas.

La sal kala namak le da sabor de huevo a esta mezcla, pero no es imprescindible.

Indicaciones

  1. Empezamos haciendo el huevo de lino molido con agua. Lo dejamos reposar hasta que aparezca el mucílago y tenga apariencia de gel, viscosa. Podemos seguir con los pasos siguientes ya que se añade al final.
  2. Desmenuzamos el tofu con los dedos, hasta que nos quede totalmente deshecho.
  3. Con un tenedor, aplastando la patata, dejando algunos trozos medianos y pequeños para que tengan textura.
  4. Mezclamos la patata con el tofu y las especias que hayamos elegido y la sal kala namak, si la tenemos.
  5. Hacemos unas 4 tortillas pequeñas con las manos.
  6. En una sartén grande muy caliente, con el anti adherente intacto, y un par de cucharadas de aceite de oliva, colocamos las tortillas con espacio. No solo que no se toquen, sino que tengan realmente espacio.
  7. Cuando creamos que ya hay costra hecha, le damos la vuelta con una espátula, como si fuese una hamburguesa. SI lo intentáis con dos cucharas o un tenedor se rompen.
  8. Estarán listas cuando estén doradas por los dos lados.
  9. También las puedes freír, con el aceite muy caliente, y las tendrás en pocos minutos.

Os recomiendo hacer 3-4 pequeñas en vez de una tortilla grande, ya que no tiene consistencia suficiente. Siempre podéis añadir harina de garbanzo y algo de agua, pero ya sería otra receta. A mi me gusta esta textura muy suave con algún tropezón de patata.

Acompañándolas con ensalada o verduras al wok tenéis un plato super completo. Se pueden comer calientes o frías, son ideales para tenerlas preparadas y recalentar en sartén.

tortilla de patata y tofu

Torrijas veganas al Baileys

Torrijas veganas al Baileys

Estas torrijas veganas no son nada sanas, ni pretenden serlo. Se trata de hacer una alternativa a la receta tradicional de la Semana Santa en España, de recetas tradicionales pero veganizadas te puedes encontrar muchas. Normalmente la mejor leche para hacerlas es aquella que tenga el menor gusto posible: a mi me encanta hacerlas con leche de arroz.

Me gusta tanto el toque de canela y limón que no me hace falta añadir nada de azúcar. Y la leche de arroz ya es dulce de por sí. Además, le damos un toque especial con el Baileys Almande, un licor vegano con base de almendra.

Si te animas a hacerlas, no te olvides de etiquetarme @midietavegana para que vea el resultado, ¡me encanta ver vuestra recreaciones!

Receta de torrijas veganas al Baileys

Ingredientes

  • Pan duro de barra
  • Leche de arroz
  • La piel de una naranja
  • Una rama de canela
  • 1/4 de taza de Baileys Almande 
  • Harina de garbanzo, Vegg o Vegan Easy Egg para el rebozado más el agua necesaria
  • Aceite para freír, aunque las podéis hacer al horno
  • Opcional: canela en polvo y azúcar

Las proporciones son a ojo y si os sobra bebida vegetal os la podréis desayunar muy a gusto al día siguiente. El alcohol puede no evaporarse del todo, por lo que no considero que sea una receta apta para todas las edades y públicos.

A estas torrijas veganas no les pongo azúcar, con la de la bebida vegetal y el Baileys tengo suficiente, pero podéis acabar con el típicos rebozado en azúcar y canela.

