Calçots hechos con la crockpot: la guarnición perfecta

Calçots a la plancha

¿Te atreves con unos calçots hechos con la crockpot en casa? Los calçots son un tipo de cebolla bulbosa muy típicos de la zona de Valls, en Cataluña. Normalmente se hacen a fuego vivo, en el campo, y se trata de uno de los planes más típicos de domingo cuando llega la temporada.

Pero los calçots se pueden hacer también en casa, de muchas formas diferentes. Para mi, lo mejor es hacerlos con la crockpot, para que queden muy bien hechos, así son también más digestivos.

Calçots hechos con la crockpot

La verdad es que esto no es realmente una receta, sino que más bien es otra idea de como hacerlos de forma sencilla, sin manchar y para poderlos disfrutar después en cualquier momento.

Normalmente, los calçots vienen en manojo de 25 unidades, y pueden variar de tamaño. Dos de esos manojos caben perfectamente en una crockpot de 3,5.

Ingredientes

  • Un manojo de calçots
  • Agua
  • 100 ml de aceite
  • Sal

Indicaciones

  1. Limpiarlos bien, prentando atención a que no quede tierra, dejándolos de de forma parecida a como si fuera puerros.
  2. Colocarlos en la crockpot. Van a perder mucho volumen, por lo que no importa si rebasan el límite, mientras se pueda cerrar la tapa.
  3. Añadir agua, dos o tres dedos. El agua si que no puede rebasar el límite indicado.
  4. Añadir 100 ml de aceite y cocinar durante 4 horas en alta.
  5. Escurrir y reservar,
  6. Pasar por la plancha a fuego vivo con unas gotas de aceite. Reservar.

Se pueden servir como primer plato o como acompañamiento. No es necesaria la salsa de calçots, pero combinan muy bien también con el tofu y el seitán.

También podemos hacer un tortilla vegana con harina de garbanzo o un revuelto con tofu desmigado. Al tenerlos ya preparados, son opciones muy rápidas que nos pueden sacar de un apuro.

¿Cómo te los comerías tú?

Calçots hechos con la crockpot