Caldo vegano de Navidad

Un caldo vegano de Navidad es imprescindible para muchas de las recetas de temporada. Lo podemos tener hecho y guardado en tápers, congelado o en la nevera, y de esta forma podremos disfrutarlo en cualquier momento. Y también quitarnos un poco de trabajo los días festivos, donde en algunas cosas se hace maratón culinario.

Receta de mi Caldo vegano de Navidad

Ingrediente para 3 litros

  • 2 ajos
  • 2 cebollas grandes
  • 1 puerro grande
  • 5 zanahorias
  • 1 nabo mediano o dos pequeños
  • 1 apio
  • 1 pimiento verde
  • 2 patatas
  • 1 puñado de arroz
  • 4 litros de agua
  • Tamari o salsa de soja opcional
  • Sal
  • Aceite de oliva

Intrucciones

  1. Lavamos y limpiamos bien las verduras. Las dejamos enteras, menos el puerro y el apio, que habrá que cortados a la mitad o a cuartos para que entren en la olla.
  2. Picamos la cebolla y los ajos. En la misma olla en la que haremos el caldo, ponemos un par de cucharadas soperas de aceite de oliva.
  3. Pochamos los ajos y la cebolla hasta que estén bien dorados.
  4. Añadimos todas las verduras y el agua que la olla admita (3 o 4 litros).
  5. En una olla a presión, lo dejaremos entre 45 minutos y una hora. SI no usamos olla a presión, que cueza a fuego lento un par de horas.
  6. Podemos aprovechar para meter un saquito de garbanzos. Muchos ollas tienen accesorios para disponer por separado verduras y legumbres, sino lo tenemos, podemos usar unos “saquitos” o “calcetines” que están pensado para ellos. En el caso de hacer garbanzos, el tiempo de cocción deberá ser tenido en cuenta para que no se deshagan. Podemos sacarlos y también sacar la patata y seguir cocinando y reduciendo líquido si hace falta.
  7. Finalmente retiraremos las verduras. Sale un puré estupendo con ellas, no las tiréis.
  8. Para darle consistencia al caldo, en este caso lo mejor es triturar las zanahorias, el puerro y la cebolla. El arroz se habrá deshecho por completo.
  9. Añadimos la sal y si nos apetece un chorrito de la salsa de soja para oscurecerlo.

No es un caldo fuerte porque, como es vegano, no le hemos puesto ni hueso, ni embutidos ni carne. Por supuesto le podemos añadir un chorizo vegano. Recordad que si lo tomamos con pasta de sopa, esa pasta la tenemos que contar como parte de la comida. Igual nos merece la pena menos pasta y más verduras y legumbres en nuestras sopas, ¿verdad?

He hecho una entrada a parte para este caldo vegano de Navidad porque en realidad es un caldo muy recurrente en mi casa y me lo habéis preguntado muchas veces, pero si os ha gustado no te pierdas el post Pilota vegana por Navidad.