Indicaciones

  1. Infusionamos la canela y la piel de naranja en la leche vegetal.
  2. Colamos la leche vegetal y esperamos a que se enfríe.
  3. Cortamos el pan seco en rebanadas gruesas.
  4. Colocamos las rebanas en un plato y le ponemos un poco de Baileys a cada una y nos aseguramos de que empape bien.
  5. Después las remojamos en la bebida vegetal. Han de quedar bien empapadas pero que no se deshagan.
  6. Pasamos las rebanadas por el huevo falso. Aquí os va a merecer mucho la pena usar un sustituto industrial estilo Vegg, porque así no tendrá gusto a harina de garbanzo. También podéis usar Yolanda. La cantidad de agua para la mezcla, la que se indique el paquete.
  7. Freímos en aceite muy caliente por los dos lados sin que se nos queme. La idea es que queden muy hechas por fuera pero que por dentro estén lo más tiernas posibles.    
Torrijas veganas

Barritas de lentejas crujientes

barritas de lentejas crujientes

Las barritas de lentejas crujientes son una forma fácil de comer lentejas todo el año, se hacen en poco tiempo y son mucho menos complicadas que las croquetas. Porque, por muy ricas que estén las croquetas, siempre nos van a llevar mucho más tiempo y no siempre disponemos de este.

Las lentejas son una de las legumbres más socorridas de la cocina española, y con esta receta podrás variar un poco de los guisos más de invierno o las ensaladas veraniegas. La proteína vegetal de la lenteja no es «completa», es decir, no contiene todos los aminoácidos esenciales.

Sin embargo, si llevas una dieta equilibrada, esa parte del puzzle que le falta la consumirás fácilmente a través de cereales integrales. No es necesario que acompañes siempre las lentejas con arroz en la misma comida. Nuestro cuerpo tiene la capacidad de almacenar los aminoácidos durante un tiempo para formar las proteínas completas que necesitas. Es por esto que tomar proteínas animales no ofrece ninguna ventaja.

Receta de barritas de lentejas crujientes

Ingredientes

  • 250 g de lentejas cocidas
  • 1 cucharada sopera de harina de maíz
  • 40 g de margarina vegetal
  • 1 cucharadita de ajo en polvo
  • 1 cucharadita de orégano
  • 1/2 cucharadita de pimienta molida
  • pan rallado, panko o harina de almendra
  • 1 pizca de sal

Para el rebozado:

  • 2 cucharadas soperas de harina de garbanzo, vegg o Yolanda para rebozar sin huevo
  • Aceite para freír si es vuestra opción de cocción

La margarina la podéis cambiar por el mismo peso de aceite de oliva virgen, pero por textura y sabor a mi me gusta más como quedan con margarina.

Evidentemente, podéis añadir otras especias. Yo soy muy básica y siempre uso las mismas.

Sobre el hecho de rebozar, seguramente os queda una masa muy poco trabajable, que si no rebozáis se os deshará, así que aquí no veo otra opción que no rea hacer un rebozado

Indicaciones

  1. Escurrimos bien las lentejas cocidas.
  2. Las aplastamos con un tenedor. Puedes usar un procesador de alimentos, pero si no las haces puré, necesitamos que tengan cierta integridad y que algunas queden enteras.
  3. Añadimos la harina tamizada y el resto de ingredientes de la masa.
  4. Mezclamos bien. Nos va a quedar húmeda y poco agradable de trabajar, así que es importante que esté lo más fría posible. La podéis dejar reposar en la nevera.
  5. Damos forma de barrita, de al menos un dedo de grosor.
  6. Mezclamos la harina de rebozado de nuestro elección con agua, hasta que nos quede igual de líquido que nos quedaría un huevo. Colocamos en un plato.
  7. En otro plato, colocamos el panko, el pan integral o la harina de almendra o lo que vaya a utilizar para empanar.
  8. Pasamos las barritas por el falso huevo y luego las empanamos, teniendo en cuenta que son bastante endebles.
  9. En una sartén ponemos aceite o bien para freír o bien para hacer a la plancha.
  10. Necesitaremos que el aceite esté a alta temperatura para que se hagan muy crujientes por fuera, con cuidado de que no se quemen. También las podéis hacer al horno, teniendo en cuenta que hay que darles la vuelta.

Nosotros nos comimos estas barritas de lentejas crujientes acompañadas de calabacín y cherrys a la plancha con brócoli al vapor.

barritas de lentejas

Hamburguesas de tofu rápidas y tiernas

Hamburguesas de tofu con ensadalada

Estas hamburguesas de tofu veganas tienen poca harina y mucha proteína. Aunque me encantan las hamburguesas de legumbres, a veces queremos un extra de proteínas y menos «carbohidratos». En mi caso suele ser porque lo que me apetece es comer patatas, no porque esté a dieta.

Las hamburguesas de tofu se pueden congelar sin problema, incluso con el empanado ya hecho, pero son de las que podemos hacer rápido y disfrutar al momento. No nos va a ser necesario darles frío para que no se desmoronen, como si ocurre con la mayoría de hamburguesas y croquetas veganas.

La puedes consumir al plato o en bocadillo, con queso vegano.

Si te apetece compartir en redes sociales, recuerda usar el hashtag #midietavegana para que vea lo bien que te ha quedado.

Receta de Hamburguesas de tofu

Ingredientes para 2 raciones

  • 250 g de tofu duro
  • 50 g de harina de garbanzos
  • 1 cucharadita de tomate concentrado
  • 1/2 cucharadita de pimienta
  • 1/2 cucharadita de sal kala namak
  • 1 cucharadita de perejil fresco
  • 1 cucharadita de ajo en polvo
  • 1 cucharada de salsa de soja
  • 2 cucharadas de aceite oliva
  • 1 cucharada de vinagre de manzana
  • 3 cucharadas de agua (depende de la marca de harina)
  • Opcional: 1/2 cucharadita de cayena
  • Pan rallado, panko o harina de almendras para empanar
  • Opcional: 2 huevos de lino (2 cucharadas de lino molino mezcladas con 6 de agua y reposado 15 minutos)
  • Si vas a freír o usar la plancha, aceite de tu elección, mejor oliva virgen o girasol alto-oleico.

Puedes cambiar el perejil por comino, tomillo, orégano o cilantro, a tu elección.

También puedes añadir una cucharadita de salsa HP, de salsa Barbacoa o de alguna salsa picante de tu elección, eliminando entonces la cayena.

Indicaciones

  1. Trituramos el tofu duro pero sin que quede una pasta. Para ello, podemos desmigarlo con las manos y acabar aplastándolo con un tenerlo.
  2. Colocamos en tofu en un bol y añadimos el resto de ingredientes, menos lo que nos va a servir para empanarlo.
  3. Lo mezclamos todo bien. Ha de quedar una masa muy firme con un punto pegajoso.
  4. Si no nos queda pegajoso, tendremos que hacer dos huevos de lino para poder empanar.
  5. Le damos formas alas 4 hamburguesas, que quedaran de tamaño pequeño.
  6. Os aconsejo que no sean gruesas para que la harina se haga convenientemente.
  7. Empanamos con el pan rallado o el panko. Si usamos el huevo de lino, primero lo pasamos por el huevo de lino y luego por el pan rallado.
  8. Puedes freír (en aceite abundante y muy caliente durante pocos minutos), hacer a la plancha con un chorro de aceite o al horno, a 180ºC, unos 10 minutos por lado (depende de tu horno, vigila que esté dorradito).

Aquí podéis ver como queda con panko a la plancha. La opción sin gluten sería empanar con harina de maíz o almendra.

Hamburguesas de tofu veganas

Pesto de aguacate y almendras: vegano y saludable

pesto de aguacate y almendras

Con este pesto de aguacate y almendras podrás aprovechar esos aguacates que se te han pasado un poco de fecha (a no ser que te quieras hacer una mascarilla facial, otra gran opción).

Os animo a que los aguacates que compréis sean de proximidad, y que la compra sea con mesura. Mi opción son los aguacates de la Axarquía de Málaga de Exotic Fruit Box.

En el blog no hay muchas recetas con aguacate, aunque sea el logo de Mi Dieta Vegana. Esto es así porque el oro verde se ha convertido en un problema a nivel mundial por su consumo en zonas donde no se produce (como los EEUU).

Por si no os convence, aquí tenéis otra receta de pesto más tradicional, también 100% vegetal, con anacardos.

Si te apetece compartir en redes sociales, recuerda usar el hashtag #midietavegana para que vea lo bien que te ha quedado.

Receta de pesto de aguacate y almendras

Ingredientes para 4 raciones

  • 4 raciones de pasta
  • 1 aguacate
  • 30 g de almendras
  • 2 cucharadas de aceite de oliva virgen
  • agua de la cocción de la pasta
  • 1 pizca de sal
  • almendra en cuadraditos para decorar

Este pesto de aguacate vegano también se puede hacer con almendras, anacardos o piñones, pero las almendras suelen ser más fáciles de conseguir y mucho más baratas. A mi los piñones me encantan, pero lo cierto es que son una compra muy ocasional y para platos de recetas especiales. Para algo de batalla, prefiero frutos secos más asequibles.

Indicaciones

  1. Cocinamos la pasta en agua abundante siguiendo las instrucciones.
  2. Escurrimos reservando el agua de la cocción. También puede servir el agua de cocer patata.
  3. En el recipiente de la batidora, ponemos los ingredientes de la pasta con un cacito de agua.
  4. Batimos bien
  5. En un bol, ponemos la salsa y la pasta.
  6. Si nos queda muy densa, podemos añadir más líquido.
  7. Servir aún caliente y con las almendras en cuadraditos.
pesto de aguacate

Salsa de yogur vegana para jacket potato de lentejas

Salsa de yogur vegana con lentejas sobre patata

La salsa de yogur vegana es un muy buen complemento para las patatas. Para esa ensalada de patatas con carne vegetal de estilo alemán, que a mi me cuesta horrores llamar ensalada, es ideal. Pero también lo es para unas jacket potato, esas patatas abiertas y rellenas de cualquier cosa deliciosa que se os ocurra.

En este blog somos muy fans de las patatas, así que hay muchas recetas con ellas. Por ejemplo, esta de patatas gajo sin horno o esta otra de gofres de patata.

Receta de Salsa de yogur vegana

Ingredientes para 3-4 raciones

  • 250 g de yogur natural de soja sin azúcares añadidos
  • el zumo de medio limón
  • un puñadito de perejil fresco u otra hierba aromatizante
  • 1 cucharadita de salsa de soja
  • 1 cucharada de aceite de oliva suave
  • 1/4 de cucharadita de pimienta negra molida (una punta)
  • Opcional: 1 cucharadita de salsa HP clásica

Normalmente, este tipo de recetas se hace con yogur griego, que no tiene opción vegana. Sin embargo, hay opciones más cremosas o con más cuerpo que otras. Por ejemplo, aquello que llevan más proteínas.

Si no tienes perejil fresco (o cilantro), puedes echar una cucharadita de las hierbas secas de tu elección.

La salsa HP, la marca de brown sauce que vas a encontrar en el súper, es muy típica en el Reino Unido y yo la uso para aderezar salsa caseras. Pero también otros platos como un filete de seitán o unos guisantes con patata.

Indicaciones

  1. Lavamos y limpiamos bien el perejil fresco.
  2. Lo picamos fino dejando alguna hojita para decorar.
  3. Ponemos en un cuenco todos los ingredientes.
  4. Batimos.

Jacket potato con salsa de yogur vegana

  1. Cocemos al vapor 4 patatas medianas durant 8-10 minutos.
  2. Por cada patata, pondremos 2 cucharadas de lentejas cocidas.
  3. Calentamos las lentejas en la sartén.
  4. Abrimos las patata, colocando primero las lentejas y por encima la salsa.
  5. Acompañamos las patatas con verduras y ensalada.
Salsa de yogur vegana sobre jacket potato